| Artículos | 01 DIC 2002

SIMO 2002: aguantando el tirón

Tags: Histórico
La feria ha conseguido repetir las cifras de asistencia de ediciones anteriores
Javier Pulido y Santiago Carro.
Del 5 al 10 de noviembre de 2002 se ha celebrado en el Parque Ferial Juan Carlos I una de las ferias tecnológicas más importantes del mundo a nivel de asistencia. A pesar del ambiente de crisis y la escasez de novedades, el saldo del evento puede considerarse como moderadamente positivo.

“Somos lo que somos porque hemos sido capaces de arriesgar y no de conservar.” Con estas palabras del presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, se inauguraba la 42 edición de SIMO TCI, la feria tecnológica más importante de España. A nadie se le escapa a estas alturas que este año el sector de Tecnologías de la Información en España ha pasado una auténtica travesía del desierto en lo que a cifras y resultados se refiere. Por ello, este SIMO se ha mirado con lupa, esperando signos de reacción esperanzadores.
Lo cierto es que, si la feria actúa como termómetro de la situación del sector, cabe decir que la austeridad en los presupuestos empresariales se ha hecho sentir, y de qué manera, en los stands de la feria. Un recorrido por los pabellones del evento mostraba una feria desprovista de las alharacas de años previos.
Sin embargo, más allá de impresiones a primera vista, el grado de acogida de SIMO se mide tradicionalmente por dos factores: el público y los expositores. Empezando por estos últimos, cabe decir que los fabricantes que contaban con stand se muestran moderadamente satisfechos de su participación en el evento. Según la encuesta de satisfacción que cada año realiza el semanario de IDG ComputerWorld entre los expositores, la satisfacción global sobre la feria es de siete puntos sobre diez, lo que supone un ligero aumento del 0,6 respecto a SIMO 2001, pero continúa por debajo de los porcentajes de hace dos años. Lo que sí ha bajado es el nivel de satisfacción con la organización del certamen, que se sitúa en un 78% (cuatro puntos menos que en la pasada edición). En esta edición, el número de expositores ha decrecido ligeramente. En total, fueron 806 frente a los 853 expositores del año pasado, mientras que la superficie de exhibición, más de 60.000 metros cuadrados, se ha mantenido prácticamente igual que en SIMO 2001.
La reducción de costes que experimentan las empresas tecnológicas y de comunicaciones evita la sorpresa al conocer que solamente un 53% de los expositores ha manifestado su deseo de volver a SIMO en la edición de 2003, un descenso del 14% frente a la misma pregunta planteada en ediciones anteriores. Un 41% de los expositores, no obstante, tiene dudas. Si la feria sirve, entre otras cosas, como escaparate de novedades, no debería extrañar esta actitud cautelosa. En SIMO 2002 se han echado de menos los nuevos contenidos, pero la propia dinámica del mercado, que se espera más fuerte para la segunda mitad del año que viene, llevará consigo una mayor inversión en tecnología, y en consecuencia un catálogo más abundante de novedades que mostrar en la feria en las ediciones venideras.
Y es que el vaso puede verse medio lleno o medio vacío. Frente a la ausencia de grandes nombres como Sun Microsystems o AMD, numerosas empresas jóvenes han acudido por primera vez a la feria para darse a conocer. Frente a los malos augurios, SIMO ha sido capaz de mantener sus nueve pabellones y una empresa como HP ha ocupado uno entero con toda su gama de productos. En general, la tónica en SIMO ha sido la de apostar por realidades concretas y prácticas en vez de prometer lo imposible, lo que, de paso, ha traído buenas noticias para esta casa. El libro PC World Práctico, elaborado por el equipo de la revista, tuvo una excelente acogida, agotándose la edición.
Si de lo que se trataba era de campear el temporal de la crisis, entonces puede decirse que SIMO ha cumplido merecidamente. Es injusto pretender que las cifras de asistencia doblen las de años anteriores, cuando el propio mercado no está para esas alegrías. Según las cifras de asistencia provisionales proporcionadas por el director de la Feria de Madrid (IFEMA), Santiago Quiroga, 260.000 visitantes acudieron a SIMO, unas cifras prácticamente similares a las de la edición de 2001. No obstante, en estos números no se especifica cuántos de estos visitantes fueron profesionales y cuántos estudiantes y usuarios finales. Aunque Quiroga insiste en la “profesionalización de la feria”, cientos de chavales esperaban su sitio pacientemente para jugar con la Xbox y con PlayStation 2, mientras que un público preferentemente universitario disfrutaba de las últimas novedades en imagen y sonido.

Once años de Macworld Expo
Además del tradicional stand de IDG, ubicado entre los pabellones 1 y 3, SIMO ha vuelto a contar, por undécima vez, con la feria Macworld Expo, organizada por la división de ferias de IDG, SIMO TCI y con la colaboración de Apple Computers. El área Mac de SIMO contó una superficie de 3.000 metros cuadrados, diferenciados del resto de la feria. El gran reclamo fue el nuevo sistema operativo de Macintosh, Mac OS X Jaguar, que cuenta con prestaciones para compartir recursos en red y una nueva interfaz gráfica. El espacio de exposición de Apple constó de tres áreas: vídeo digital, fotografía y música, en las que se pudieron manipular equipos iMac, eMac y Power Mac G4, dotados de videocámaras digitales, iMovie y Final Cut pro 3. Adobe, por su parte, habilitó dos zonas –vídeo digital y Cross Media-, para mostrar el uso de programas como Premiere 6.5, GoLive 6.0 o After Effects 5.5.

Presentación del Tablet PC
La consigna de los fabricantes de equipos durante SIMO TCI 2002 se podría definir como “mejor cuanto más pequeño”. Y es que la estrella de la Feria no fueron los servidores, ni los equipos de sobremesa, sino un nuevo dispositivo que dará mucho que hablar en los próximos años: el Tablet PC.
En SIMO se presentaron modelos de diversos fabricantes, como el Tablet PC V1100 de ViewSonic, que incluye un procesador Pentium III a 866 MHz y solución integrada de 802.1b. Como en el resto de Tablet PC, se trata básicamente de un ordenador portátil cuya pantalla se puede plegar y apoyar sobre la superficie del equipo para escribir en ella con un stylus. No estará disponible hasta 2003. Tampoco lo está, de momento, el Tablet PC de Fujitsu Siemens, un dispositivo de 22 por 30 centímetros que cuenta con procesador Mobile Intel Pentium III a 800 MHz. Una de sus novedades es que dispone de disco duro montado sobre basculantes para que no se pierdan los datos cuando se usa en movimiento. Sí está disponible Travel Mate C100 de Acer, concretamente a un precio que oscila entre los 2.499 y los 2.999 euros. Con un peso de sólo 1,2 kg, incorpora el software de seguridad Platinum Secret para proteger la integridad de la información almacenada en caso de robo. Por su parte, HP mostró los Compaq Tablet PC TC 100, modelos con disco duro de 60 GB y conectividad WLAN que, de momento, y debido a su alto precio (2.300 euros), serán en principio adoptado por los mercados corporativos y verticales.

Mundo portátil
La prueba de que nos movemos en un sector frenético es que, al tiempo que se presentaban los Tablet PC en SIMO, Gartner vaticinaba que durante 2003 los Tablet PC sólo supondrán un 1,2% del mercado de portátiles. Ello es debido a su elevado precio, y a la falta de soporte de aplicaciones. Según Helena Herrero, directora general de sistemas personales de H

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información