| Artículos | 01 DIC 2006

¿Qué les pasa a las baterías?

Tags: Histórico
Retiradas millones de unidades por peligro de incendio
Arantxa Herranz.
Más de nueve millones de ordenadores portátiles llamados a revisión en todo el mundo por culpa de las baterías, que podían llegar a explotar y generar un incendio. Éste es el panorama al que se enfrenta el negocio de los portátiles y cuyo punto de inicio de lanza tuvo lugar el pasado mes de agosto cuando Dell (el fabricante más afectado, hasta la fecha) se comprometió a cambiar las baterías de 4,2 millones de sus ordenadores portátiles vendidos en todo el mundo. Tras este anuncio, han sido varias las compañías que han adoptado la misma medida. ¿El resultado? Millones de portátiles llamados a revisión y una pequeña crisis en la industria.

Uno de los vídeos que circulaba por Internet mostraba cómo un ejecutivo debía hacer frente al momento en que su ordenador portátil explotaba, cuando trabajaba con él, provocando un aparatoso incendio, afortunadamente sin graves consecuencias. Aunque nunca se llegó a confirmar la veracidad de este archivo, se aseguraba que el portátil era uno marca Dell.
Quiso el destino que apenas unos meses después, este fabricante se viera en la tesitura de pedir a sus clientes que llevaran a revisión más de cuatro millones de portátiles vendidos en todo el mundo, precisamente porque un pequeño fallo descubierto en sus baterías podría provocar lo relatado en ese curioso vídeo: el estallido de la batería y un pequeño incendio en el ordenador portátil.
Al parecer, asegura que sólo en unas determinadas y extraordinarias condiciones estas baterías podrían llegar a provocar un pequeño incendio. En cualquier caso, sí se ha recomendado, desde el principio, no utilizar más los portátiles con estas baterías, suministradas por Sony, hasta que no se hayan reemplazado. Eso sí, los ordenadores portátiles con estas baterías defectuosas se pueden seguir utilizando sin riesgo apagando el sistema, quitando la batería y usando la fuente de alimentación para suministrar energía al sistema hasta que reciban la batería de reemplazo.
La llamada a revisión de los portátiles de Dell este verano suponía la incidencia de mayor cuantía a la que ha tenido que hacer frente un fabricante de ordenadores personales en toda la historia y, sin duda, se ha perfilado con el paso de las semanas como una crisis que afecta a muchos otros fabricantes de ordenadores personales, creando un pequeño terremoto en el sector. Sony, fabricante de estas baterías defectuosas, ha ofrecido su total cooperación con todos los afectados ante esta incidencia.

Una larga lista
Como decimos, Dell fue el primer fabricante que se vio afectado por este problema y, aunque a día de hoy sigue siendo el que más portátiles ha tenido que llamar a revisión, han sido muchos otros nombres los que también han pedido a sus clientes que revisen los modelos de baterías de sus sistemas. Apple retiraba 1,8 millones de portátiles, Toshiba ha visto comprometidos 340.000 de sus portátiles, Lenovo más de medio millón de unidades, Fujtsu suma otros 287.000…
Curiosamente, y aunque este modelo de baterías es el mismo que la propia Sony ensambla en su portátiles Vaio, esta compañía japonesa es de las que menos portátiles ha visto afectados por este defecto de fabricación de las baterías, ya que “sólo” se han tenido que retirar 60.000 portátiles. Hasta la fecha sólo Acer y Hewlett Packard, de las compañías que ofrecen sus productos a nivel internacional, se han librado de este problema.
Además, se ha sabido que Dell y Sony ya abordaron y discutieron este fallo de las baterías diez meses antes de que se llamaran a revisión las primeras unidades. Ambas compañías llegaron al acuerdo de no realizar este llamamiento hasta que no se tuviera constancia de que estos problemas estuvieran relacionados con fallos catastróficos que pudieran, incluso, conllevar un conato de incendio. De esas conversaciones, fechadas en octubre de 2005 y en febrero de 2006, Sony decidió acometer algunos cambios en el proceso de fabricación de sus baterías con el fin de minimizar la presencia de las pequeñas partículas de metal que contaminan las células de Ion Litio de las baterías.

Primeras medidas
Tras estas sucesivas llamadas a revisión de tantos millones de baterías de portátiles, el fabricante de las mismas, Sony, decidía nombrar un nuevo jefe de seguridad en productos, responsabilidad que ha recaído en uno de sus presidentes, Makoto Kogure. Reflejo de la gravedad de esta crisis es el hecho de que es la primera vez que un ejecutivo de tan alto rango ocupa este puesto de seguridad de los productos que fabrica Sony.
Esta compañía no sólo ha ofrecido su total colaboración con los fabricantes de ordenadores afectados, sino que asume los costes de esta operación. Una partida que puede costar entre los 20.000 y 30.000 millones de yenes (entre 134 y 200 millones de euros).
Recientemente, Sony daba a conocer más detalles sobre el fallo de fabricación causante de estos problemas y por el que ha tenido que reemplazar casi 9,6 millones de baterías. Aunque en un primer momento Sony explicó que los problemas se debieron a unas partículas metálicas, la compañía detallaba tiempo después que dichas partículas, que con toda probabilidad estarían compuestas de níquel, se adentraron en las baterías durante dos de los procesos de fabricación que se siguen: a la hora de crear la ranura en la carcasa y cuando el electrolito se vertía en las células.
Sin embargo, estos fallos no serían suficientes para causar los incendios denunciados por algunos usuarios de portátiles y es por eso por lo que Sony cree que las partículas debieron caer en un hueco de forma triangular en la parte derecha de la carcasa donde termina el rayo catódico, entre dos capas del separador de material. Así, y dependiendo de la configuración del sistema, las condiciones podrían sí ser apropiadas para que se iniciara un pequeño incendio en la batería.
En este punto, uno de los máximos responsables de Sony, Takashi Enami, insiste en que la probabilidad de que se produzca este fuego depende mucho de la configuración del equipo. Según este responsable, el tamaño y la forma del paquete de la batería y las configuraciones de carga podrían incrementar el riesgo, aunque no ha querido entrar más en detalles sobre esta cuestión alegando acuerdo de confidencialidad entre Sony y sus clientes.
Evidentemente, y tal y como reconocen en Sony, este problema les ha causado bastante daño, por lo que la compañía es consciente de que puede no recuperar todo el negocio que tenía antes de que se iniciaran estos problemas. El éxito o fracaso a la hora de conservar la mayor parte posible de este negocio dependerá de lo eficaz que sea Sony a la hora de convencer a sus usuarios de que el problema ha quedado atrás.


Qué baterías cambiar
------------------------------
Además de todas las baterías defectuosas, Sony también se ha ofrecido a sustituir otras 3,5 millones de unidades de aquellos usuarios que puedan sentirse preocupados por este asunto. Este programa de reemplazo cubre a dos tipos de baterías, las que utilizan los 2,4 amperios por hora (Ah) y las de 2,6. Aunque en esta página Web sólo se recogen los modelos vendidos en Estados Unidos, puede servir como orientación para

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información