| Artículos | 01 JUN 1998

Sistemas de Información Geográfica (GIS)

Tags: Histórico
E.S.R.I ArcView 3.0, MapInfo 4.5, Autodesk World 1.0, Microstation Geographics 5.5 e Intergraph Geomedia 2.0
David Rodríguez y Joaquín Espiñeira.
Las aplicaciones prácticas de los Sistemas de Información Geográfica son innumerables y han causado una verdadera revolución en países como EEUU. Lenta pero imparablemente, también se comienzan a introducir en el mercado español. Topógrafos, ingenieros, compañías de benchmarking, mesajerías, etc, son los potenciales clientes de este tipo de aplicaciones.

Hace tan sólo unos años el software GIS comenzaba su andadura como un sistema de información original y sencillo en su concepción, a la vez que revolucionario: una simple herramienta a modo de híbrido entre una aplicación de dibujo y una base de datos, ambos de lo más tradicional.
La idea básica del nuevo sistema era poder asociar información de diversa índole, dependiendo del problema a tratar, a cualquier elemento o suceso del mundo real representable geográficamente. ¿Por qué motivo desarrollar un sistema con esta curiosa característica? Deténgase a pensar por un momento sobre el particular y descubrirá que muchas de las decisiones que tomamos día a día, al igual que otras que afectan a nuestro entorno, están dictadas o influenciadas por algún factor representable geográficamente. Un GIS está constituido por objetos que pueden ser representados geográfica o espacialmente, es decir, pueden ser situados en un plano. La naturaleza de dichos objetos es diversa: suele estar asociada a algo físico, cultural, económico, etc. Se utilizan símbolos, colores y tipos de líneas para representar las diferentes características espaciales en un mapa bidimensional. La información, por el contrario, no tiene por qué ser espacial. Cualquier base de datos, sea cual sea su tamaño y su tecnología es en principio apta para trabajar con él. De hecho, el GIS no suele almacenar la información, sino que debe complementarse con máquinas de base de datos externas, que pueden ser desde grandes servidores de datos (Informix, Oracle, DB2, SQL Server, ...) hasta pequeños sistemas basados en MS Access o simples ficheros dBase. Veamos un ejemplo. Con una base de datos podemos hacer consultas como “lista todos los elementos que tengan como referencia Madrid”. Con un GIS, podemos hacer consultas como “lista todos los elementos que se encuentren incluidos en un radio de 20 Km. del centro de Madrid”. Sin embargo, un mapa dinámico donde los elementos son representados y consultados es necesario, pero no es suficiente para formar un GIS, dado que el mismo resultado bien pudiera ser obtenido con un programa de dibujo típico que tuviera conexiones externas a una base de datos. Cuando, además de asociar la información, consigamos realizar operaciones entre los diferentes elementos geográficos y sus características temáticas, crear una topología específica así como sus respectivas operaciones de análisis y dotemos al sistema de poderosas herramientas, estaremos ante un GIS.
Formalmente, definimos un GIS como un sistema informático de hardware, software, datos geográficos espaciales, información descriptiva de los elementos geográficos para la consulta, mantenimiento, análisis y edición de información geográficamente referenciada.
Una vez montado el GIS, la importancia del mismo radica en las herramientas de análisis que proporciona. No se trata de dibujar simples mapas ,sino que se va mucho más allá. Las consultas pueden ser tanto guiadas por los datos como por los gráficos. Las de datos permiten la generación de mapas cartográficos específicos. Las consultas gráficas proporcionan búsquedas selectivas espaciales, retornando los datos asociados. Todas las operaciones para recibir, resumir, mostrar selectivamente y analizar tanto, datos alfanuméricos como gráficos, forman parte de la funcionalidad básica de un GIS.

¿Para qué sirve un GIS?
Tradicionalmente, los usuarios finales de los GIS siempre han sido los gestores de servicios públicos. En efecto, el abastecimiento de agua, electricidad, gas, alcantarillado y teléfono son habitual objeto de análisis. Tanto cuestiones de mantenimiento como pronósticos de demandas debidas a nuevas construcciones o interrupciones de servicios existentes, son consultas típicas de GIS. Otro objetivo de los ayuntamientos es el mantenimiento de la cartografía catastral, donde se almacenan tanto propiedades como propietarios, con fines informativos o recaudatorios.
Los gobiernos, utilizan los GIS de muy diversas maneras. Los recursos naturales, por ejemplo, como pueden ser los agrícolas y forestales, son inventariados y gestionados con gran facilidad. Los planes de Emergencias (bomberos, servicios médicos, policía, protección civil, etc.) precisan de cálculos de rutas óptimas reales que deben ser planificadas. El estado de las carreteras, sus obras, accidentes, meteorología, atascos, etc. son una preocupación permanente que sin un GIS, sería imposible de coordinar. Incluso las fuerzas de seguridad del Estado, en la lucha contra el crimen, desean obtener mapas donde se producen los delitos y ver la evolución de los mismos (consulte el recuadro incluido en este artículo).
La toma de decisiones es el elemento primordial: ¿dónde ubicar un centro de ambulancias?. Distribución de población, accesos viarios, proximidad a hospitales u otros centros son el tipo de análisis que puede realizar un GIS de forma automática. Aunque podríamos continuar con la lista de aplicaciones públicas, haciéndola interminable, podría parecer que sólo ellos se benefician de estos sistemas. Nada más lejos de la realidad. Es en el ámbito privado donde debería tener más incidencia. Sin embargo, por razones de coste en algunos casos, y de falta de información en otros, la empresa privada apenas emplea estos servicios.
Los GIS pueden y deben ser empleados en la indagación sobre la distribución de la población y sus hábitos de consumo. La base de datos unida a la información geográfica resulta indispensable para planificar una adecuada campaña de marketing (GeoMarketing) o el envío de correo promocional. Adicionalmente, se podrían diseñar rutas a seguir por comerciales o distribuidores con el fin de alcanzar el máximo número de clientes, en el menor tiempo posible, y con el menor coste. Cualquier tienda perteneciente a una cadena o bien un centro comercial necesita saber cuál es el mejor sitio para su ubicación. Es algo parecido al ejemplo del centro de ambulancias, pero esta vez el análisis se basará en factores comerciales y clientes potenciales.
Bancos y Cajas son unos buenos usuarios de GIS, ya que necesitan ubicar a sus clientes y planificar tanto sus campañas como la apertura de nuevas oficinas, incluyendo información sobre las sucursales de la competencia. Y hablando de campañas, ¿qué herramienta mejor para los partidos políticos, en la cual pueden saber dónde están sus votantes?. Otro de los puntos fuertes de un GIS, entra dentro de lo que se conoce como análisis de redes, todo lo que se puede representar como una red se puede analizar mediante herramientas GIS. La aplicación más conocida puede que sea la de obtención de rutas optimas para el reparto de mercancías, transporte escolar, transporte regular de pasajeros y el seguimiento de flotas de vehículos (instalando dispositivos GPS que nos proporcionen la localización del vehículo a petición del centro d

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información