| Artículos | 01 NOV 2000

¿Qué está pasando con Intel?

Tags: Histórico
PC World USA.
La imagen antaño brillante del gigante de los chips está quedando empañada por los fallos y traspiés que está sufriendo este año. Vamos a revisar sus problemas y la ventaja que pueden suponer para sus competidores.

El pasado 28 de agosto, Intel anunciaba que paraba la producción de su procesador Pentium III a 1,13 GHz. Al tiempo, su rival AMD anunciaba la venta en volumen de su procesador Athlon a 1,1 GHz. Los críticos de Intel quisieron ver en la casualidad algo simbólico: el gigante de los chips, que todavía sufría problemas de suministro, la victoria de AMD en la carrera del gigahercio y los persistentes problemas de memoria y chipsets mientras sus competidores le tomaban la delantera.
Pero los problemas de Intel no terminaron ahí. Días después, la compañía retrasaba el lanzamiento del Pentium 4, el procesador en el que había depositado sus esperanzas futuras. Se preveía que la compañía lanzase su procesador de nueva generación a finales del pasado mes de octubre, aunque la firma nunca anunciaba una fecha oficial de presentación. Ahora parece que el Pentium 4 –y los PC que lo utilizarán- van a retrasarse hasta finales de noviembre, según la compañía hasta el día 20.
Los detalles acerca del problema que ha surgido escasean, pero parece tratarse de algo relacionado con el chipset 850 y no con el propio procesador –cuyo nombre clave ha sido Willamette-, según las mismas fuentes. Intel no ha querido hacer comentarios sobre el tema ni sobre la fecha prevista de lanzamiento, remarcando que la compañía sólo ha anunciado que lo lanzaría en el cuarto trimestre de este año. "Nunca lo hemos retrasado; simplemente no ha habido ningún anuncio sobre la fecha del lanzamiento", explica Chuck Malloy, portavoz de Intel.
Intel cuenta con el Pentium 4 para reforzar su imagen –algo debilitada tras los repetidos retrasos y problemas surgidos durante el último año-. Estos problemas empezaron con el predecesor del chipset 850, el 820. La compañía se vio forzada a retrasar ese producto en septiembre del año pasado días antes de su lanzamiento oficial.

Pentium 4 para Navidad
Si el P4 no se lanza hasta noviembre, pocos fabricantes podrán presentar sistemas a tiempo para las fiestas de Navidad. El fabricante de PC que ha informado sobre el retraso dice que su modelo de ventas –directas- le permite acelerar el proceso de lanzamiento. Pero con las vacaciones tan cerca, probablemente no venderá tantos equipos con el nuevo procesador como debería, según ha comunicado. No obstante, también afirma que no sacrificará la calidad por sacar el producto al mercado más rápido.
Los rumores sobre el P4 llevan activos desde hace meses, y el pasado mes de agosto Intel mostró un P4 corriendo a 2 GHz. La microarquitectura NetBurst es la primera de la compañía desde el Pentium Pro, en 1995.

Cancelado el lanzamiento de Timna
Mientras tanto, Intel ha anunciado la cancelación de los planes de lanzamiento de Timna, un procesador altamente integrado para PC de bajo coste que tenía previsto presentar a principios del año que viene. Los problemas técnicos habían forzado ya a Intel a retrasar el lanzamiento desde la segunda mitad de este año hasta principios de 2001. Este retraso, combinado con el hecho de que los fabricantes de PC se han decidido por otras opciones para abaratar los costes de los ordenadores han llevado a la compañía a abandonar por completo el proyecto, según Seth Walker, otro portavoz de Intel. "El mercado ha seguido evolucionando desde que empezamos a trabajar en Timna, y muchos de los ahorros de costes que originalmente pensamos que podríamos alcanzar ya se han logrado por otros medios."
Los problemas de Intel y los éxitos de sus competidores han dado para muchos titulares interesantes, aunque no tanto para mejores productos y precios de cara a los consumidores. Vamos a analizar paso a paso qué está pasando en este mercado.

AMD reta al líder
Hace algún tiempo, tener una pegatina "Intel Inside" en un PC de sobremesa parecía gratuito. AMD y otros fabricantes se dedicaban a los mercados de gama baja y minoristas e, incluso hace un año, los procesadores de sobremesa más veloces de Intel –en los que realmente gana dinero- carecían de competencia. Si el usuario quería velocidad, tenía que comprar un Intel.
Actualmente, Intel mantiene un liderazgo considerable en el mercado de procesadores de gama alta, pero AMD le ha dado un buen pellizco con su rápido procesador Athlon. En la segunda mitad de 2000 AMD había robado un notable 10% del mercado mundial de procesadores de gama alta a Intel, según la consultora Mercury Research.
Presentado en agosto del año pasado, el procesador Athlon ha conseguido buenas críticas de los analistas y publicaciones informáticas. Basado en una arquitectura de séptima generación, el procesador supone un reto en rendimiento para el Pentium III equivalente en velocidad. Y a pesar de los problemas de suministro, AMD está produciendo el chip en grandes cantidades.
Uno de los mayores errores de Intel ha sido subestimar la capacidad de AMD, según IDC. Para el director de marketing de producto del grupo de AMD, Martin Booth, "AMD tuvo problemas de producción en el pasado". El K6 (que precedió al chip Athlon) era un buen producto, pero las dificultades de fabricación a menudo dieron como resultado retrasos y carencias de suministro, en opinión de la consultora Mercury Research. Es cierto que la compañía tuvo problemas con los primeros K6, pero aprendió de la experiencia. La decisión de fabricar el Athlon en su planta de Austin (Tejas) y la apertura de una nueva planta de producción en Dresden (Alemania) terminaron con estos problemas.

La guerra de los megahercios
Otro asunto de no poca importancia era la capacidad de AMD para incrementar la velocidad del Athlon. AMD había diseñado este procesador para funcionar a mayor velocidad de la que se vende. Gracias a este producto, la compañía pudo introducirse en la gama alta del mercado, capturando parte de los beneficios de Intel. En la gama baja, donde tradicionalmente había realizado su negocio, la compañía disfrutaba de menores márgenes de beneficio. Cuando AMD empezó a "robar" cuota de mercado de gama alta a Intel, la compañía también empezó a rebajar algunos de los precios de este gigante.
La capacidad de AMD para elevar rápidamente las velocidades del Athlon –y los esfuerzos de Intel por mantenerse a la altura- provocaron anuncios más rápidos de nuevos procesadores, con cada compañía tratando de superar a la contraria. Los medios llamaron a esto "la guerra de los megahercios".

Los tropiezos de Intel abren la puerta a AMD
En octubre de 1999, meses después del lanzamiento de Athlon, Intel desveló sus chips Coppermine PIII. Estos nuevos chips pasaban de las 0,25 micras a 0,18, e incluían una caché de Nivel 2 para acelerar el rendimiento.
Intel anunció más de una docena de procesadores mejorados, pero los lanzamientos se vieron ensombrecidos por el retraso del chipset 820. La compañía había diseñado el 820 para aunar los procesadores más rápidos con la memoria Rambus de alta velocidad (RDRAM). No obstante, algunos problemas en la integración de esta compleja memoria en el nuevo chipset provocaron que Intel cancelase su lanzamiento días

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información