| Artículos | 01 NOV 1997

Suites para el 2000: último ensayo

Tags: Histórico
Corel WordPerfect Suite, Lotus SmartSuite 97 y Microsoft Office 97
Francisco Martín y Antonia Soler.

En Estados Unidos son conocidas como las "Big Three", pero de las tres una es, al menos comercialmente hablando, más grande que las otras dos. ¿Pero lo es también desde el punto de vista informático?

Ya sabemos que, con Windows 98 al caer, también se debe estar preparando el lanzamiento de la siguiente versión de Office. Tenemos, al menos, el precedente de hace dos años, cuando, tras Windows 95, apareció Office 95. Pero precisamente aquella experiencia ha hecho pensar a algunos comentaristas que la próxima suite de Microsoft no será tan radical como la vigente Office 97

Así las cosas, nos ha parecido que, aprovechando el reciente lanzamiento de la nueva WordPerfect Suite 8, resultaba obligado ofrecer al lector una detallada información sobre el estado actual de los paquetes integrados para trabajos de oficina, universalmente conocidos con el poco castellano término de suites. En esencia, este es un campo que funciona como un dinámico caleidoscopio, compuesto por tres grandes bazas, Corel, Lotus y Microsoft, cuya magnitud y colorido crecen a veces en una y a veces en otra, a medida que se suceden las versiones. Los tres fabricantes han emprendido una vertiginosa carrera técnica y comercial de la que sin duda salimos ganando los usuarios finales.

Un poco de historia

En la "era del DOS" (la década de los 80) existía un pujante mercado de paquetes integrados, donde sobresalían especialmente Open Access y Framework. Pero eran productos incapaces de evitar la 'sensación de radiocasete' e integrados sólo a medias (Framework venía incluso con un lenguaje propio, el Fredy, bastante asequible para el usuario). Y de hecho, tenían de todo, un procesador textual, una hoja de cálculo, gráficos, una base de datos, una llamativa agenda como la de Open Access, pero, individualmente, cada una de estas aplicaciones no resistía una comparación seria con los programas líderes del mercado en ese momento. El citado Framework se anticipó incluso al sistema de ventanas que caracteriza la microinformática de la presente década, pero las pocas facilidades para la multitarea que ofrecía el DOS convirtió en fracaso lo que, a principios de los 90, Microsoft sí supo transformar en progreso.

De hecho, fue Microsoft el primer fabricante que, además de paliar las carencias del DOS con una plataforma adosada como Windows 3, ya a comienzos de la "era Windows" (década actual) optó por mejorar y ofrecer sus principales aplicaciones de oficina, el procesador Word, la hoja de cálculo Excel y el paquete de gráficos empresariales PowerPoint, en un único lote, mucho más económico para las empresas que sí compraban cada aplicación por separado. A esta iniciativa respondieron Lotus, tras apresurarse en adquirir de su fabricante original el espléndido procesador Ami Pro, y Novell, que acababa de comprar el legendario procesador WordPerfect y la hoja Quattro de Borland.

Era evidente que, en este campo, Microsoft partía con la ventaja de la impecable compenetración de sus programas con la plataforma gráfica Windows 3 que había introducido con éxito en el mercado. No es, pues de extrañar que en la actualidad el 80% de las suites que se adquieren sean Microsoft. Pero tampoco es de extrañar los denodados esfuerzos de sus competidores, Lotus (ahora en manos de IBM) y Corel (que se ha hecho con Wordpefect y Quattro Pro).

Como decimos, a las puertas del siglo XXI, los tres fabricantes se han lanzado a una feroz competición, donde algunos pueden jugarse incluso su subsistencia, por liderar esta parcela de productos ofimáticos que mueve más de 700 millones de dólares. La rápida sucesión de versiones, casi a una versión por año indica a qué ritmo se está corriendo. De momento destaca Microsoft, pero ni Lotus ni Corel han aflojado. Todo lo contrario, como vamos a ver.

Qué debe ser una suite hoy

Una suite es un conjunto de aplicaciones que, al ser utilizadas conjuntamente ofrecen, según el fabricante, ventajas adicionales en cuanto a integración y facilidad de uso. Son tan decisivos estos temas en la productividad de las organizaciones que hoy ya nadie duda de la conveniencia de optar por una suite como solución completa de aplicaciones ofimáticas. Si además añadimos que el precio de las suites es sustancialmente menor que la suma de los precios de las aplicaciones separadas, acabamos prácticamente con los argumentos de mantener aplicaciones de fabricantes distintos. De hecho, sólo inversiones importantes en plantillas y macros personalizadas podrían justificar la no utilización de una de las suites que aquí analizamos.

Pero tratemos con más detalle lo que hoy se pide a una suite. La palabra clave es integración, de ahí que esta comparativa se centre en analizar las prestaciones de las tres suites del mercado relacionadas con este tema, dejando el detalle de las prestaciones individuales de cada producto para otras comparativas especializadas en los procesadores de texto, las hojas de cálculo, las bases de datos. Al hablar de integración, a un primer nivel podemos tratar temas relacionados con la productividad personal. Especialmente importante es que las diversas aplicaciones de la suite dispongan de una interfaz de usuario común, que aplane la curva de aprendizaje de las sucesivas aplicaciones. Las suites deben proporcionar también herramientas para una rápida puesta en marcha del trabajo (proporcionando suficientes ayudas, tutoriales, plantillas, asistentes, etc.), sin descuidar por supuesto el mantenimiento del trabajo organizado en todo momento.

Estos temas son claves, pero actualmente podemos ir más allá. Hoy también se espera de una suite que proporcione una serie de recursos compartidos (como la corrección ortográfica, la creación de gráficos, galerías de cliparts, etc.) que permitan ahorrar recursos de hardware a la vez que faciliten el aprendizaje de su uso. Otra ventaja de los recursos compartidos es que aumentan la capacidad de integración entre los componentes de la suite.

Finalmente, en el tema de la productividad personal tampoco podemos olvidar las herramientas orientadas a facilitar al máximo la intercambiabilidad de la información generada por los diversos productos del conjunto. En este tema las suites analizadas han avanzado mucho, sobre todo en los últimos tres años. Tecnologías de integración como el Portapapeles, el DDE y el OLE se han consolidado y son hoy ampliamente utilizadas.

Sin embargo, actualmente los usuarios ya no se conforman con manejar de forma productiva su información. Los cambios que se vienen produciendo en los flujos de información de las empresas han afectado a la organización de las compañías, que han pasado a tener estructuras menos piramidales y a dar una importancia creciente al trabajo en grupo. De ahí que uno de los aspectos que ofrece mayores novedades en las suites sea la profusión en todos los programas de utilidades relacionadas con el trabajo en equipo: mejora de las anotaciones y del control de revisiones, acceso directo al correo electrónico desde cada uno de los programas, etc.

Relacionado con este tema citaremos también la creciente importancia de los programas de información personal (las agendas de antes), actualmente perfectamente integradas en el resto de las aplicaciones y ofreciendo herramientas de planificación para grupos.

Para terminar con este apartado trataremos las utilidades relacionadas con Internet. La actual globalización de la economía confiere a Internet un gran papel, al facilitar la comunicación de grupos de trabajo independientemente del lugar en el que se encuentren sus miembros. Por otro lado, Internet es un foro donde publicar información, o donde obtenerla.

Ya hemos hablado del usuario trabajando sólo y del usuario trabajando con otros miembros de su organización. Sin embargo, en ocasiones tenemos que intercambiar información con personas de otras organizaciones, lo cu

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información