| Artículos | 01 NOV 2001

Radeon 8500

Tags: Histórico
Nueva tarjeta 3D de ATi con el esperado sucesor del chip Radeon
Noé Soriano.
En el número 176 correspondiente al mes de mayo de este mismo año, tuvimos oportunidad de analizar la primera tarjeta gráfica con el chip GeForce 3 que llegó a nuestro laboratorio. El salto tecnológico que suponía respecto a su antecesor y los espectaculares resultados que obtuvimos durante sus pruebas dejaban claro que nVidia tenía en el mercado de la aceleración 3D para PC domésticos el producto más avanzado.
En este primer contacto analizamos la nueva ATi Radeon 8500 y tenemos que decir lo mismo... “nVidia tenía en el mercado de la aceleración 3D para PC domésticos el producto más avanzado”. La nueva GPU Radeon 8500 de ATi la ha superado ampliamente en nuestras pruebas de rendimiento (ver cuadro). A pesar de la imparcialidad y objetividad que debemos tener en nuestras pruebas, no podemos evitar reconocer que sentimos cierta satisfacción al comprobar que ATi le planta cara a nVidia y supera el rendimiento del GeForce 3 con su nuevo Radeon 8500. No porque los productos de nVidia no tengan una altísima calidad (tanto el GeForce 2 como el GeForce 3 han demostrado estar a la cabeza de la aceleración 3D doméstica, acabando incluso con la compañía que apostó por primera vez por este concepto, 3Dfx), sino por la política de comercialización que ha seguido nVidia, perjudicando tanto a ensambladores como a usuarios que sistemáticamente han visto como las últimas novedades del fabricante en un par de meses bajaban de precio en favor de nuevas versiones de sus GPU algo modificadas para conseguir más rendimiento.
El éxito que ha conseguido nVidia, ha provocado que ATi cambie su estrategia de comercialización, la empresa canadiense va vender a los fabricantes interesados sus GPU además de seguir fabricando tarjetas gráficas, aunque únicamente para el mercado Retail, dejando el OEM para los clientes que incorporen los chips Radeon en sus tarjetas. Así el usuario dispondrá del acabado y servicio postventa que recibía de ATi, al adquirir productos Retail, y también se beneficiará de la oferta de varios fabricantes con chips Radeon en el mercado OEM. Esperemos que las similitudes con la política de nVidia finalicen aquí y dentro de pocos meses no aparezcan nuevas versiones del Radeon 8500 ligeramente modificadas para conseguir nuevas ventas.
La ventaja de fabricar a la vez la GPU y la tarjeta gráfica es que se puede mantener un control absoluto sobre el producto que va a recibir el usuario final, esto se mantiene en las tarjetas Retail ATi Radeon 8500. Incluso se mejora ya que se incluyen ventajas de la anterior gama de productos Radeon, con mejor rendimiento y un precio inferior al de las soluciones gráficas que incorporan el chip de nVidia GeForce 3. La característica más destacable de la gama anterior de Radeon que se ha incorporado en la nueva Radeon 8500 es el soporte dual por software que permite conectar a la vez, a través de sus salidas de VGA, DVI y S-Vídeo, hasta tres dispositivos de imagen (monitor VGA, panel digital y televisor), lo que multiplica las posibilidades de la tarjeta, permitiendo manejar varios escritorios al mismo tiempo y ampliar el área de trabajo de una aplicación hasta dos monitores, gracias al controlador por software HydraVision.
Pasando a las propiedades de la GPU, la Radeon 8500 dispone de unas excelentes características técnicas, soporte AGP 2x/4x, 12 GB/s de ancho de banda de memoria, 60 millones de transistores (3 millones más que el GeForce 3), 250 MHz y hasta 60 Giga FLOPS (operaciones en como flotante por segundo). Los 64 megabytes de memoria DDR que incorpora le permiten alcanzar una resolución máxima de 2.048 x 1.536 puntos (1.600 x 1.200 en la salida DVI), con una calidad de color de 32 bits con frecuencias de refresco que oscilan entre los 60 y los 200 Hz, sin bajar nunca de los 85 Hz de valor máximo incluso en la resolución de pantalla más alta.
Utiliza 4 canales de proceso y utiliza algunos estándares mejorados diseñados por ATi en la antigua Radeon y otros completamente nuevos, que pasamos a comentar:
-Smartshaders, programación DirectX 8.1 de Vertex y Pixel Shaders: logra efectos “shader” más avanzados basados en DirectX y OpenGL. Usa Vertex Shader y Pixel Shader de última generación utilizados por DirectX 8.1 de Microsoft que está diseñado específicamente para aprovechar las características de Smartshaders. Es capaz de mostrar hasta 6 texturas en una sola pasada de renderizado. Permite alcanzar una alta calidad tanto en efectos basados en píxeles fijos como programados. Muchos de los efectos que necesitan de múltiples renderizados pueden realizarse con una sola pasada, utilizando reflejos y efectos de luces desde múltiples posiciones. Las 6 texturas son necesarias para mostrar a la vez: escenarios, imágenes difusas, imágenes especulares y efectos de brillos y luces.
-Smoothvision Multisample Anti-Aliasing: utiliza un sistema de multisampling que soporta hasta 16 samples por pixel (GeForce 3 soporta sólo hasta 4). Opera en grupos de píxeles en lugar de individualmente, siendo así mucho más eficaz. La distribución salteada de los samples, logra imágenes de mucha más calidad.
-Hyperz 2: son una serie de técnicas, usadas ya en las anteriores Radeon, las cuales mejoran el ancho de banda, Hiperarchical Z puede usar 64 píxeles por reloj, 8 veces más rápido que el antiguo Radeon y 4 más que GeForce 3.
-Truform: uso mejorado de los polígonos: los objetos que aparecen en los juegos 3D actuales están creados a base de triángulos. Como resultado los objetos 3D se asemejan más a un grupo de formas geométricas que a los objetos realistas y naturales que pretenden ser. Las superficies redondeadas permiten un realismo mucho mayor al visto hasta ahora en juegos. Las nuevas técnicas hacen uso de las superficies curvas (higher order) en muchas películas de animación. Pero estos gráficos son pre-renderizados, es decir, no se crean en tiempo real o de un modo interactivo. En los PC todos los motores de renderizado 3D se basan todavía en triángulos. El uso de superficies curvas rompería la compatibilidad del sistema. Este sistema utiliza un tipo especial de superficies de alto nivel llamados N-Patches que transforma los triángulos planos en triángulos curvos. Es además compatible con los sistemas actuales, siendo así más fácil su adopción por parte de los desarrolladores. Básicamente su ventaja principal es la de reducir el número de polígonos necesarios para crear una representación de imagen creíble. Con esto se consigue amplificar el ancho de memoria y mejorar las siluetas mediante el suavizado de las superficies.
Estas tecnologías que incorpora el Radeon 8500 todavía no son aprovechadas por los desarrolladores de software y videojuegos Lo cierto es que todas las tecnologías implementadas en una GPU no sirven para nada si los fabricantes de videojuegos no las comienzan a aprovechar. Para que esto ocurra, la GPU tiene que venderse y para que se venda tienen que ocurrir dos cosas: la primera que tenga un buen rendimiento y la segunda que tenga buen precio, dos condiciones que cumple la Radeon 8500, aunque no incluye una tecnología parecida a la nFiniteFX de nVidia para permitir a los desarrolladores la programación de efectos propios. Aun así el rendimiento de la tarjeta es el mejor que hemos visto hasta la fecha, con lo que es de esperar que tenga una larga vida dentro de las configuraciones gráficas de los equipos informát

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información