| Artículos | 01 JUL 2009

¿Réflex o compacta?: ventajas e inconvenientes

Tags: Histórico
Alfonso Casas y Daniel Comino.
Actualmente la línea que separa las cámaras compactas de gama alta de las réflex de entrada es cada vez menor, tanto a nivel de prestaciones como de facilidad de uso, o incluso el precio. Por este motivo, este mes abordamos ambas posibilidades, con el fin de que el lector se forme su propia opinión en base a sus necesidades.

A lo largo del año, probablemente las épocas donde se produce un aumento en la venta de cámaras digitales sea entre primavera y verano, ya que se trata de meses con buenas condiciones climatológicas y además coincide con la época estival, con lo que son momentos que todos queremos inmortalizar.
Sin embargo, tanto si somos entusiastas de la fotografía, como si ya hemos tenido algún modelo compacto de gama media, casi con toda probabilidad sea el momento de dar un paso más y plantearnos el hecho de comprar un modelo de mayores prestaciones. En este sentido, el mercado actualmente ofrece dos tipos de cámaras diferenciados, aunque lo cierto es que cada vez la convergencia es mayor entre ambos formatos: las cámaras compactas de gama alta y las réflex.
Como el lector se podrá imaginar, no existe un patrón universal aplicable a todos los casos, ya que esto variará dependiendo de múltiples factores. Lo que sí hemos de tener claro si damos el paso desde una compacta de gama media a la gama alta o a una réflex, es que el primer factor al que renunciamos, en mayor o menor medida, es a la movilidad, ya que las compactas de gama alta no podremos llevarlas en el bolsillo del pantalón (y mucho menos una réflex). En ambos casos, además, tanto por su tamaño como por su protección, será necesario contar con mochilas o bandoleras que eviten su deterioro y faciliten su transporte. Además, el peso de partida es también más elevado, quedando en torno a los 450 gramos de media, aproximadamente, para las compactas y sobre 500 gramos en una réflex.
Por otra parte, es igualmente cierto que la capacidad para realizar fotografías creativas se reduce en los modelos compactos, mientras que las cámaras réflex nos permiten ambas alternativas, tanto el modo automático como el modo manual. De esta forma, un modelo réflex se ajustará a nivel de conocimientos y nos permitirá avanzar poco a poco, mientas que un equipo compacto, aunque cada vez permite más y más opciones, lo cierto es que no puede ofrecernos el nivel de personalización de una réflex. Este aspecto lo podemos ver, por ejemplo, a la hora de tratar con niveles ISO, ya que en un modelo réflex accedemos a cifras más altas, lo que produce capturas con niveles de ruido mucho menor cuando las condiciones de luminosidad son bajas. Las cámaras réflex también proporcionan mejores niveles de rendimiento, tanto a nivel de rapidez a la hora de enfocar y disparar como en modo ráfaga (múltiples disparos consecutivos).
De hecho, en los modelos réflex es casi tan importante la cámara como los accesorios, ya que con ellos podemos adaptar la cámara para todo tipo de situaciones. Ente estos accesorios podemos encontrar desde la posibilidad de acoplar un flash externo que nos permita iluminar el entorno hasta toda una serie de baterías, módulos GPS, junto, por supuesto, a toda una gama de objetivos intercambiables que nos proporcionan la óptica necesaria para obtener el mejor resultado en cada momento.
En este sentido, otro factor importante que debemos valorar es el precio, aunque en este punto lo cierto es que no hay una fórmula que podamos aplicar, ya que existen modelos compactos de gama alta más caros que algunos modelos réflex, ya que, además de incorporar diferentes tecnologías para la mejora en las capturas, se trata de modelos bastante reducidos y con ópticas realmente buenas, en cuanto a calidad o rango se refiere.
Lógicamente, debido a sus posibilidades de ampliación y accesorios, con un modelo réflex podemos llegar a invertir una gran cantidad de dinero en material, aunque también es cierto que aumentamos infinitamente sus capacidades. Además, siempre que no cambiemos de fabricante, todos los accesorios adquiridos serán totalmente compatibles con los modelos réflex que esa compañía comercialice en el futuro.
Un aspecto destacable que están incorporando las cámaras compactas de gama alta es la posibilidad de grabar vídeo en alta calidad. De las cinco evaluadas en la comparativa, sólo el modelo de Canon lo hace en 1080p, mientras que la inmensa mayoría lo hace en calidad de 720p (equivalente a 1.280 x 720). Sin embargo, lo que es una realidad es que esta opción de vídeo, que resulta interesante para este perfil de usuarios, lo están heredando con mayor rapidez los modelos compactos que las réflex, al menos los modelos que hemos analizado. Aunque casi todos los fabricantes también cuentan en su catálogo con modelos réflex que graban vídeo, se trata de cámaras más profesionales y no modelos réflex de la gama de entrada. Todos estos aspectos hay que mirarlos con lupa a la hora de elegir nuestra futura cámara, dado que aunque las compactas ofrecen calidad en las grabaciones, con posibilidad de utilizar incluso el zoom en las grabaciones de vídeo, ninguna cuenta con entrada de micrófono adicional, con lo que su uso queda limitado al modo lúdico, y en ningún caso al profesional que se requiere de audio.
Sin embargo, en el apartado de batería, todavía existe un gran número de cámaras compactas que basan su alimentación en la utilización de 4 pilas de tipo AA (tres de los cinco modelos evaluados). Lo que puede resultar cómodo para reponerlas en cualquier momento, puede llegar a ser un lastre cuando queremos obtener la máxima autonomía del dispositivo, ya que los tiempos de autonomía se reducen considerablemente frente a los que nos tienen acostumbrados las baterías de alimentación dedicadas, que el fabricante suele proporcionar junto con su cargador. Sin duda, el número de disparos y manejo de la pantalla LCD será muy superior con la opción de las baterías dedicadas.
Por último, los modelos compactos de gama alta, aunque no son tan ligeros y manejables como las cámaras compactas al uso, sí nos permiten realizar fotografías desde posiciones más inverosímiles.
En definitiva, aunque la línea que separa las compactas de gama alta de las réflex de gama baja es cada vez más indeterminada, todavía existen aspectos importantes que debemos tener en cuenta, sobre todo si la fotografía empieza a interesarnos de forma especial y le vamos a dedicar tiempo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información