| Artículos | 01 MAY 2001

Sony GDM F-520

Tags: Histórico
Monitor profesional de 21 pulgadas
Noé Soriano.
Analizamos el último monitor de 21 pulgadas (19,8 de área visible), lanzado al mercado por la firma Sony, y orientado al sector profesional. Sector que podrá aprovechar sus excelentes características técnicas, además de desembolsar una importante suma de dinero para poder disfrutarlo. El fabricante define su nuevo modelo como un hito en monitores profesionales. Heredero del anterior modelo F500, si nos fijamos en sus características técnicas y en la resolución a altas frecuencias de refresco que puede alcanzar, Sony no anda muy descaminado con esta afirmación.
Dispone de dos entradas de vídeo, la VGA tradicional y una RGB a través de cinco conectores BNC, pudiendo seleccionar el usuario una u otra, con un práctico conmutador ubicado en el frontal del monitor. Esto permite, por ejemplo, tener conectados dos equipos distintos y poder seleccionar de forma inmediata uno u otro para visualizar sus escritorios. Otro dispositivo que facilita el modo de trabajo del usuario, es el hub de puertos USB, integrado en el lateral del monitor, con cuatro entradas para conectar periféricos al ordenador personal.
El rango de tamaños de pantalla llega hasta los 2.048 x 1.436 puntos, con frecuencias máximas de refresco vertical que varían entre 48 y 170 Hz. Estos valores destacan principalmente en resoluciones altas (ver tabla), donde las altas frecuencias que puede ofrecer el monitor superan a las que la tarjeta gráfica GeForce 2 Ultra con 64 MB DDR es capaz de suministrar.
Con estas resoluciones y frecuencias, soporta hasta 28 modos gráficos estándares de distintas plataformas, y permite al usuario definir otras 15 configuraciones de pantalla. Las posibilidades de configuración se amplían con un selector de tres preajustes de efectos de pantalla -profesional, estándar y dinámico-, que se seleccionan a través de un botón de acceso directo a esta función situado en el frontal de monitor, sin necesidad de entrar en el menú OSD del dispositivo. Estos ajustes varían la intensidad del color y los parámetros de imagen, adaptándolos a tres modos de visualización, cada uno de ellos diseñado para un modo de trabajo: diseño gráfico, ocio o trabajo normal. También ofrece la posibilidad, dado el tipo de usuario al que va dirigido, de seleccionar manualmente todos los ajustes de tamaño, posición, giro, convergencia, brillo, contraste e intensidad del color de la imagen. Este último con tres modos de selección distintos -sencillo, experto o predefinido-, que permiten variar la complejidad del ajuste según el tipo de usuario. El sistema de navegación a través del menú de configuración, aun siendo sencillo y eficaz, es complicado de manejar debido al botón de navegación, que a la vez sirve como activador de cada opción cuando lo pulsamos, pero que la mayoría de las veces en vez de aceptar la opción elegida, se mueve primero a la de al lado y es ésa la que finalmente seleccionamos, teniendo que repetir el intento.
Si las posibilidades en cuanto a resolución, refresco y configuración son excelentes, la calidad de imagen no se queda atrás. El tubo de imagen Trinitron con un tamaño de apertura de rejilla de 0,22 mm logra imágenes nítidas y estables, en las que la definición tanto del texto como de los gráficos es inmejorable, tanto es así que estuvimos a punto de olvidar las dos líneas horizontales de tensión de los monitores Trinitron. El tubo de imagen dispone de varios sistemas con lentes de enfoque que mejoran el impacto de los electrones, consiguiendo puntos pequeños y circulares, incluso en las esquinas del monitor. También dispone del sistema Hi-Con, que mejora el contraste de la imagen, y un filtro antiestático y antirreflejos para evitar las molestas incidencias de luz externa.
Después de probar este monitor estamos seguros de que los afortunados que puedan desembolsar su alto precio, van a disfrutar de un dispositivo de imagen de alta calidad. En nuestras pruebas sometimos al Sony GDM-F520 a test de imagen en todas las resoluciones, al máximo de frecuencia de refresco, aunque pudimos comprobar que la calidad de la imagen, y el rendimiento del sistema, mejoran con refrescos de pantalla no demasiado elevados (75 a 100 Hz).
Este modelo dispone de tres años de garantía, el primero de ellos a domicilio siempre y cuando se envíe un cupón de registro que se adjunta con el producto. Sony se compromete además a reparar o sustituir por otro el monitor en un plazo de dos días laborables.


Solución a la perdida de brillo del tubo
-----------------------------------------------------
Sony ha ideado un sistema para mantener la misma luminosidad y brillo de pantalla durante la vida útil del dispositivo. A través de una opción del menú OSD, un sensor mide la temperatura de la rejilla y la compara con el valor ideal de fabrica. Si ha perdido luminosidad, aumenta la intensidad del haz de electrones del tubo de imagen para compensar la perdida y mantener la misma calidad de imagen.


Resolución Refresco máximo
----------------------------------------------------
800 X 600 170 Hz
1.024 X 768 150 Hz
1.280 X 1.024 129 Hz
1.600 X 1.280 110 Hz
1.800 X 1.440 92 Hz
2.048 X 1.536 86 Hz


Sony GDM-F520
---------------------
FABRICANTE: Sony
DISTRIBUIDOR: Sony España
Tel.: 915 365 700 www.sony.es
IDIOMA: castellano
PVP: 290.000 PTA (1.742,94 euros)
Calificación: ***** (Producto Recomendado).


noe@idg.es

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información