| Artículos | 01 SEP 1995

¿Qué es Windows 95?

Tags: Histórico
Conozca las principales características del nuevo sistema operativo de Microsoft
Jaime de Yraolagoitia.

Después de mucho esperar y oir hablar de él, por fin se ha presentado el nuevo sistema operativo Microsoft Windows 95 que se puede adquirir en castellano a partir del 6 de Septiembre por un precio recomendado de 19.900 pesetas. Se trata, sin duda, de un acontecimiento importante que afecta a todos los usuarios y que pretende cambiar la base misma sobre la cual trabajan la mayoría de los PCs.

Requisitos mínimos e instalación

Quizá la principal pregunta que se estarán haciendo los usuarios es ¿puedo instalar Windows 95 en mi ordenador? Según Microsoft se puede instalar Windows 95 en un 386 con 4 MB de memoria RAM. Y la verdad es que tienen razón: instalar se instala, otra cosa es que se pueda trabajar con él. En las pruebas realizadas es totalmente inaceptable el tiempo de respuesta que se obtiene en un 386 con 4 MB. Los requisitos mínimos son mucho más elevados, y habría que fijarlos en un 486 con 8 MB de RAM. Incluso Microsoft reconoce que 8 MB debe ser el mínimo para ejecutar programas como la herramienta Exchange de correo y faxes o instalar Microsoft Plus!.

En cuanto a espacio libre en disco duro, todo depende de las opciones elegidas durante la instalación. Por lo pronto, para poder ejecutar la instalación se necesita un mínimo de 40 MB libres. Y el espacio ocupado en el disco varía entre 20 MB para la instalación mínima y 60 MB para la instalación completa. A este rango de valores según las opciones de instalación (20-60 MB) puede quitarle aproximadamente 10 MB si está efectuando la instalación sobre versiones anteriores del DOS y Windows -aunque tiene que añadir entre 5 MB y 10 MB para el fichero de intercambio que se comporta como memoria virtual-.

Windows 95 no se puede instalar sobre un ordenador que carece de sistema operativo, siendo necesario que tenga instalado MS-DOS, OS/2, Windows 3.1, Windows para Trabajo en Grupo, Windows NT. En el caso de MS-DOS y los diferentes Windows la instalación es inmediata, siendo preferible instalarlo desde Windows 3.1 que desde DOS. Pero si su ordenador tiene instalado OS/2, Microsoft se lo ha puesto bastante complicado. En primer lugar, no se puede instalar Windows 95 desde OS/2, siendo necesario instalar la característica Boot Manager, arrancar MS-DOS y ejecutar la instalación desde MS-DOS. Ahora bien, durante la instalación se desactiva el Boot Manager para permitir que el proceso de instalación reinicie varias veces el ordenador. Tiene que ser usted, manualmente, quien vuelva a activar Boot Manager ejecutando FDISK y activando la partición de Boot Manager como partición activa. A propósito, no intente cargar MS-DOS desde un disquete y luego ejecutar la instalación de Windows 95 porque entonces no podrá ejecutar OS/2. Ha de seguir el método que se acaba de comentar. Como puede observar, Microsoft no ha pensado mucho en los usuarios de IBM -como tampoco lo hizo con los usuarios de DR-DOS cuando lanzó Windows 3.1-.

Lamentablemente, por cuestiones de compatibilidad no se ha modificado la vieja estructura de la tabla de particiones y, por tanto, Windows 95 hereda el límite de dos particiones (una primaria y otra extendida), aunque es posible crear varias unidades lógicas en la partición extendida.

Durante la instalación usted puede elegir entre instalar Windows sobre el antiguo Windows 3.1 o en una unidad y/o directorio nuevo. La primera opción le permitirá ejecutar de forma automática todas las aplicaciones que ya tenía instaladas para Windows 3.1, siendo necesario volver a reinstalarlas si decide instalar Windows 95 en un directorio nuevo. Ahora bien, cuando se instala Windows 95 en un directorio nuevo, usted puede arrancar el ordenador en DOS/Windows 3.1 y trabajar como si no existiera Windows 95, algo que agradecerán muchos usuarios que no se fían completamente de los sistemas operativos recién salidos a la calle. En este caso, para arrancar el ordenador con DOS/Windows 3.1 tiene que pulsar el botón F8 cuando aparece el mensaje "Iniciando Windows 95" y elegir la opción adecuada.

Windows 95 utiliza un sistema de ficheros compatible con el antiguo de DOS/Windows 3.1, pero con una importantísima mejora: se permiten nombres largos de ficheros (hasta 255 caracteres para el nombre). A partir de ahora usted no tendrá que trabajar con nombres como INFVENT95 sino "Informe de ventas 1995". Aún así, usted puede acceder desde Windows 95 a los ficheros que utilizan un nombre corto y, a la inversa, también puede acceder desde DOS/Windows 3.1 a los ficheros con nombre largo, pues Windows 95 crea automáticamente un nombre corto para cada nombre largo. Esto es fundamental para que las aplicaciones Windows 3.1 puedan acceder a los ficheros con nombres largos.

Un nuevo entorno de trabajo

Seguramente ya sabrá que Windows 95 es un sistema operativo de 32 bits, que sustituye tanto a Windows 3.1 como a MS-DOS y que presenta un entorno de trabajo completamente nuevo y mucho más cómodo e intuitivo. En primer lugar, ya no hay un artificioso Administrador de Programas sobre el escritorio, sino un escritorio que contiene carpetas e iconos de programas, al estilo de los ordenadores Macintosh. También existe una barra de tareas con los iconos de todos los programas activos, que puede permanecer siempre visible, y que hace mucho más intuitiva la acción de cambiar de un programa a otro (ya no hay que pulsar Ctrl-Esc para activar la Lista de Tareas). La barra de tareas tiene un botón Inicio que despliega menús con todos los programas incluidos en Windows, incluso usted puede añadir sus nuevos programas para que cuelguen del menú Inicio. De esta forma, en cualquier momento, incluso cuando está ejecutando un programa maximizado, podrá acceder a todos los programas del menú Inicio. Además, a la derecha de la barra de tareas, aparecen unos controles que le indican las operaciones que se están realizando (por ejemplo, aparece un icono cuando está conectado mediante el módem y un icono cuando se está imprimiendo). Estos controles de la barra de tareas no sólo tienen una misión informativa, sino que el usuario puede interactuar con ellos (por ejemplo, el icono del módem le permite desconectarse y el icono de la impresora gestionar todas los documentos que están en la cola de impresión).

La interfaz de Windows 95 está orientada a objetos, en el sentido de que el usuario realiza siempre las mismas acciones con los objetos y dichas acciones se interpretan de distinta forma según el tipo de objeto. Por ejemplo, al hacer un doble clic sobre una unidad aparecen los directorios y ficheros de esa unidad y al hacer doble clic sobre un programa se ejecuta dicho programa. Del mismo modo, pulsando el botón derecho del ratón (el izquierdo para los zurdos) cuando se está apuntando a un objeto, aparece el denominado menú contextual, que posee distintas opciones según el tipo de objeto. Especialmente, el menú contextual de todos los objetos posee una opción Propiedades que le permite configurar las principales propiedades del objeto.

El nuevo entorno de trabajo está plagado de novedades y mejoras. Al pasar el ratón por las opciones de menú se seleccionan automáticamente, sin necesidad de mantener presionado el botón del ratón como requiere Windows 3.1. Existe un icono Papelera donde usted puede arrastrar objetos y ficheros cuando desee eliminarlos (por supuesto, es posible recuperar los objetos eliminados en la papelera). Se han incorporado nuevos controles para interactuar con el usuario, entre los que destacan las fichas: ventanas de información que tienen unas muescas parecidas a los separadores de páginas, y al activar cada una de ellas cambia la información de la ventana. De esta forma, el usuario puede encontrar la información más fácilmente, sin tener que pulsar botones y botones dentro de una cascada de ventanas.

Se pueden utilizar accesos directos (shortcuts), que son iconos que sirven de enlace a un objeto y que permiten acceder a

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información