| Artículos | 01 ABR 2007

Soluciones NAS

Tags: Histórico
El almacenamiento inteligente
Alfonso Casas.
A pesar de que el soporte por excelencia para llevar a cabo copias de seguridad continúa siendo la cinta por sus innumerables ventajas, muchas empresas optan por soluciones NAS, que además de permitir la realización de backups, han sido optimizadas para trabajar como servidores de correo electrónico, de impresión, o de bases de datos, entre muchas otras posibilidades.

Como se puede observar en las soluciones planteadas en la comparativa de este mes, un único servidor NAS puede llegar a albergar cientos de terabytes de datos, con una eficiente tecnología de backup, utilizando como medio de comunicación la fiabilidad de las redes Gigabit Ethernet actuales. De esta forma, las unidades actuales han pasado de ser un mero medio de almacenamiento departamental, a convertirse en un serio recurso de almacenamiento compartido dentro de una empresa, que se añade de forma rápida y sencilla, sin apenas conocimientos avanzados de administrador de sistemas.
En una SAN, los servidores comparten espacio de almacenamiento que se despliega y gestiona de manera independiente, en lugar de estar directamente conectados a un equipo principal. Dichos servidores se comunican con discos remotos de forma directa, utilizando los mismos protocolos a nivel de bloque.
El principal beneficio de una red SAN dentro de una intranet es la capacidad para aprovisionar y gestionar el almacenamiento, independientemente de los servidores y otros dispositivos que lo utilizan. Por ejemplo, pueden añadirse nuevos volúmenes sin tener que maniobrar en el servidor principal. De forma similar, es posible ampliar la capacidad total y realizar copias de seguridad con el mínimo impacto posible sobre el rendimiento del servidor o de la estructura de la red. La esencia de la tecnología NAS es que dicho almacenamiento puede compartirse a lo largo de la red y entre los numerosos puestos cliente, independientemente de la plataforma a la que pertenezca el puesto cliente.
A nivel de almacenamiento, los dispositivos NAS son muy versátiles, ya que en función de las necesidades de cada empresa, es posible adquirir soluciones básicas, o bien, optar por configuraciones avanzadas basadas en servidor.
Y es que el abanico de soluciones es muy amplio. Ya es posible ver en el mercado dispositivos de almacenamiento externo que se basan en varios discos duros con interfaz USB, Firewire o Ethernet. A nivel doméstico están teniendo gran aceptación. En un nivel superior se encuentran los que ofrecen varios discos duros en configuración RAID, con el fin de aportar una mayor seguridad de los datos. Por encima de estos aparecen sistemas que cuidan aspectos relacionados con la disponibilidad y la tolerancia a fallos. Serían los que hemos comparado este mes, con posibilidad de intercambiar los discos en caliente, e incluso, sustituir fuentes de alimentación durante su funcionamiento. Al estar orientados a un público más profesional, se presentan en diferentes formatos, con posibilidad de integrar en bastidor los modelos de formato rack.
Las empresas con previsiones de ampliación deben considerar muy seriamente la escalabilidad, pues no todos los fabricantes disponen de diferentes modelos para apilarlos o añadir nuevos discos duros.
Si parte de los datos almacenados en estos dispositivos son de gran valor, conviene que la unidad disponga de alguna salida SCSI o similar, con el fin de poder incorporar alguna unidad de cinta o librería.

Sistema en bastidor
Hoy día es fácil encontrar servidores en rack en grandes empresas, dado el poco espacio que requieren para su funcionamiento, con las ventajas de tener todos los equipos dispuestos bajo una misma cabina o unidad central. Los principales fabricantes han valorado sus grandes ventajas y, como prueba, ofrecen ahora soluciones de primer nivel a un sorprendente precio.
A pesar de que este formato no está muy extendido entre la pyme, la adquisición puede ser una gran inversión a corto plazo, dado que permite centralizar todos los servidores y dispositivos de red.
Ahora bien, existe un punto en su contra. Todo administrador de sistemas sabrá que se trata de equipos generalmente ruidosos, ya que los ventiladores suben de revoluciones cuando detectan una escasa circulación de aire, especialmente los montados en formato de altura de 1U. Por este motivo, la siguiente medida a adoptar tras su compra suele ser la adquisición de un armario o vitrina dentro de la cual encerrar el servidor.
Este hecho no ha impedido que los kits de montaje en rack sean cada vez más codiciados. Su diseño más frecuente parte de la hipótesis de su emplazamiento denominados CPD (Centro de proceso de datos) en entornos con aire acondicionado, a pesar de que en algunos catálogos puedan verse encerrados en vitrinas acristaladas. Facilitan la intervención del usuario y, con la incorporación de unas pequeñas ruedas, es posible hacerlo móvil para acceder con facilidad a sus componentes, tanto frontalmente como por la parte posterior. En el caso de disponer de sistemas UPS de alimentación ininterrumpida, es posible añadirlos a la cadena de protección. Y lo más importante, la escalabilidad que ofrecen para añadir nuevos dispositivos es asombrosa.

El dilema del almacenamiento en disco o cinta
No cabe la menor duda de que el almacenamiento en cinta tiene serias ventajas con respecto al de disco. Las cintas continúan siendo la mejor elección para asegurar grandes cantidades de datos de forma periódica. Es cierto que el desembolso inicial por la unidad puede ser elevado, pero los costes de almacenamiento global ofrecidos por las cintas son inmejorables. Además, estas pueden llevarse de un lugar a otro y los cartuchos toleran mucho mejor el entorno que les rodea. Por este motivo, deben tenerse en cuenta las soluciones NAS que disponen de alguna salida SCSI o similar, para poder gestionar unidades de este tipo.
Todas estas ventajas no han impedido que los dispositivos NAS dispongan, cada día que pasa, de mayor cuota de mercado. Además de ofrecer servicios de backup de datos, permiten el intercambio de información de manera más inmediata, sin tener que recurrir a cintas. Y dada la versatilidad de algunos que llevan autenticas configuraciones profesionales, permiten ser utilizados como servidores con varios servicios en marcha.

Microsoft Exchange Server o Linux
El software de gestión de un dispositivo NAS puede llegar a ser determinante a la hora de la elección, ya que por un lado se encuentra la posibilidad de abaratar la solución completa al incluir software libre sin necesidad de utilizar posteriormente licencias de servidor y de usuario. Sin embargo, la funcionalidad que suelen aportar no está a la altura de un paquete dedicado, como puede ser la versión Windows Storage Server 2003 de Microsoft.
En este sentido, Microsoft está haciendo lo posible por que los precios de los NAS bajen con el lanzamiento del nuevo Windows Storage Server. Básicamente se trata de un Windows embebido, configurado de forma que es posible trabajar con un equipo sin monitor, teclado o ratón, a un precio mucho más razonable de lo que estamos acostumbrados a ver. Ofrece fácil integración para montar servidores de archivos o impresoras a muy buen precio.
Pero, conviene no perder de vista las soluciones alternativas. Adaptec, por ejemplo, hace tiempo que viene utilizando en sus productos Snap Server el sistema operativo Guardian OS, y en la última versión 4.0 hemos podido comprobar detalles por los que no tiene nada que envidiar a Windows Storage Server.
El modelo Snap Server 410 evaluado en la comparativa dispone de la &

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información