| Artículos | 01 SEP 1999

Software para evitar el efecto2000

Tags: Histórico
Los últimos analizadores de PC para evitar el efecto 2000
David R. Vidal.
Nos encontramos ante la tecnología que más éxito tiene para entornos monousuario, pues permite obtener buenas calidades de texto sin renunciar al uso del color, ya sea en aplicaciones ofimáticas o de carácter fotográfico. En esta comparativa analizamos la mejor impresora de cada fabricante con un coste inferior a las 50.000 PTA.

Inyección de tinta, de burbuja, inyección de burbuja, inyección “sin más”, son algunos de los nombres que definen a estas impresoras. Todos ellos son válidos, y su uso sólo depende de las preferencias de cada cual. Nosotros las denominamos impresoras de inyección de tinta, aunque habría que especificar que es tinta líquida, pues también hay modelos de tinta sólida, pero éstos suelen denominarse “de cera”, por lo que no existe confusión posible. Las diferentes denominaciones están sacadas del funcionamiento de las impresoras, pues se basan en generar una burbuja de tinta que se lanza hacia el papel a través de unos pequeños inyectores.
Estas impresoras han mejorado notablemente desde sus inicios. Los primeros modelos sólo podían usar tinta negra y producían puntos gruesos y poco definidos, al menos, comparándolos con los modelos actuales. Primero se incorporó el color, con tres tintas adicionales (cian, magenta y amarillo) para poder imprimir en cuatricromía. Después se empezó a perfeccionar el uso del color hasta conseguir una calidad que, hoy en día, se aproxima bastante a la de una fotografía convencional. Para ello se ha reducido el tamaño de las gotas de tinta, se ha aumentado el número de colores y la resolución de la máquina (puntos por pulgada) y se han incorporado métodos de mejora de la imagen por software en los controladores. Todo ello con un único objetivo: obtener imágenes más reales.
En qué medida afectan unos u otros parámetros es algo difíciles de determinar, pero hay algo evidente: lo único importante es el resultado final, y la mejor calidad será la de aquella impresora cuyos resultados sean más agradables a la vista, y no la que más puntos por pulgada tenga o la que más tintas utilice. Ese ha sido nuestro criterio a la hora de evaluar los modelos de esta comparativa pero, no obstante, le explicamos a continuación de qué manera pueden afectar las diferentes características de estas máquinas. Para que le sea más sencillo comparar los distintos modelos reflejados en las tablas a medida que lee el texto, usaremos dichas tablas de referencia, y seguiremos el mismo orden que en ellas aparece.

Precio y garantía
Por supuesto el precio es uno de los factores fundamentales en cualquier compra. En esta ocasión ha sido, además, el criterio de selección de los modelos a probar. Hemos pedido a cada fabricante que nos enviase la mejor impresora de inyección de tinta de que dispusiese por un precio inferior a 50.000 PTA (58.000 PTA si añadimos el IVA). Por debajo existen modelos que ofrecen unas características muy dignas para un uso moderado o bajo o para aquellas aplicaciones menos exigentes con la calidad. Por encima el abanico se abre enormemente con modelos profesionales, formatos mayores (A3, A2...), posibilidad de uso en red integrada, etc. En el entorno de las 50.000 PTA se encuentran las impresoras más vendidas por su buena relación calidad/precio/prestaciones.
En cuanto a la garantía, lo más normal es que no tengamos que hacer uso de ella, pero, como más vale prevenir, le indicamos en qué modelos es más beneficiosa para el usuario. La legislación española obliga a que todos los productos duraderos tengan una garantía mínima de 6 meses. En este caso todos los fabricantes la superan hasta llegar al año, mejorándola en algunos casos con servicio de recogida a domicilio (Xerox), con sustitución a domicilio (Olivetti) o comprometiéndose a sustituirla en casa del usuario en un máximo de 48 horas (Lexmark).

Dimensiones
Si no dispone de mucho espacio en su mesa agradecerá que la impresora sea compacta. Algunos modelos lo son sólo mientras están apagados, pues al colocar el papel en la bandeja de alimentación y extender tanto ésta como la de salida, sus dimensiones se disparan. Es el caso de Canon, Lexmark y Tally. En las tablas hemos reflejado dos datos, las medidas con todas las bandejas recogidas y cuando se utiliza papel A4. La Olivetti es un caso un tanto especial, pues se puede colocar en dos posiciones, con las bandejas en horizontal o en vertical, sin más que “volcar” la impresora. Olivetti y Xerox mantienen un acuerdo de intercambio de tecnología que permite al segundo comercializar las impresoras de inyección del primero, mientras que Xerox proporciona las láser a Olivetti. En virtud de este acuerdo, la Xerox C15 es idéntica a la Olivetti ArtJet 20, salvo por la estética de la carcasa. Sin embargo, Xerox no hace ninguna referencia a que se pueda colocar la máquina en posición vertical. Donde sí hay diferencias es en los consumibles, como apreciará en la tabla.
Debe tener en cuenta que las medidas proporcionadas son las mínimas, justo lo imprescindible para que quepa la impresora. Como en cualquier aparato eléctrico conviene dejar un cierto margen a su alrededor, que podemos estimar en unos 5 cm por cada lado.

Consumo y ruido
Un elemento común a todas las impresoras probadas es que nunca se desconectan por completo de la alimentación, por lo que siempre existe un consumo residual. Éste puede carecer de importancia si utiliza mucho la impresora, o tener alguna si imprime una vez al mes y mientras tanto permanece “apagada”. Pero nunca será un gran quebranto económico para el usuario. Las menos glotonas se conforman con 1 W, mientras que la HP consume hasta 5 veces más. Suponiendo que la impresora permaneciese 30 días conectada sin usar esto supondría un consumo de energía de: 30 días x 24 horas/día x 4 W = 2.880 Wh es decir, casi 3 kWh más que las más económicas, lo que supone unas 50 PTA. El mayor gasto energético que puede producirse, aún considerando un mes de impresión continua del modelo que más gaste, no llega a 500 PTA, una cifra totalmente despreciable comparada con el consumo de tinta que se habría producido. Como vemos, las impresoras de inyección de tinta se conforman con muy poca energía. No obstante, cuando su equipo vaya a pasar mucho tiempo apagado le aconsejamos que también lo desenchufe.
El consumo en funcionamiento de la HP DeskJet 880C es el segundo mayor, sólo superado por la Canon BJC-6000 (que ocupa el tercer puesto en reposo y apagada). Los modelos más ahorradores en funcionamiento (Lexmark, Olivetti, Tally y Xerox) necesitan en torno a 20 W, casi la mitad que Canon con sus 35 W. Lexmark y HP utilizan un transformador externo, mientras que el resto lo integran en la propia impresora.
Si el consumo puede ser importante para el bolsillo, el ruido lo es para la comodidad y salud del usuario. La tecnología de inyección siempre se ha caracterizado por ser bastante silenciosa, pero de unos modelos a otros podemos apreciar niveles de ruido más de cuatro veces superiores. Es la diferencia que hay entre los 42 dB de HP o los 43 de Lexmark hasta los 48 de Canon o los 49 de Olivetti, Tally y Xerox. Esto se debe a que los decibelios se miden en una escala no lineal, en la que (como ya hemos comentado en otras ocasiones) cada 3 dB de incremento suponen el doble de presión sonora. En cualquier caso nunca es

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información