| Artículos | 01 MAY 2011

Snapdragon: el corazón que impulsa los dispositivos móviles

Tags: Histórico
Más de 130 dispositivos, entre teléfonos, tablets y smartphones, saldrán al mercado con este chipset próximamente
Daniel Comino.
Desde hace un par de años ha crecido exponencialmente en el mercado de los dispositivos móviles, gracias a su flexibilidad y su capacidad de integración con múltiples plataformas. Desde entonces, fabricantes como HTC, RIM, HP, Lenovo, Asus, Samsung, LG o Sony Ericsson, entre otros, aprovechan las capacidades de este conjunto de chips encaminados a desarrollar el máximo potencial en rendimiento, en gráficos y en comunicaciones. A continuación nos adentramos en las peculiaridades de Snapdragon y desvelamos los planes de futuro, que pasan por el primer chip de cuatro núcleos de procesamiento para entornos móviles.

Al contrario de lo que ocurría hace unos años, el mercado móvil actual se encuentra en un momento de madurez y sincronía que propicia numerosas oportunidades, lo que implica que todos los elementos que lo componen avanzan de la mano y permite un gran desarrollo a todos los niveles.
Concretamente, desde el punto de vista de los dispositivos, encontramos una gran variedad en los diseños (desde terminales táctiles con cámara de fotos para la entrada de gama hasta los smartphones con doble núcleo de procesamiento y grandes capacidades de conexión, pasando por otros dispositivos, como puedan ser tablets, netbooks o cualquier equipo que nos permita acceder a contenido que tengamos en cualquier lugar remoto). Por otra parte, en lo que se refiere a las redes de comunicación inalámbricas, estamos asistiendo a un momento de transición entre las infraestructuras de tercera generación a lo que se denomina cuarta generación, conocido como LTE, y que proporcionará velocidades de hasta 150 MB/s de bajada.
Por último, los avances en potencia y dispositivos unidos a las mejoras en los sistemas de acceso a los datos confluyen en mayores posibilidades en lo que al desarrollo de aplicaciones se refiere. En este sentido, el gran potencial que supone el mercado de las aplicaciones posibilita un desarrollo hasta ahora desconocido, pero que supondrá una importantísima oportunidad para la industria, tanto a nivel de creación de nuevas interfaces como en la distribución de contenidos audiovisuales y de ocio. De hecho, la consultora Gartner estima que, hasta el próximo año 2014, el mercado de las aplicaciones y juegos para dispositivos de tipo smartphone se incrementará un 226 por ciento, lo que supone un negocio muy lucrativo para todos los actores que intervienen en él.
Con todos estos mimbres, el mercado de los chips para dispositivos móviles es uno de los más competitivos, ya que cada vez existen soluciones más sofisticadas que permiten a integradores como HTC, HP o RIM crear cada vez productos más delgados, con mayores prestaciones y con diseños realmente atractivos. En este mercado asoma concretamente un chip que se está haciendo un hueco cada vez más importante dentro del entorno de los dispositivos móviles. Se trata de Snapdragon, una familia de chipsets creada por Qualcomm, que está presente dentro de muchos de los desarrollos más conocidos mundialmente.
Concretamente, este procesador se presenta como un conjunto de chips encapsulados en una única pieza que ofrece capacidad para realizar numerosas funcionalidades (básicamente procesador, o CPU, sistema gráfico, o GPU y plataforma de comunicaciones inalámbricas, como GPS o módem inalámbrico). Su principal finalidad es mejorar el rendimiento de los dispositivos mientras que optimiza el consumo energético, todo ello asegurando un entorno de comunicaciones compatible en cualquier tipo de entorno. En este sentido, su principal finalidad no es competir de forma individual por cada una de las funcionalidades que incluye, sino que el producto final, de forma global, otorgue un gran número de ventajas, entre las que se encuentran la reducción del precio del chip (gracias a que está fabricando bajo los principios de la economía de escala), una reducción en el tamaño total del chip a integrar y menor tiempo en la disponibilidad para los integradores (time to market). Estas ventajas convierten a Snapdragon en una plataforma accesible y flexible para su integración en múltiples y variados factores de forma (terminales en la entrada de gama, smartphones con grandes capacidades de potencia, multimedia y conectividad e incluso dispositivos portátiles de gran pantalla, como portátiles, convertibles o tabletas, por ejemplo).

Los inicios de Snapdragon
Ya desde su debut, Snapdragon supuso un antes y un después en el mercado de los chips para dispositivos móviles, ya que la primera versión de esta plataforma contenía el primer procesador de 1 GHz con un núcleo (concretamente estaba en el Toshiba TG01) basado en la tecnología de fabricación de 65 nanómetros. Además de la CPU, este Snapdragon contenía un apartado específico para manejar los gráficos (Adreno 200), así como conectividad WiFi, Bluetooth, modem 3G integrado, soporte para redes GSM, GPRS, EDGE y HSPA, así como compatibilidad con sistemas GPS tradicional y GPS Asistido.
En cuanto al apartado multimedia era capaz de reproducir vídeo en alta definición (hasta 720 puntos a 30 frames por segundo) en pantallas con resolución de hasta 1.280 x 720 puntos por pulgada (WXGA). Asimismo contaba con un amplio abanico de códec, tanto de audio (AAC+, eAAC+, AMR, FR, EFR, HR, WB-AMR, G.729a, G.711, AAC stereo encode) como de vídeo (MPEG-4, H.264, H.263, VC-1, Sorenson Spark, VP6).
La siguiente evolución de Snapdragon supuso una vuelta de tuerca en cuanto a la tecnología de fabricación, que llegó hasta los 45 nanómetros, y que trajo consigo dos avances fundamentales que pudieron verse en uno de los dispositivos más llamativos de esta generación, el Sony Ericsson Xperia Play, un terminal específicamente diseñado para un usuario más interesado en los juegos y el ocio. Volviendo a los avances, a nivel de procesamiento, permitió lanzar el primer procesador de un núcleo de hasta 1,4 GHz. En este caso, además de la potencia de procesamiento, incluía la versión Adreno 205 de gráficos (el doble de potente que Adreno 200), con capacidad para ejecutar contenido 3D, tanto a nivel de juegos como en lo que se refiere a mapas y navegación, soporte Flash 10 y WebGL para asegurar la compatibilidad a nivel de navegación web. En el apartado multimedia incorpora la misma funcionalidad que la primera generación, pero en esta ocasión la resolución se queda en 1.024 x 768 puntos por pulgada. Sin embargo, añade DivX 3.11 a los códec de vídeo compatibles y sonido envolvente Dolby Surround 5.1, además de soporte para gestión de cámara dual (para videoconferencia).
En lo que se refiere a la conectividad añade soporte para redes HSPA+ (hasta 14 Mbps de descarga y 5,76 Mbps de subida), además de soporte para entornos FM.
Por último, esta generación ya incluía capacidades de seguridad en el propio chip, entre las que se incluye protección a nivel de almacenamiento, comprobación de inconsistencias en el arranque, en el sistema de ficheros y sistemas de reproducción compatible con el entorno DRM.

Tercera generación (actual)
Actualmente, la generación de Qualcomm que se está distribuyendo a fabricantes de terminales e integradores es una evolución de la segunda generación que vimos previamente. En este caso, aunque sigue en los 45 nanómetros en cuanto a tecnología de fabricación, sí cabe destacar varias mejoras. En primer lugar, incorpora el primer procesado

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información