| Artículos | 01 SEP 2010

SAI

Tags: Histórico
Protección basada en prevención
Analizamos cinco Sistemas de Alimentación Ininterrumpida con una potencia de 1.000 VA y tecnologías interactiva y on-line doble conversión. Dos tecnologías diferentes que de uno u otro modo pueden encargarse de la seguridad de los equipos informáticos de cualquier pequeña empresa o red profesional.

El apartado de seguridad a nivel de usuario parece haber cuajado en los últimos años en lo que a protección de datos se refiere, así como en las apuestas de seguridad basadas en hardware, como puedan ser cortafuegos y aplican de seguridad que permitan blindar cualquier infraestructura de red frente a accesos externos incontrolados que deseen tomar el control de los equipos.
En la parte de empresa o entornos profesionales, además es necesario contar con soluciones de prevención y protección que impidan que el hardware pueda verse dañado por picos de tensión, o bien, que los sistemas puedan continuar trabajando a pesar de que se produzcan caídas en el fluido eléctrico. Para ello, es necesario adoptar una serie de equipos SAI o UPS, que permitan ofrecer protección a servidores y estaciones de trabajo, de modo que puedan llevar a cabo cierres programados de los sistemas en el caso de que se produzcan fallos de este tipo. Y no sólo eso, sino que en muchas ocasiones, por el tipo de ubicación de la oficina (proximidad a polígonos industriales o zonas específicas), es necesario desplegar sistemas que se encarguen de filtrar la señal y garantizar que el hardware reciba el voltaje y el amperaje apropiado para su correcto funcionamiento.
Así pues, hemos solicitado a los principales fabricantes de sistemas de alimentación ininterrumpida que comercializan sus productos en nuestro país, que nos enviasen las soluciones que consideran más acordes para afrontar este tipo de incidentes por parte de cualquier empresa típica o pequeña oficina con una carga máxima estimada en los 1.000 VA o su equivalente de 800 vatios.
Más allá de la diversidad de formatos, todos ellos minitorre con posibilidad algunos de ellos de ubicarse en el armario rack donde se encuentran los servidores, hemos recibido tres de tecnología Interactiva, y otros dos de ellos basados en la modalidad On-Line de Doble Conversión.
Los modelos de Línea Interactiva comenzaron a desplegarse hace ya algún tiempo en entornos de pequeños negocios o servidores departamentales. Tienen un modo de operación similar a los más básicos conocidos como Standby, pero son más avanzados puesto que monitorizan el voltaje de la red eléctrica y la acondicionan a la carga conectada. Bajo esta topología, el inversor de la batería siempre se encuentra conectado a la salida del SAI, de modo que siempre ofrece su funcionamiento como filtro adicional para evitar el daño a la carga conectada. En su contra, cabe destacar que el inversor requiere de unos milisegundos hasta que entra en acción, con lo que no es muy recomendable para cargas críticas. A su favor tiene que es mucho más económica que la de doble conversión. Este diseño suele implementar un transformador o dispositivo similar, con el fin de permitir la regulación de voltajes de entrada AVR, y así compensar las pequeñas subidas o bajadas de la tensión de entrada que se producen, sin que llegue a activarse el suministro de la batería. Esto permite alargar la vida de las baterías. Como ventajas, proporciona una regulación de voltaje a la salida, pero no permite tratar los valores de frecuencia, ni filtra los armónicos. Su eficiencia es muy baja cuando trabaja con cargas no lineales. Su manejo predomina en equipos con una potencia limitada, como es nuestro caso.
En el caso de los modelos On-line de Doble Conversión, su tecnología consiste en convertir la energía de entrada en corriente directa, y posteriormente, en corriente alterna. De esta forma se recarga el conjunto de baterías y se elimina el ruido que pueda encontrarse en la corriente eléctrica de entrada. Su conversor DC/AC de la etapa inversora genera una forma de onda perfectamente senoidal pura y limpia que asegura el valor nominal de la tensión. Dada la electrónica utilizada, suelen tratarse de SAI voluminosos y más pesados, además de que la electrónica implementada encarece sustancialmente el producto, como veremos en la comparativa.
En la tabla de características es posible apreciar el potencial de cada uno de las tecnologías, desde su potencia y autonomía, hasta la conectividad que ofrecen y el tipo de ampliación que es posible llevar a cabo. De vital importancia resulta el tratamiento de las baterías, ya que tras el período de buen funcionamiento estimado entre los 3 y 5 años, es necesario proceder a su sustitución. En la mayoría de los analizados es posible intervenir directamente y sustituirlas por cuenta propia, sin embargo, la recomendación general es dejarlo en manos de personal cualificado. Quizá en un nivel de entrada este hecho sea más habitual, como suele ser el caso de los modelos interactivos. Los modelos de doble conversión van orientados a entornos más críticos, con lo que lo más habitual es que se contrata algún tipo de servicio de mantenimiento que se encarguen de revisarlos con frecuencia y sustituyan las baterías que dejen de ser operativas.
Como destacamos en los comentarios de cada modelo, son de valorar los que permiten agrupar las conexiones para tratarlas de forma segmentada y poder programar eventos, así como los indicadores LED y la información recogida por las pantallas integradas con el hardware. Más allá de las posibilidades ofrecidas por el hardware, con la recopilación de eventos e históricos, es importante poder consultar la información y el estado de cualquier SAI en un primer instante.


APC Smart UPS rt 1000VA
Frontal con panel LCD y posibilidad de desconectar
rápido la batería durante largos períodos de inactividad
----------------------------------------------------------------------------
La elección de APC para entornos profesionales de 1.000 VA en la que se hace necesario proteger hasta un máximo de 670 vatios reales, como indican las especificaciones del SAI, se corresponde con el modelo Smart-UPS RT1000, un dispositivo de formato mini torre muy manejable, que puede ser ubicado en el suelo o junto a cualquier torre de CPU, para lo que se presenta en color negro oscuro.
El número de entradas de alimentación soportadas ofrece una de las tasas más elevadas con un total de ocho, de tipo IEC-320, cuatro de las cuales ofrecen la posibilidad de filtrado de señal, de tipo IEC-320, pero sin ofrecer cobertura para las líneas de datos englobadas bajo los conectores tipo RJ-11 y RJ-45. La comunicación con el ordenador se realiza mediante el puerto serie USB, algo que es de agradecer, dado que la mayoría de estos modelos vienen preparados para el puerto serie, conexión de la que muchos equipos actuales ya prescinden, exceptuando entornos de servidores o equipos corporativos.
Como ya hemos destacado en anteriores ocasiones, los modelos de SAI APC destacan del resto en que el usuario recibe el producto con las baterías desconectadas del sistema, de modo que se evitan posibles fugas o descargas durante el período en que el equipo se encuentra almacenado. Para la conexión y puesta en marcha, hasta ahora era necesario acceder al interior del producto para realizar una conexión física de las baterías. Aunque el proceso es simple, podría crear al usuario cierta desconfianza en la m

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información