| Artículos | 01 FEB 2000

Seiko CD-2000

Tags: Histórico
Impresora de CD y tarjetas
Oscar G. Peinado.
Uno de los periféricos que más éxito ha tenido en los últimos tiempos ha sido la grabadora de CD. Con la bajada de precios tanto de las grabadoras como de los discos vírgenes, se han convertido en un dispositivo muy popular con el que cada usuario se hace sus propios discos. El problema es el pobre aspecto final pues, en el mejor de los casos se imprime un adhesivo circular que se pega sobre el disco o, lo que es peor y más común, se escriben con bolígrafo o rotulador. La impresora que hoy probamos acaba con este problema, y tiene una gran probabilidad de convertirse en el nuevo periférico de moda. Se trata de un equipo de inyección de tinta de pequeño formato, y cuya peculiaridad radica en que es capaz de imprimir directamente sobre la superficie de los CD. Pero no sólo en CD, pues entonces no sería una buena inversión. Está máquina también trabaja con cualquier papel normal o fotográfico, dando una calidad muy buena. Además, mediante un juego de adaptadores opcionales (2.467 PTA, 150,57 euros) puede imprimir en tarjetas de plástico, como las utilizadas en sistemas de control de acceso o las de identificación en eventos públicos. Las tarjetas más simples de plástico blanco cuestan 170 PTA cada una, y son en realidad un soporte de plástico sobre el que se adhiere fuertemente un grueso papel satinado en el que se puede imprimir. También se incluye un adaptador para CD single y para tarjetas VIP (tarjetas CD). Sin embargo el adaptador de tarjetas de plástico que probamos no estaba bien centrado, quedando inclinado ligeramente (menos de un grado) lo que dificulta su perfecto uso con las plantillas de Corel Draw entregadas. Aún así, no es difícil encontrar el ajuste correcto tras unas breves pruebas.
La impresora utiliza la conocida tecnología de Epson (no en vano pertenecen al mismo grupo empresarial), ofreciendo una resolución máxima de 720 x 720 puntos por pulgada. Dispone de dos cartuchos de tinta convencionales, uno para el negro y otro que agrupa los tres colores básicos, quedando separados los depósitos de los inyectores. La capacidad del negro es de 540 páginas A4 de texto a 360 ppp y de 300 páginas de color a la misma resolución y con una cobertura del 5%.
El papel se alimenta desde una bandeja de 100 hojas en la parte posterior, saliendo por una bandeja frontal que se puede plegar cuando no se utiliza. Para imprimir discos hay que poner una guía metálica por detrás, sobre la cual se coloca una bandeja que sujeta el disco. Para imprimir tarjetas o CD se añade sobre esta guía otro adaptador de cartón. Esto permite ampliar la superficie para que los rodillos de la impresora tengan algún sitio por donde sujetar algo tan pequeño como una tarjeta. Evidentemente el paso por la impresora es completamente plano, por lo que el CD no corre riesgo de estropearse al ser doblado. Tampoco existe ningún problema derivado de la temperatura, pues la tinta está a temperatura ambiente, ni de sufrir rayaduras, al quedar apoyado de forma permanente sobre la bandeja de soporte. El único requisito es utilizar discos de los denominados de superficie “escribible”. Son esos discos de color blanco mate sobre los que cualquier bolígrafo escribe.
Con la impresora se entrega Corel Draw! 4, que junto con una plantilla para este programa nos permitirá imprimir nuestro primer CD en sólo unos minutos. Si el lector prefiere utilizar otro programa tampoco hay demasiado problema, pues en el manual en formato PDF se incluyen las especificaciones de todas las medidas y distancias a las que debe colocarse la mancha del CD para que quede perfectamente centrado.
La calidad ofrecida sobre papel es muy buena, aunque sin llegar al refinamiento de otros modelos más “convencionales”. A cambio tenemos la posibilidad, nada desdeñable, de imprimir discos y tarjetas, donde la calidad se mantiene elevada. El único pequeño inconveniente es que la tinta tarda un poco en secar sobre los discos, siendo fácil que se corra si lo tocamos demasiado pronto. Una vez seca, aún queda con un tacto ligeramente pegajoso durante bastante tiempo, hasta que el secado es completo.
A pesar de la indudable ventaja de imprimir directamente sobre el disco, esto no será posible si su superficie no es adecuada y repele la tinta. Para estos casos se incluye un paquete de etiquetas para CD, con las que, con un poco de cuidado, el resultado puede ser bastante bueno.
El precio de esta máquina es perfectamente asequible, especialmente si la tomamos como alternativa para imprimir tanto en papel como en otros soportes. Únicamente hay que sacrificar un mínimo de calidad para tener la opción extra de imprimir en CD y tarjetas.


Seiko CD-2000 *****
--------------------------
FABRICANTE: Seiko DISTRIBUIDOR: CD World Tel. 902 33 22 66 www.cdworld.es IDIOMA: inglés PVP: 68.725 pesetas (413,05 euros)

oscargp@idg.es

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información