| Artículos | 01 FEB 2004

Samsung y Philips cierran sus fábricas españolas

Tags: Histórico
Las filiales españolas de Samsung y Philips se han visto obligadas a cerrar sus fábricas, dejando en total más de 550 empleados sin trabajo
La filial española de Samsung ha cerrado su fábrica de Palau Solità y Plegamans (Barcelona) debido a los altos costes de producción que soportaba la matriz surcoreana. El pasado año, Samsung advirtió a la fábrica catalana que tendría que reducir un 50% sus costes si quería seguir contando con los casi 450 empleados que utilizaba para la fabricación de vídeos, televisores de TFT y plasma, decodificadores de satélite, retroproyectores, DVD y teléfonos móviles. La decisión del presidente de la filial española, Sang-Heung Shin, ha sido finalmente trasladar a Eslovaquia la planta de Barcelona. El cierre de la planta afecta a 446 empleados, incluido personal directivo, más otros 250 empleados temporales y subcontratados, y la compañía ha manifestado su intención de recolocar a los trabajadores. Según portavoces de Samsung, varias empresas especializadas en la recolocación laboral de profesionales del sector tecnológico ya han recibido ofertas y demandas procedentes de los hasta ahora empleados de Samsung.
La fábrica española había recibido 3,48 millones de euros en ayudas públicas de la Generalitat desde 1993, como parte de su interés en atraer la inversión multinacional y la generación de empleo. La intención de Samsung era facturar 2 millones de euros en el primer año y 7,5 en 2002, pero esas cifras se quedaron en un millón de euros en 2000. La Generalitat catalana ha lamentado esta decisión, pero estudia la posibilidad de pedir responsabilidades a la compañía coreana. Concretamente, podría exigir la devolución de parte de las subvenciones que hayan recibido las empresas extranjeras decididas a cerrar sus fábricas en Cataluña. Tal es el caso de Philips, que también ha anunciado el cierre de su factoría en La Garriga, con 100 empleados.
La diferencia entre altos costes de fabricación y productividad es la causa aducida por la que Samsung y Philips han cerrado sus fábricas en España. Otras causas las apunta el presidente de ANIEL (Asociación Nacional de Industrias Electrónicas y de Telecomunicaciones), Jesús Banegas, que afirma que “las empresas españolas sufren un déficit de competitividad debido a la falta de flexibilidad laboral, un insuficiente nivel formativo de los trabajadores y la poca innovación”.
Al hilo de los acontecimientos, Nokia también ha anunciado el cierre de su centro de I+D en Cataluña. En este centro actualmente había unos 10 empleados, a quienes la empresa les ha ofrecido la recolocación en otros centros de I+D.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información