| Artículos | 01 SEP 1997

Software de grabación de CD-R

Tags: Histórico
EasyCD Pro 95, DirectCD, Gear CD, Gear Replicator, WinOn CD ToGo y Gear RW
Eugenio Barahona.

Hace ya algunos años que aparecieron las primeras grabadoras de discos CD-R en el mercado y desde entonces mucho han cambiado estos productos, debido tanto a la evolución que se ha producido en su tecnología como a la constante bajada de precios que se ha realizado. Los discos CD-R pueden ser grabados una sola vez y son adecuados para realizar discos master que posteriormente pueden enviarse a duplicar a una planta de duplicación de CD en la que la copia se realiza mediante un proceso mecánico de estampación.

Un componente fundamental para utilizar este tipo de periféricos es el software de grabación, ya que mediante este tipo de herramientas el usuario va a poder seleccionar los archivos y carpetas que va a incluir en el disco compacto que va a grabar, así como el formato que va a tener el disco que se va a generar. Si bien cuando apareció este tipo de tecnología existían programas de grabación que funcionaban bajo MS-DOS, y los que lo hacían bajo Windows exigían disponer de un ordenador bastante potente, hoy en día esta situación ha cambiado completamente, ya que prácticamente todo el software de grabación disponible funciona bajo Windows 3.x, Windows 95 o Windows NT.

Equipo necesario para grabar discos

Prácticamente todas las grabadoras que existen se conectan a bus SCSI, por lo que es imprescindible que el ordenador que se vaya a utilizar para grabar discos disponga de una controladora de este tipo. A ser posible se utilizará una tarjeta SCSI que se conecte al bus PCI, ya que debido a la mayor velocidad de este bus el procesador del ordenador dispondrá de mayor tiempo libre para dedicarlo a otras tareas. Las tarjetas Adaptec para bus PCI, la 2940 por ejemplo, es una buena opción, si bien existen muchos otros fabricantes (QLogic, Future Domain, BusLogic, Initio, Symbios, Western Digital, etc.) que disponen de tarjetas SCSI para bus PCI que pueden ser igualmente adecuadas para esta aplicación.

Otro punto importante es el soporte que se va a utilizar para almacenar las imágenes de los discos compactos que vamos a grabar. Para esta función necesitaremos un disco duro de elevada capacidad, alta velocidad de transferencia y que no requiera recalibración térmica. Los usuarios de Windows 95, si van a utilizar un disco duro para bus IDE, deben tener en cuenta que si el disco tiene más de 2 GB deberán particionarlo ya que la primera versión de este sistema operativo no reconoce particiones de más de 2 GB (la versión denominada OSR2 carece de este problema). También es conveniente asegurarse de que las controladoras IDE del ordenador soportan bus master, ya que mediante este tipo de funcionamiento la propia controladora se encarga de realizar las transferencias de datos desde la memoria del PC al dispositivo IDE (los conjuntos de chips de Intel 430FX, 430MX, 430HX, 430VX, 430TX y 440FX disponen de esta característica, encontrándose también disponible en los chipset de algunos otros fabricantes). Los usuarios con más posibilidades económicas pueden recurrir a discos duros Fast SCSI-2 o Wide SCSI sin recalibración térmica (para usar este tipo de discos es necesario disponer de una controladora Wide SCSI), los cuales proporcionan tiempos de acceso muy bajos y velocidades de transferencia muy elevadas. Fabricantes como Seagate o Micropolis, por nombrar algunos, disponen de discos duros de este tipo.

Es muy conveniente que el ordenador cuente con una buena cantidad de memoria RAM (al menos 32 MB) y que ésta sea de alta velocidad (EDO RAM o, si es posible, SDRAM). Hay que tener en cuenta que muchos programas de grabación de CD, al inicializarse, solicitan al sistema operativo gran parte de la memoria física disponible. Durante la grabación del disco dicha memoria se utiliza como buffer, en el cual se van almacenando los datos que posteriormente serán enviados a la grabadora. Mediante este sistema se intenta minimizar la posibilidad de que el buffer de la grabadora quede vacío, lo cual haría que se detuviese la grabación y que perdiesemos un disco CD-R.

Si vamos a realizar copias de discos CD-ROM lo más conveniente es contar con una unidad lectora para bus SCSI, ya que varios programas de grabación soportan el copiado directo de discos (sin realizar imagen previa alguna) siempre y cuando el disco de origen se encuentre en un dispositivo SCSI.

En general no debe existir en la configuración del ordenador ningún componente que pueda consumir un excesivo tiempo de procesador o que requiera la atención exclusiva de dicho elemento. Por lo tanto será necesario equipar al ordenador con una tarjeta gráfica razonablemente rápida (existen modelos muy económicos con 2 MB de memoria de vídeo que pueden ser adecuados). También hay que ser cauto con las tarjetas de red local, ya que si tenemos compartido algún recurso y algún otro usuario intente acceder a dicho recurso puede provocar el fallo de la grabación. En general sería conveniente no estar conectado a red alguna aunque el adaptador de red esté instalado.

Formatos de discos

Actualmente hay definidos varios formatos para los discos compactos, habiendo sido creados prácticamente todos ellos por las multinacionales Philips y Sony. Para el almacenamiento de datos, es decir, para los CD-ROM que todos conocemos se creó el llamado Libro amarillo en el cual se define el formato de este tipo de discos.

Para la distribución de audio en los compactos musicales se creó la especificación definida en el Libro rojo. Posteriormente Philips desarrolló un sistema doméstico, denominado CDi, que es capaz de ejecutar aplicaciones desarrolladas específicamente para este sistema y que también soporta la reproducción de vídeo en formato MPEG-1. La especificación de los discos CDi se recoje en el Libro verde. Ya que muchas unidades CD-ROM de ordenadores PC no soportaban el formato CDi encargado de almacenar películas MPEG-1, se creó la especificación VideoCD, la cual está definida en el Libro blanco.

Hace relativamente poco tiempo apareció la especificación CD Plus, la cual hace posible almacenar en un disco compacto, además de canciones, fotos de los intérpretes, las letras de los temas, etc. Este formato está contenido en el llamado Libro azul.

Para crear discos de datos, es decir, los CD-ROM convencionales, se definió un formato de archivos, que se apoya en la especificación del Libro amarillo, denominado ISO-9660. Este formato es el utilizado en prácticamente todos los CD-ROM que se comercializan en la actualidad. Sin embargo este formato tenía serias limitaciones en lo referente a la longitud de los nombres de los archivos, ya que usa el formato de ocho caracteres para el nombre del fichero y tres para la extensión. Para subsanar este problema se creó la especificación Joliet, la cual ofrece la posibilidad de grabar ficheros con nombres largos.

¿Cómo hemos evaluado?

De los programas que se analizan sólo se comparan entre sí tres de ellos: EasyCD Pro 95, Gear CD 4 y WinOnCD ToGo. Las aplicaciones restantes están especializadas en alguna función concreta, ya sea gestionar las nuevas unidades RW (re-escribibles) o en realizar copias de discos compactos (como es el caso de Gear Replicator).

Las características que hemos tenido en cuenta han sido las siguientes:

Facilidad de uso. Debido a la bajada de precios que se está produciendo en el mercado de las unidades CD-R, este tipo de productos se encuentra al alcance de prácticamente cualquier usuario, por lo que sería recomendable contar con un software que guíe al usuario, de una forma lo más intuitiva posible, a lo largo de todo el proceso de grabación de un CD.

Utilidad. Bajo este epígrafe se evalúan las características técnicas del programa como, por ejemplo, los formatos soportados o si es posible imprimir carátulas para discos desde el mismo programa.

Documentación. Sobre todo se tiene en cuenta si los manuales y el sof

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información