| Artículos | 01 OCT 2008

Réflex digitales de iniciación

Tags: Histórico
Alfonso Casas.
Evaluamos seis cámaras digitales réflex económicas en el nivel de entrada que permiten el intercambio de objetivo para sacar mayor partido de la fotografía. con un tamaño mucho más compacto, estos nuevos modelos ofrecen un gran equilibrio entre precio y prestaciones.

Las réflex digitales básicas están orientadas hacia un usuario que desea dar el salto desde las convencionales en el mundo de la fotografía e iniciarse en un sistema abierto que pueda crecer según sus necesidades y conocimientos. A la hora de llevar a cabo una elección de cámara digital, el hecho de decantarse por uno u otro modelo puede variar en función de diferentes criterios. Sin embargo, una cosa está clara: que los seis modelos evaluados en esta comparativa resultan ser los más representativos del segmento de las réflex de iniciación, ya sea por su precio, o bien, por prestaciones.
Hoy en día ya es posible comprar una de nivel de entrada por poco más de 499 euros (los modelos más básicos). Sin duda, este factor va a animar a un gran número de usuarios a decantarse por modelos de cámaras semiprofesionales que les permitan desarrollar una mayor creatividad, que ofrezcan una mejor calidad y que incluyan una amplia gama de opciones de ampliación.
Los seis modelos evaluados se comercializan, por regla general, con un objetivo básico que suele ir de los 18 a los 55 milímetros. No obstante, algunos fabricantes ofrecen la posibilidad de adquirir únicamente el cuerpo de la cámara. Esto es un factor que hay que mirar con lupa, puesto que en ocasiones es mucho más económico obtener el cuerpo con el objetivo, a optar por ello de forma independiente. Puntualmente, los fabricantes lanzan ofertas en este sentido.
Las cámaras varían entre los 10 y los 14 megapíxeles, factor que, naturalmente, hace que el resultado capturado por unas sea muy superior a otras. Las cámaras réflex ofrecen muchas ventajas con respecto a las compactas, y utilizándolas en modo automático también se hace realidad el tópico de apuntar y disparar. Como veremos a continuación, en el análisis de cada una de ellas, la inclusión del modo Live View ha facilitado mucho más su utilización, permitiendo un enfoque automático de las escenas. De hecho, con este modo activado, la composición de imágenes en la pantalla LCD es sumamente sencilla. Normalmente suelen admitir hasta tres modos: AF (Auto Focus, es decir, autoenfoque) con prioridad al rostro para cuando se capturan retratos, AF de zona amplia para tomas a mano alzada, y AF de zona normal para realizar tomas con un trípode.
También conviene considerar que la cámara disponga de estabilizador de la imagen, factor clave para obtener imágenes de gran calidad, especialmente cuando los tiempos de exposición son largos. Algunas de las cámaras lo llevan integrado en el cuerpo, mientras que otros fabricantes optan por incluirlo en el propio objetivo. Son dos métodos distintos para un mismo fin: reducir las vibraciones en la captura de una imagen cuando se producen movimientos no deseados. Estas vibraciones suelen producirse cuando se dispara a velocidades de obturación bajas, o cuando se usan teleobjetivos, en las que cualquier mínimo movimiento afecta a la captura de imagen.
Finalmente, no hay que olvidar que para el almacenamiento de las imágenes hay que contar con tarjetas específicas, en función de la cámara. Por ello, y a pesar de la reducción de precio de las memorias, hay que tener en cuenta el soporte manejado. También conviene observar el precio que presentan los objetivos por separado, su compatibilidad entre diferentes marcas, accesorios como el flash, y el tipo de conectividad implementado, con el fin de facilitar la labor de volcar las imágenes.


Canon EOS 450D
El último modelo de la saga EOS que nos propone Canon para el usuario semiprofesional es la SLR 450D, una cámara equipada con un sensor CMOS de tercera generación de 12,2 Mbps, un procesador de imagen DIGIC III, así como toda la serie de funciones como el modo flash E-TTL II, el bloqueo de espejo o la capacidad de disparo continuo a una tasa de 3 fotogramas por segundo.
Sin duda, el diseño de la cámara y la posición de los controles se mantienen con respecto a modelos anteriores, lo que facilita tremendamente su manejo. Si bien está, para qué cambiar. Cuenta con un visor muy luminoso que, aunque no permite su despliegue, facilita notablemente su uso. Cuando el usuario utiliza el visor, automáticamente se desconecta la pantalla LCD con el fin de ofrecer la máxima autonomía posible. Esto sólo lo contemplan los modelos Canon, Sony y Nikon de los comparados.
Por su parte, tenemos que decir que de su antecesora ha heredado el botón de comprobación de la profundidad de campo, prestación que suele ser muy utilizada por los usuarios. Desde el punto de vista de la introducción de valores de velocidad y diafragma en modo manual, continúa echándose en falta una posible segunda rueda en posición trasera, algo que los modelos más profesionales si llegan a incorporar.
Pero donde encontramos los puntos fuertes de la EOS 450D es en lo relacionado con la calidad de imagen, algo que la hace destacar del resto. La calidad de imagen obtenida y el comportamiento de la gama dinámica en función de la sensibilidad son sus principales ventajas, consiguiendo resultados por encima del resto, incluso en valores altos de ISO a 1.600.
Junto con la cámara tuvimos la oportunidad de probar sus prestaciones con un objetivo macro EF-S de 55 a 250 mm, el cual incorpora estabilizador de imagen. Esto nos permitió medir su comportamiento, el manejo de las distancias focales, la luminosidad y sus dotes capturando macros de objetos. También sorprende la velocidad de respuesta cuando se utiliza el modo ráfaga de disparo, con una velocidad media de 3 fps (fotogramas por segundo).
Ni que decir tiene que Canon presenta una de las gamas más amplias de objetivos, flashes y accesorios. La variedad comprende desde las ópticas fijas a zoom con aperturas máximas fijas o variables, incluso con o sin estabilizador de imagen.

Lo mejor: Calidad de imagen
Botón ISO dedicado
Lo peor: Contraste algo elevado


Nikon D60
No cabe la menor duda de que, entre los seis modelos evaluados, se trata del más básico de todos, pero también es el más económico, lo que la convierte en interesante para usuarios semiprofesionales que adquieren por primera vez una SLR.
En lo relativo a manejo y disponibilidad, se asemeja bastante al modelo Pentax K200D, donde se pretende simplificar al máximo el funcionamiento de la cámara y permitir que el fotógrafo se concentre tan sólo en la captura desde el primer instante de manejo. La pantalla LCD de 2,5 pulgadas no está pensada para servir como enfoque en la captura, sino que se encarga de recoger la información de manera muy gráfica y fácil de entender. Entre los valores recogidos se encuentran el de exposición, estado del flash, selección del área AF, y fotometría o modo de captación. La visualización de dicha información gira 90 grados y se adapta automáticamente a la posición de la cámara. Durante el período de pruebas comprobamos que es de las más ligeras de la comparativa, junto con la Olympus E-420, ésta última de tamaño más compacto. A cambio, su cuerpo carece de aspectos como el estabilizador de imagen, lo que repercute directamente en la ca

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información