| Artículos | 01 NOV 2003

Reproductores DivX y DVD

Tags: Histórico
Best Buy Easy Home DVD VX!, Kiss DP-500, Neuston Maestro DVX-1201, Liteon LVD-1201, Rimax DivX Multiplayer, Waitec DVD-X4 y Woxter XDIV 500
Martín H. Marín.
Tras unos comienzos titubeantes, en la frontera de la legalidad, el formato DivX se ha convertido en una alternativa seria al formato DVD-Vídeo. Tan seria que ya son 7 los fabricantes que lo contemplan en sus reproductores domésticos de DVD. ¿Un espejismo comercial? ¿Una alternativa definitiva? Analizamos las claves en esta comparativa.

En 1999 Jerome Rota (conocido como Gej), un francés experto en vídeo digital, y Max Morice, un programador alemán, adoptaron el nombre de un célebre proyecto fracasado de pago por visión, que nació en 1998 en EEUU, y con él bautizaron al que hoy es el método de compresión de vídeo más célebre del mundo. Como anécdota, y para diferenciarlo del nombre original, la denominación del formato incluyó un smiley: DivX ;-). Para crearlo utilizaron como base el estándar de compresión MPEG-4 desarrollado por el Moving Picture Experts Group (MPEG) encargado de desarrollar estándares de vídeo y audio. Se basaron en él para mejorarlo y, pese a que se publicó la versión 2 del formato MPEG-4 el mismo año 1999 que nació DivX, este sistema de compresión se distribuyó de forma gratuita en forma de código libre, por lo que su popularidad y expansión fueron mucho mayores.

¿Es DivX ilegal?
Pero pese a todo este éxito había un problema: era ilegal. Jerome Rota y Max Morice lo sabían y sólo era cuestión de tiempo (y dinero) que llegara la demanda judicial por parte del dueño de la tecnología MPEG-4: Microsoft. En ese momento, un ejecutivo de www.mp3.com. Jordan Greenhall, ofreció a Jerome crear una empresa que se dedicara al desarrollo del formato DivX. De este modo nació DivX Networks Inc. El primer escollo de esta empresa era “legalizar” un formato que estaba basado en el software de Microsoft, así que se dedicó a rescribir el código. Jerome fundó con sus socios el denominado Project Mayo, para el desarrollo de este formato a través de la libre participación de programadores de todo el mundo, por lo que se hizo imprescindible liberar el código. El éxito llegó enseguida: se creó un compresor/descompresor para el formato, por lo que cualquiera pudo comprimir y reproducir vídeo con él. Desde ese momento las descargas de su página web comenzaron a contarse por cientos de miles. Después crearon un nuevo proyecto llamado OpenDivx que pretendía abrir el formato hacia todas las plataformas.
Así se lanzaron sucesivas versiones hasta llegar al ya a todas luces legal DivX 4. A partir de este momento se produjo un cambio fundamental: el desarrollo de DivX pasó a depender exclusivamente de DivX Networks Inc, dejando apartado a Project Mayo del trabajo. Su página web pasó a denominarse www.divx.com.
La empresa continuó ofreciendo el códec gratuitamente durante toda la versión 4. Además, mejoró su calidad. Si esto hubiera quedado aquí, DivX simplemente se habría quedado como un formato más con una reducida expansión. Sin embargo, un chaval noruego de 15 años se encargaría de que no fuera así. Pocos meses después, tratando de leer un DVD-Vídeo en Linux, Jon Johansen consiguió desproteger su sistema de encriptación (CSS o Content Scrambling System) y volcarlo al disco duro en forma de un gran archivo AVI de varios gigas por película.
Gracias a Internet los usuarios de DivX no tardaron en comprimir estos gigas en un solo CD-R de 700 MB con la versión 3.11 de DivX (sin apenas pérdida de calidad). De este modo nació una nueva forma de conseguir películas: mediante la descarga desde Internet. Algo que había pasado con los archivos MP3 y Napster, amenazaba ahora con suceder con las películas en DivX y el programa de intercambio de turno. Hollywood demandó a Jon por ello, y hace sólo unos meses, Johansen -que ya tiene 19 años- fue declarado inocente gracias a un argumento irrefutable: él sólo buscaba un modo de leer un DVD de su propiedad en su sistema operativo Linux, y eso no es ilegal.
Paralelamente a todos estos sucesos, los usuarios conectados a Internet comenzaron a utilizar programas como eDonkey o eMule para intercambiar películas comprimidas en este formato, gracias a su reducido tamaño. Algunos usuarios incluso se atreven a grabar con videocámaras las películas en las salas para después publicarlas en Internet. Sin duda, se trata de actividades ilegales que están poniendo en jaque a la industria cinematográfica.
Esto no quiere decir que el formato DivX o XviD sea delictivo, ni mucho menos. Sólo que su utilización, en ocasiones, concurre con un delito de piratería: la distribución de películas pirata que pueden, o no, estar comprimidas en este formato. Pero DivX en sí mismo sólo es un códec que también podemos emplear para comprimir nuestros propios vídeos o para hacer una copia privada (lícita en las condiciones estipuladas por la ley) de un título comercial que no disponga de sistemas de protección.

El vuelco comercial
Lejos de promover la actividad de intercambio particular de películas en la Red, DivX Networks buscaba todo lo contrario: utilizar su códec para ofrecer un servicio de pago por visión en Internet. Así que antes de que pasara un año desde la aparición de su primer producto oficial DivX 4, llegó a la versión DivX 5 (con novedades más que dudosas) y se comenzó a incluir publicidad en su interfaz y, por primera vez, a vender la versión Pro del programa -libre de esta publicidad-.
La versión 5 Pro lleva implícita otra novedad que pretende dar beneficios comerciales. Puede comprimir en el sistema MPEG4 ASP (Advanced Simple Profile), un sistema que hace compatible DivX con el streaming de vídeo en Internet, una compatibilidad con MPEG-4 necesaria si se quiere ofrecer vídeo por Internet; al fin la posible salida comercial de DivX. Sin embargo, aunque son varias las experiencias realizadas hasta la fecha, esta solución todavía no ha cuajado comercialmente.

La alianza rebelde
Todo este contenido comercial hizo que uno de los miembros originales de Project Mayo, Michael Millitzer, se desentendiera de DivX, y con la ayuda de otro programador que participó en el DivX 4 (Dmitry) rescribiera otro códec completamente nuevo, distinto al MPEG-4 y al DivX, e incluso mejor en algunos aspectos. Todo ello sin ánimo de lucro, con la única motivación de respetar el espíritu inicial libre de este formato. Este códec se llama actualmente XviD y nació como software de código abierto, gratuito y libre. Además, se consiguió que fuera también compatible con MPEG-4, con lo que no tiene absolutamente nada que envidiar a DivX. Al ser libre, existen muchos desarrollos independientes, pero el XviD Development Team centraliza sus trabajos en www.xvid.org. Actualmente la última versión es la XviD 0.9.2 del 4 de agosto de 2003. XviD está experimentando un auge ni siquiera previsto por sus creadores, comiendo en apenas unos meses buena parte del terreno que DivX abonó durante 3 años.

Primeros reproductores
A estas alturas de la historia, el formato DivX ya se ha ganado un reconocido prestigio por su calidad de compresión y su parcial gratuidad (total en el caso de XviD). Sin embargo, se trataba de un formato para ver en el monitor del PC, ya que para unirlo al

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información