| Artículos | 01 DIC 2010

Tablets

Tags: Histórico
La guerra no ha hecho más que empezar
El pistoletazo de salida en este nuevo frente comercial lo volvió a dar, una vez más, Apple con el lanzamiento de su iPad. Tras él, llegaron muchos anuncios de otras tabletas, aunque lo cierto es que algunas se quedaron en el camino.

Al igual que ocurrió con los netbooks, parece que la industria no acaba de ponerse de acuerdo en cuáles han de ser las características básicas para considerar a un producto como tablet. Pero, sea como fuere, lo cierto es que el mercado se está viendo inundado de productos móviles de reducidas dimensiones pero con pantallas táctiles amplias que permiten mucho más que leer el periódico o reproducir archivos multimedia.
Tras la irrupción en el mercado del iPad de Apple, parecía que todo el mundo iba a lanzar su apuesta en el recién creado mercado de las tabletas. ¿Tan nuevo era? Como ya ha ocurrido a lo largo de la reciente historia, especialmente en el mundo de la movilidad, para lo que unos es un nuevo concepto de producto, para otros no es más que la redefinición (o copia) de un “clásico”.
En el caso que nos ocupa, para muchos, el iPad era un producto a medio camino entre el concepto Tablet PC que promulgó Microsoft (y que, salvo en la escuela digital, no ha cosechado mucho éxito) y los lectores de libros digitales (e-books) con Kindle como gran abanderado. Y, como bien definió el humorista Forges, para muchos el iPad no dejaba de ser un iPhone de grandes dimensiones.
Sea como fuere, lo cierto es que nadie quería dejar escapar la posibilidad de que, precisamente, el iPad replicara el éxito del iPhone y, quien más quien menos, todos los fabricantes se pusieron manos a la obra para diseñar y fabricar su alternativa en el jugoso mercado de las tabletas. Y, aunque son muchos los llamados tablets, lo cierto es que son pocos los que pueden compararse y equipararse al nuevo hijo de la factoría Apple. Samsung con su Galaxy Tab y RIM con su PlayBook parecen ser los mejor situados en una carrera en la que también participan muchos otros nombres.
En nuestro Tema de Portada de PC World queremos hacer un repaso a las virtudes (y defectos) de cada uno de estos modelos, muchos de ellos orientados a diversos tipos de usuarios, ofreciendo diferentes sistemas operativos, funcionalidades y con diversas políticas de precios.


iPad, ese oscuro objeto del deseo
------------------------------------------------
Ideal para tareas ligeras de trabajo, como e-mail, web, tratamiento de textos, hoja de cálculo, presentaciones...

Lo cierto es que uno no se hace bien a la idea de lo que es un iPad hasta que no lo ve en vivo y en directo. Su peso, de 680 gramos del modelo Wi-Fi (730 gramos en el modelo que también ofrece conexión 3G) es quizá uno de los aspectos a mejorar, puesto que puede dar la sensación de ser algo pesado y no es cómoda su utilización en determinadas circunstancias, especialmente cuando operamos en determinadas aplicaciones, sobre todo aquellas que exijan introducir grandes cantidades de texto.
El iPad cuenta con una pantalla LED de 1.024 x 768 píxeles de resolución y 9,7 pulgadas de tamaño, ideal para muchas aplicaciones, como su navegador web Safari. Además, aunque muchas aplicaciones aún no han sido adaptadas para el iPad, lo cierto es que se obtiene una experiencia de uso realmente buena incluso cuando utilizamos el modo de compatibilidad donde el iPhone OS se limita hacer un escalado de la imagen, completando así toda la superficie de la pantalla. Las aplicaciones donde se hace más evidente el escalado son las que se basan fundamentalmente en textos. En lo único que es inferior en comparación con el actual iPhone 3GS es en la definición, pues en el iPad es de 132 píxeles por pulgada mientras que en las 3,5 pulgadas de diagonal del iPhone 3Gs se concentran 163 píxeles por pulgada (un 23 por ciento más); aun así, la pantalla del iPad no tiene nada que envidiar en cuanto a definición a muchos de los televisores HD más modernos.
El iPad incluye en su interior dos pequeños altavoces encargados de dirigir el sonido por tres canales a través de la rejilla situada en la parte inferior. En muchas ocasiones, el sonido es monofónico y las ondas hacen vibrar ligeramente la cara posterior del iPad cuando subimos el volumen al máximo, algo quizá pueda resultar incómodo a algunas personas.
Cuando se usan los altavoces incorporados, la calidad de sonido para la reproducción de películas es bueno, aunque para la reproducción de música probablemente es mejor optar por otras opciones. Obviamente podemos conectar unos auriculares a la toma de audio minijack estéreo o bien cualquier otro cable que conecte el iPad a nuestro sistema de audio, en cuyo caso sí que obtendremos una calidad de sonido estéreo (Apple no incluye ningún tipo de auricular con el dispositivo).

¿Sustituto del portátil?
Una ventaja directa de los 1.024 x 768 píxeles es que la rejilla de cada una de las pantallas de inicio permite ordenar un total de 20 aplicaciones frente a las 16 del iPhone e iPod touch, mientras que el dock mantiene su capacidad máxima en un total de cuatro aplicaciones.
Inicialmente, esto significa que tendrá que recorrer algunas pantallas menos para ejecutar la aplicación que desee en cada caso, aunque todo esto cambiará radicalmente cuando la característica de organización mediante Carpetas y la Multitarea lleguen al iPad con la actualización del iPhone OS 4.
La verdadera ventaja es que muchas de las aplicaciones incluidas de serie ofrecen ahora una experiencia de uso notablemente mejorada, desde las que actúan como escaparates para los contenidos vendidos por Apple, como por ejemplo iTunes o la App Store, hasta las dirigidas a tareas de oficina como por ejemplo la Agenda, Calendario y, especialmente Mail, que amplían considerablemente no sólo su facilidad de uso emulando en mayor medida a sus respectivos equivalentes del mundo real (en el caso de Agenda y Calendario) sino también añadiendo más características sobre las disponibles en el iPhone e iPod touch.
Pero lo que probablemente haga que muchas personas se planteen comprar el iPad en vez de un portátil ultraligero es que Apple ha tenido el acierto de arropar el dispositivo con las aplicaciones de iWork (Pages, Numbers y Keynote) aunque ofreciendo unas características recortadas sobre las disponibles en sus equivalentes de sobremesa, y con la ventaja adicional de que cada una de ellas cuesta menos de 10 EUR y podemos comprarlas de forma individual.
Durante las pruebas que llevó a cabo Macworld, con estas aplicaciones ha quedado muy claro que si va a utilizar Pages en el iPad entonces debería echar un teclado Bluetooth en su mochila y también algún soporte que te permita mantener el iPad en vertical, manteniendo así los dos planos ofrecidos por un portátil convencional.
Si ya es usuario de iPhone o iPod touch ha de tener en cuenta que muchas de las aplicaciones que probablemente esté utilizando tienen su equivalente para el iPad, lo que significa que si quiere utilizar las versiones optimizadas (en la mayoría se incluyen no sólo mejoras de uso sino también características adicionales) deberá de pagar otra vez por ellas. En otros casos, sin embargo, los desarrolladores proporcionan un ejecutable que contiene las versiones optimizadas para ambas plataformas (iPhone/iPod touch e iPad) de modo que simplemente tendrá que actualizar a la última versión disponible para utilizarlas en ambos aparatos de forma nativa.


Black

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información