| Artículos | 01 FEB 2001

Recursos jurídicos en la Red

Tags: Histórico
Internet hace posible el disfrute de una gran base de datos virtual
Miguel Recio.
La Sociedad de la Información, donde han desaparecido las barreras del espacio y del tiempo, permite a juristas y no juristas acceder y difundir, de forma rápida y sencilla, una gran cantidad de información jurídica y otros recursos que resultan fundamentales para llevar a cabo su labor o simplemente informarse.

Es necesario remontarse a los orígenes no militares de Internet, como vía de intercambio de información, para poder comprender lo que hoy supone aquélla para muchos profesionales que utilizan esta materia básica para desarrollar su actividad, entendiendo como tales tanto a juristas, como economistas, investigadores, profesores o empresarios, entre otros. Nadie duda hoy de que se trata de un medio imprescindible para difundir y obtener recursos de forma casi instantánea según éstos se elaboran.
De esta manera, puede decirse que Internet se configura como una gran base de datos virtual e interactiva a la vez, ya que cualquiera puede obtener y aportar información al mismo tiempo, con independencia del lugar geográfico en el que la persona se encuentre situada. De nuevo queda patente la desaparición de las barreras espacio-temporales en un medio que no conoce de fronteras.
En relación con la información jurídica puede verse cómo poco a poco muchas entidades públicas y privadas, y particulares, han decidido estar presentes de una u otra forma. Ejemplo de lo anterior es que la práctica totalidad de los Ministerios y otros órganos de las Administraciones Públicas ofrezca múltiples recursos en sus páginas, como legislación, guías sobre asuntos de interés o información sobre procedimientos administrativos, entre otros.
Al mismo tiempo, muchos particulares, unos por ocio y otros por negocio, también han querido estar presentes ofreciendo multitud de recursos jurídicos. Las características de este medio han supuesto que muchos suministradores de servicios de información hayan dado una nueva configuración a su negocio, de forma acorde con las exigencias de una sociedad que requiere información en tiempo real.

Al servicio del usuario
La posibilidad de acceder y ofrecer información jurídica se convierte en algo fundamental para muchos profesionales del Derecho, ya que pueden encontrar en Internet un medio adecuado para satisfacer sus necesidades a la hora de desarrollar su actividad profesional, pudiendo obtener de forma rápida y sencilla una gran cantidad de información.
Acciones tales como seguir la tramitación de una ley, incluso desde la publicación del Anteproyecto antes de que se inicie su tramitación parlamentaria, la consulta de Diarios y Boletines Oficiales, ya sean locales, provinciales, nacionales, comunitarios o de un tercer Estado, o la consulta de doctrina o jurisprudencia, son posibles hoy sin necesidad de abandonar el lugar de trabajo para cualquiera que requiera este tipo de información.
En contraposición al acceso a dicha información, Internet ofrece ventajas también para quien genera o requiere de la participación de otras personas en la elaboración de dicha información. Sirva de ejemplo la publicación del Anteproyecto de Ley de Comercio Electrónico por el Ministerio de Ciencia y Tecnología (www.mcyt.es) para su sometimiento a consulta pública, o la posibilidad de participación por parte del ciudadano, no necesariamente jurista, en la elaboración de muchas iniciativas de investigación que servirán posteriormente para el desarrollo de otros proyectos, legislativos o no.
Lo anterior ha de servir para poder afirmar que de nuevo Internet se pone al servicio del usuario, ya actúe éste como profesional o simplemente como ciudadano, facilitando enormemente la labor de las partes interesadas. Hoy es ya una realidad la posibilidad de acceder a una gran cantidad de información jurídica, no ya sólo del lugar donde el profesional desarrolla su actividad profesional, sino de organismos internacionales tanto públicos como privados.
Por tanto, el usuario y proveedor de dicha información y recursos jurídicos tienen la posibilidad de acceder a ellos y ofrecerlos de forma global, ya que Internet se erige en el soporte tecnológico adecuado para hacer llegar ésta a cualquier parte del mundo, por encima de fronteras que hacían más compleja dicha situación con anterioridad a su aparición.

Acceso a la información
Dejando a un lado la perspectiva de quien ofrece servicios de información a través de Internet, ya sean éstos de pago o de acceso libre, y centrándonos en el acceso por parte del usuario, jurista o no, serían muchos los aspectos a tener en consideración a la hora de abordar la situación actual de la información que se ofrece a través de este medio.
Será cada usuario, en función de las necesidades particulares, quien deba configurar su propia forma de búsqueda y manejo de los recursos que le ofrece un medio global, pudiendo disfrutar de una gran cantidad de información tanto para desarrollar su actividad diaria, como para investigar sobre una cuestión concreta o simplemente mantenerse informado.
Tomando como ejemplo el comercio electrónico, quien requiera información sobre dicha materia podría acceder a la dirección electrónica del Diario Oficial de las Comunidades Europeas (www.europa.eu.int) para obtener la Directiva sobre comercio electrónico publicada en julio del año pasado. Asimismo, y en dicha dirección, pueden encontrarse otros recursos de información sobre el tema, como los antecedentes de la Directiva.
Posteriormente, y de cara a la aprobación en nuestro país de una ley sobre la materia, podrá acudir a la dirección del Ministerio de Ciencia y Tecnología (www.mcyt.es), donde además de obtener el Anteproyecto de Ley presentado en septiembre del año pasado pueden consultarse otras iniciativas sobre comercio electrónico en el ámbito europeo, o el resto de normas aplicables a los servicios de la sociedad de la información. En este mismo año, el Consejo de Ministros (www.la-moncloa.es) presentará el Anteproyecto de Ley para su tramitación parlamentaria.
Lo anterior nos llevará hasta la web del Congreso de los Diputados (www.congreso.es) donde podrá obtenerse el correspondiente Proyecto de Ley sobre Comercio Electrónico, en todo el procedimiento que sea público. Desde el Congreso, y siguiendo la tramitación parlamentaria de cualquier otra ley en nuestro país, el Proyecto definitivo pasará al Senado (www.senado.es).
Una vez finalizada la tramitación parlamentaria de dicha norma, será publicada en el Boletín Oficial del Estado (www.boe.es). Al mismo tiempo, el usuario puede consultar otras muchas webs que ofrecen información de interés al respecto, ya sean de información (www.idg.es) o de recursos de investigación tanto a nivel nacional como internacional (www.mju.es o www.oecd.org).


El BOE también en su móvil
--------------------------------------
Los Boletines y Diarios Oficiales, con independencia de su ámbito geográfico: supranacional (como en el caso del Diario Oficial de las Comunidades Europeas), estatal, autonómico o local, han encontrado en Internet un nuevo medio para hacer público su contenido, facilitando así el acceso a cualquier persona que pudiera estar interesada de forma que, al menos, se pueda tener conocimiento de la publicación de una norma legal.
En relación co

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información