| Artículos | 01 ENE 1998

Software de impresión

Tags: Histórico

Además de tener una buena impresora es imprescindible tener un buen software que realice el trabajo duro por nosotros. No sólo el software de retoque es importante, sino que el controlador de la impresora juega un papel importantísimo en el acabado final.

¿Cómo influye el controlador de la impresora en el acabado final?

El controlador o driver de la impresora es uno de los componentes fundamentales a la hora de imprimir. El controlador lleva a cabo la tarea de convertir la imagen RGB procedente de la aplicación de retoque en la imagen CMYK que imprimirá la impresora. Los controladores avanzados llevan incorporados complejos algoritmos de traducción del color para conseguir una mayor fidelidad entre lo que vemos en pantalla y lo que imprimimos. Habitualmente la tarea de estos controladores es la de utilizar las técnicas de dithering y halftone junto con la separación de colores. Los más avanzados utilizan tramas estocásticas para conseguir efectos mucho más realistas.

Alguno de los controladores más sofisticados que existen en la actualidad incorpora el algoritmo denominado AcuPhoto Halftoning. Mediante este algoritmo de halftone se consiguen resultados espectaculares. Básicamente está compuesto de dos módulos, uno de ellos de análisis de 3D y el otro de dispersión de puntos mediante Advanced Error Difusion. A nivel de usuario simplemente nos tenemos que preocupar de tenerlo instalado y de lanzar imágenes RGB por él, ya que él mismo se encargará de la conversión y lanzamiento de la imagen CMYK por la impresora.

¿Es necesario saber manejar software

profesional para obtener la máxima calidad?

Los nuevos modelos de impresoras vienen acompañados de muchas utilidades que le ayudarán a sacar el mayor partido posible a sus imágenes. En la mayor parte de los casos, con la sola utilización de algunas de estas utilidades es más que suficiente para conseguir unos buenos acabados. Tendríamos que distinguir entre dos o tres tipos de software. El primer tipo es el software de impresión, destinado exclusivamente a analizar y ajustar las imágenes para ser impresas. En este campo encontramos fundamentalmente al controlador de la impresora. Después existe el software de retoque, donde se incluirían todos los programas que están capacitados para manejar y modificar mapas de bits. En tercer lugar, tendríamos el software de diseño gráfico, que fundamentalmente está destinado a crear nuevas entidades y no sólo al retoque de imágenes digitalizadas. Estos dos últimos tipos de software dependen directamente del controlador de la impresora que este instalado, ya que no es habitual encontrar software que controle directamente el hardware.

También podríamos decir que existe un tipo de software híbrido que es capaz de manipular tanto mapas de bits como imágenes vectoriales.

Una nueva generación de software ha modelado los ajustes clásicos que se han de aplicar a las fotografías digitalizadas. En este tipo de software no es necesario conocer cómo se manejan los parámetros de ajuste ya que, de forma interactiva, se podrá ir viendo en pantalla cómo se va modificando la imagen a medida que con el ratón vamos aplicando efectos. Esto es ideal para aquellas personas que no estén demasiado interesadas en aprender conceptos avanzados de retoque de imagen y que, sin embargo, quieran sacar el máximo partido a su impresora y a sus imágenes. Un ejemplo clásico lo encontramos en la eliminación de los típicos ojos rojos. Sin más que seguir un par de pasos, el software se encargará de eliminar este efecto tan común.

Lo más habitual es que junto con la misma impresora se incluya este software, aunque existen marcas como Microsoft y Adobe que han sacado productos de este estilo, tal como PictureIt! y PhotoDeluxe respectivamente.

¿Qué se puede hacer con software de retoque fotográfico?

La cantidad de operaciones que ponen a disposición del usuario las nuevas versiones del software de retoque fotográfico van más lejos de la simple mejora de la imagen. Es evidente que después de digitalizar una imagen hay que aplicarle un proceso de mejora con el fin de corregir los defectos que se acumulan en el proceso de digitalización. Normalmente los ajustes ordinarios se centran en la mejora del brillo y contraste, así como también se juega con la saturación de algunos colores en algunas zonas de la imagen. Sin embargo, el software de retoque va mucho más lejos: nos permite incluso mejorar la imagen original, aunque en ocasiones esto lleva consigo tener una cierta habilidad. Una de las mejoras más impactantes suele ser la de eliminar defectos físicos de la propia fotografía. Imagínese que tiene una foto desde hace varios años y, con el paso del tiempo, ésta se ha deteriorado, produciéndose roturas del papel y diversas manchas. Esto es perfectamente subsanable sin más que aplicar una rudimentaria técnica de retoque, consistente en duplicar unas zonas de la imagen en otras.

Si tenemos una imagen en blanco y negro, colorearla puede ser una tarea divertida, pero lo más fascinante es que es sencilla de realizar y los resultados que se obtienen son espectaculares. Además, siempre tenemos en nuestras manos numerosos filtros que nos ayudan a crear efectos especiales como relieves, trazados de pincel, efectos 3D, etc.

Por eso, los programas de retoque no sólo permiten ajustar algunos colores y mejorar el aspecto de la imagen, sino que ponen a nuestra disposición una amplia cantidad de recursos que nos ayudan a obtener resultados que de otro modo serían imposibles de conseguir.

¿En qué consiste el software de ilustración?

La gran diferencia entre el software de retoque y el de ilustración es que, aunque en el primero se pueden crear algunas entidades nuevas, el de ilustración está especialmente diseñado para esto, es decir, para crear nuevas imágenes. A diferencia de los programas de retoque, los programas de ilustración suelen trabajar con objetos vectoriales. Los objetos vectoriales tienen la ventaja de ser invariables ante la escala, extrayendo siempre la máxima resolución del dispositivo de impresión. Mientras en una imagen digitalizada debemos tener concordancia entre la resolución de digitalización y la de impresión, en un objeto vectorial esto da igual, ya que está definido mediante reglas matemáticas y éstas siempre se ajustan lo mejor posible al medio de impresión. La ilustración normalmente pretende conseguir efectos planos, sin adentrarse en la complejidad que tendría la reproducción de una imagen real mediante objetos vectoriales. Un ejemplo típico de creación mediante programas de ilustración son los logotipos. Normalmente las señas de identidad de una marca comercial tienen líneas bien definidas, con entidades regulares y colores planos, lo que convierte a este tipo de dibujos en ideales para los programas de ilustración.

Por tanto, cuando hablamos de software de impresión hay que distinguir entre software de retoque y software de diseño. Ambos nos permitirán imprimir, pero cada uno de ellos tiene un mercado completamente distinto.

¿Cómo puedo aprender las técnicas básicas de retoque?

En realidad el retoque de una imagen requiere algo de habilidad, aunque también es cierto que un alto porcentaje del retoque se sugiere o se realiza por la herramienta que utilicemos. Aprender las técnicas de retoque nos ayudará a mejorar nuestras imágenes sin más que seguir una pequeña guía donde se apuntan los pasos a realizar. Existen numerosos libros que se dedican a este tema, pero en esta misma guía usted podrá encontrar algunas de las técnicas básicas que le ayudarán a sacar mayor partido de sus imágenes. En el siguiente capítulo se dedican varios epígrafes a la mejora de la calidad de la imagen.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información