| Artículos | 01 SEP 2000

Se buscan: profesionales en Tecnología de la Información

Tags: Histórico
Santiago Carro.
En un momento de profundos cambios en el sector de la tecnología, las sociedades han de adecuarse a través de reformas estructurales para alcanzar una estabilidad económica. Por esta razón, cuando empresarios y trabajadores hablan de empleo es necesario hacerlo en un nuevo entorno, en un mundo de nuevos servicios.

Las tecnologías de la información han avanzado, proporcionalmente, más en los últimos cinco años que el resto de las industrias en el mismo periodo. A la vista de estos cambios en España se ha creado un nuevo Ministerio, de Ciencia y Tecnología; y el empleo en el área de las Nuevas Tecnologías crece sin parar incidiendo favorablemente en el resto de los sectores.
La carrera por las nuevas tecnologías ha evolucionado, desde hace una década, a un ritmo imparable; pero desde los últimos cinco años, con la aparición de Internet, una revolución en toda regla se ha adueñado de la sociedad, de sus gentes y, por supuesto, de sus trabajos y negocios. Basta echar un vistazo a las fachadas de las empresas para observar que su nombre termina en .com, que les resulta más interesante invertir en CRM y subirse al carro del “business to business” o “business to consumer”. Pero, aunque a día de hoy resulta la apuesta más segura por el futuro del negocio, la velocidad imparable con la que surgen los acontecimientos es un arma de doble filo. Las empresas se ven obligadas a modificar sus estructuras, con unos sistemas informáticos que se quedan obsoletos en poco tiempo; además, la sociedad de la Información avanza a alta velocidad y cuando los pioneros de estos nuevos negocios empiezan a consolidarse, surgen variaciones como el m-commerce (comercio electrónico a través de telefonía móvil).
Por ello, cuando la tecnología avanza cada vez más rápidamente, se hace necesario crear una serie de normas. El secretario de Estado de las Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Baudilio Tomé, dice al respecto : "se ha llegado a un momento en que es necesario consolidar un marco normativo para todas aquellas empresas que se sirven tanto de Internet como del comercio electrónico para sus actividades empresariales". En este sentido, según Tomé, lo más apropiado es "favorecer y fomentar todas las oportunidades relacionadas con las nuevas tecnologías". Sin embargo, y paradójicamente, la falta de personal entregado a este sector crece sin parar. Por ello, José María Cuevas, presidente de la CEOE, comenta que "Europa está retrasada frente a Estados Unidos y Japón", añadiendo que "debemos centrarnos en dos aspectos prioritarios: el retraso tecnológico y la necesaria consolidación de una Europa de la Información".
En la Jornada Nuevos Empleos-Nuevas Tecnologías, celebrada en Madrid el pasado mes de junio, se mostraron distintas alternativas para impulsar los diferentes negocios creados al amparo de la Nueva Economía, pero el hecho crucial es la falta de personal preparado en las nuevas tecnologías, con un déficit considerable de profesionales del sector. Según un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Madrid, el número de personal cualificado deficitario para los próximos tres o cuatro años oscila entre las 70.000 y las 100.000 personas, siendo los más demandados ingenieros de telecomunicaciones e informáticos, ya sean titulados superiores o diplomados. A tenor del mencionado estudio, también hay que señalar que en un plazo no superior a diez años la mitad de la población activa desarrollará un empleo relacionado con la Ciencia de la Información. Este problema, que no afecta en exclusiva a España, llega a otros países como Estados Unidos o Alemania, que han tomado medidas ciertamente drásticas, concediendo visados a profesionales de terceros países para proceder a una rápida incorporación.

Adolescentes muy productivos
El presidente de Microsoft, Steve Ballmer, explicó en la Cumbre la política a seguir por la compañía de Bill Gates para acaparar mentes tan jóvenes como productivas. "En Microsoft se recluta a gente muy joven, entre quince, dieciséis y diecisiete años, por todo el mundo; y, sobre todo, con muchas ganas de trabajar. Nos acercamos a los institutos para observar de cerca las grandes promesas", manifestó un orgulloso Ballmer a pesar del ligero desconcierto surgido entre participantes y público, debido a esta peculiar forma de conseguir capital humano. Sin embargo, en el sector de la informática y las telecomunicaciones, resulta muy difícil hacerse con buenos profesionales. Los estudiantes, antes de finalizar sus estudios ya están trabajando, recibiendo incluso contraofertas por parte de otras empresas. De este modo, ya no vale únicamente un buen sueldo, sino que se necesitan unos incentivos atractivos para fidelizar a los potenciales trabajadores. Ballmer recordó, en clara alusión a su empresa, que "quien participa en las tecnologías de la información puede conseguir grandes avances". Con ello, no solamente se refería al desarrollo de software, sino también a aquellas personas que se encargan de que los ordenadores funcionen siempre correctamente.
Respecto a la labor desarrollada por los técnicos en informática, Ballmer piensa que el auténtico valor de las TI estriba en las operaciones informatizadas así como en una mayor productividad, siendo absolutamente necesario que sean los expertos en las tecnologías de la información quienes se adelanten y tomen la iniciativa. Esta situación, no obstante, no es nada nuevo y, desde hace dos décadas, con la introducción de la tecnología se pueden obtener grandes resultados y beneficios.

Renovarse o morir
A la altura del nuevo milenio, España ya ha superado tanto su retraso histórico como su complejo de inferioridad, donde todo lo extranjero era mejor que los productos nacionales. Ahora, en el campo de las nuevas tecnologías los profesionales españoles, con una alta preparación técnica, encuentran ofertas de trabajo más atractivas fuera de España. Sin embargo, existen otras características comunes al resto de los países europeos y a Estados Unidos. Antonio Cimarro, de Sedisi, vaticina una disminución de esta clase de profesionales, con una sequía de personal cualificado cifrada en cerca de 80.000 puestos sin cubrir. Esta situación es fruto de una reducción, aunque no drástica, en torno a un 3%, del número de titulados en carreras universitarias afines con las nuevas tecnologías, como ingeniería de telecomunicaciones e informática. Si la Universidad atraviesa una baja demanda de estos estudios, no lo tienen mucho mejor las empresas, que ven marcharse a sus empleados al extranjero, con unas ofertas más competitivas y con unos salarios inimaginables en España.
Para dar solución a estos problemas, en la Cumbre se apostó por "atacar" al problema desde la raíz misma, para lo cual se habló de una necesaria "alfabetización informática". Así se persigue, con la mayor brevedad posible, dotar a las escuelas de equipos informáticos y formar a sus profesores en las nuevas tecnologías de la información. Siguiendo en la misma línea, la cuestión podría solucionarse de dos maneras: una de ellas sería ofertar cursos de reciclaje para aquellos profesionales con experiencia en el sector que, por diversas causas,

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información