| Artículos | 01 MAY 2010

Sitios web accesibles para todos

Tags: Histórico
Gonzalo Álvarez.
Muchas personas con deficiencias visuales, auditivas, motrices o cognitivas se encuentran limitadas a la hora de navegar por Internet, hasta el extremo de no poder visitar muchos sitios web. Con un mínimo esfuerzo, siguiendo una serie de directrices marcadas por el W3C y universalmente aceptadas, los sitios web pueden eliminar barreras de accesibilidad, de manera que nadie se vea obligado a renunciar a sus contenidos.

Se tiende a creer que el problema de la accesibilidad se circunscribe a las aceras y escaleras, autobuses y aparcamientos. Se olvida que la web también constituye un espacio público de encuentro cultural y profesional al que tristemente millones de ciudadanos (cerca del 9 por ciento de la población española) no pueden acceder en igualdad de condiciones que el resto de internautas. Las discapacidades visuales, motrices, auditivas o cognitivas pueden limitar la experiencia de usuario hasta el extremo de impedir la navegación por un sitio web diseñado sin la accesibilidad como objetivo. Esta exclusión motivada por la falta de accesibilidad agrava aún más el problema de la brecha digital por añadir a los discapacitados al grupo de los infoexcluidos, con independencia de su nivel económico o área geográfica. Estos datos son aún más preocupantes si se tiene en cuenta que para muchos de ellos Internet constituye el único medio, o el más viable, para realizar ciertas tareas o actividades que resultarían mucho más costosas o imposibles en persona, debido precisamente a su discapacidad.
Por consiguiente, está claro que si se quiere crear una Sociedad de la Información sin exclusiones de ningún tipo, en la que todos los ciudadanos puedan participar en igualdad de condiciones, la accesibilidad web debe constituir una prioridad para toda empresa y organismo que ofrezca contenidos en Internet. Los beneficios serán no solamente sociales en cuanto a la integración de colectivos tradicionalmente marginados, sino también ventajosos para el propio sitio web, ya que atraerá más visitas, aunque parezca paradójico reducirá los costes de desarrollo y mantenimiento, mejorará la indexación en buscadores, acortará el tiempo de carga de las páginas, en suma, mejorará la usabilidad y el acceso en general. En definitiva, una mejora de la calidad de la web en la que todos ganan.
En palabras de Steven Pemberton, del W3C: “Tu usuario más importante es ciego. La mitad de las visitas a tu sitio provienen de Google y Google sólo ve lo que un ciego puede ver. Si tu sitio no es accesible, tendrás menos visitas. Fin de la historia”.

Limitaciones a la hora de acceder a un sitio web
Para aprender a crear sitios web accesibles, previamente es necesario comprender a qué tipo de problemas se enfrentan las personas con discapacidad. Las limitaciones en la accesibilidad a los sitios web se agrupan típicamente en cuatro categorías:
Visuales: En sus distintos grados, desde la visión reducida hasta la ceguera total, además de problemas para distinguir colores (daltonismo).
Motrices: Dificultad o imposibilidad de usar las manos, debido a temblores, lentitud muscular, etc., causados por enfermedades como el Parkinson, distrofia muscular, parálisis cerebral, amputaciones, etc., los cuales les impiden utilizar los periféricos de entrada típicos: ratón y teclado.
Auditivas: Sordera o deficiencias auditivas (hipoacusia). Se trata de una limitación con un impacto mucho menor, ya que son muy infrecuentes las interfaces de acceso exclusivamente sonoros.
Cognitivas y de lenguaje: Dificultades de aprendizaje como dislexia o discalculia o discapacidades cognitivas que afecten a la memoria, la atención, las habilidades lógicas, etc., lo que produce problemas en el uso del lenguaje, la lectura, la percepción, etc.
A las discapacidades propiamente dichas, habría que sumar contextos de uso, tecnológicos o ambientales, que producen limitaciones de acceso similares en usuarios sin ningún tipo de deficiencia, por ejemplo, por un exceso de ruido ambiental, entornos llenos de humo, pantallas excesivamente pequeñas, indumentaria que reduce la movilidad, etc. Por lo tanto, los sitios web accesibles no sólo benefician a los discapacitados sino a colectivos mucho más amplios.

Qué es la accesibilidad web
La accesibilidad web puede definirse como la posibilidad de que un producto o servicio web pueda ser accedido y usado satisfactoriamente por el mayor número posible de personas, con independencia de las limitaciones propias del individuo o de las derivadas del contexto de uso. Esta cualidad está íntimamente relacionada con la usabilidad, en el sentido de que una web accesible es también más usable, beneficiando así a todo tipo de usuarios, incluidos colectivos de la tercera edad, extranjeros sin dominio de la lengua, personas inexpertas o inseguras ante las nuevas tecnologías o bien dotadas de medios de acceso anticuados o insuficientes.
Para que una web sea accesible pueden aplicarse los mismos principios de Diseño Universal o Diseño para Todos que guían el diseño de productos, edificios, servicios y entornos para que resulten más sencillos de usar por todas las personas y sin esfuerzo alguno. Estos siete principios fueron propuestos por un conjunto de diseñadores y arquitectos del Centro para el Diseño Universal de la NC State University de EEUU:
1. Igualdad de uso: El diseño debe ser fácil de usar y adecuado para todas las personas independientemente de sus capacidades y habilidades.
2. Flexibilidad: El diseño debe poder adecuarse a un amplio rango de preferencias y habilidades individuales.
3. Simple e intuitivo: El diseño debe ser fácil de entender independientemente de la experiencia, los conocimientos, las habilidades o el nivel de concentración del usuario.
4. Información fácil de percibir: El diseño debe ser capaz de intercambiar información con usuario, independientemente de las condiciones ambientales o las capacidades sensoriales del mismo.
5. Tolerante a errores: El diseño debe minimizar las acciones accidentales o fortuitas que puedan tener consecuencias fatales o no deseadas.
6. Escaso esfuerzo físico: El diseño debe poder ser usado eficazmente y con el mínimo esfuerzo posible.
7. Dimensiones apropiadas: Los tamaños y espacios deben ser apropiados para el alcance, manipulación y uso por parte del usuario, independientemente de su tamaño, posición, y movilidad.

Cómo crear sitios web accesibles
La accesibilidad es una característica que debe incorporarse a los sitios web ya desde la fase de diseño, puesto que resulta mucho más económico y eficiente crear desde cero con la accesibilidad en mente que intentar transformar en accesible un sitio que dista de serlo. En realidad, cualquier sitio web que siga los principios básicos de usabilidad ya tiene medio camino recorrido. De hecho, tal y como se describe en el recuadro Beneficios de la accesibilidad web, los sitios web accesibles son más fáciles de crear y mantener y mejoran la experiencia de todos los usuarios. A la hora de construir un sitio web accesible es necesario seguir una serie de pasos básicos.
En primer lugar, se debe crear el contenido y definir su estructuración. Sobre dicho contenido habría que identificar los elementos de estructura básicos, tales como encabezados, listas, párrafos, tablas de datos, etc. Los elementos estructurales añaden valor semántico a los contenidos y nunca deben utilizarse para

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información