| Artículos | 01 NOV 1996

¿Qué es un edificio inteligente?

Tags: Histórico
David Rodríguez.

Hoy en día es fácil encontrarnos con el término de edificio inteligente aplicado a aquellos edificios donde, de una u otra manera, se han introducido ciertos automatismos. Sin embargo, el concepto de inteligente no suele ser mas que una mera ilusión, ciertamente exagerada.

El hecho de que una serie de controladores puedan mejorar ciertas tareas rutinarias u optimizar una serie de procesos no es nada nuevo, a pesar de que las técnicas actuales consiguen resultados sorprendentes.

Normalmente, los manuales descriptivos de un edificio inteligente -nos permitiremos seguir llamándolo así- constan de una multitud de datos técnicos que se basan en que unas determinadas entradas de información, basadas en sensores de todo tipo, sirven para que un programa informático produzca una determinada acción (previamente establecida por el usuario) que suele consistir en activar o desactivar determinados dispositivos.

Algunos Mitos

Los edificios que estén dotados de las instalaciones que le son propias, como son la climatización, seguridad o ascensores, debidamente gestionadas por un sistema sofisticado con un control integrado y centralizado, no son de por sí inteligentes, sino automatizados.

Un edificio no es un ente aislado, sino que se interrelaciona con un entorno. Sólo se pueden construir edificios inteligentes si su diseño es el apropiado y el área donde se ubica dispone de las características adecuadas para cumplir los objetivos previstos.

Los dispositivos físicos que controlan el sistema, es decir sensores, efectores, transportadores de información, etc. no constituyen el apartado principal del edificio, sino que es el diseño lógico, fundamentalmente con apoyo informático, el verdadero elemento decisivo. Los dispositivos sólo pueden entrar en dos categorías: adecuados o inadecuados para los objetivos previstos. Su única propiedad se refiere a las limitaciones que imponen, pero no a su calidad. Un ejemplo muy claro ha ocurrido con la técnica de instalar fibra óptica en las comunicaciones, mencionándolo como argumento comercial: sin duda es ventajosa, pero no es más que un medio de transmitir información.

¿Cuándo un edificio es inteligente?

Nuestra respuesta favorita es que la inteligencia de un edificio empieza cuando, una vez automatizado, es dotado de sistemas que contienen aplicaciones de alto nivel que gestionan dicha automatización y proporcionan unos servicios avanzados.

Una definición más técnica sería: aquel que incorpora unos sistemas de información en todo el edificio, ofreciendo unos servicios avanzados de la actividad y de telecomunicaciones, con control automatizado, monitorización, gestión y mantenimiento de los distintos subsistemas o servicios del edificio, de forma óptima e integrada, local y remota, diseñados con suficiente flexibilidad como para que sea sencillo y económicamente rentable la implantación de futuros sistemas.

Dependiendo de la calidad y el número de los servicios ofrecidos así tendremos un determinado nivel de inteligencia. Estos servicios podrían ser clasificados en las siguientes áreas: servicios básicos del sistema, soporte a la actividad, telecomunicaciones, interrelaciones con el entorno y servicios complementarios.

¿Por qué un edificio inteligente?

Los beneficios que proporciona un edificio inteligente pueden diferenciarse según el punto de vista del usuario o habitante del edificio y el del promotor del mismo. Si el edificio tiene un uso comercial, las pequeñas empresas tienen la oportunidad de acceder a servicios comunes que, por su coste, no podrían implementarlos de forma individual. De hecho, supone una importante ventaja el que puedan acceder a ciertos servicios dentro de una gama muy amplia sólo de forma ocasional.

En cualquier caso, el usuario no tiene que preocuparse de aquellos aspectos que se encuentren relacionados con la infraestructura y sólo debe pensar en su negocio o actividad.

Pero el promotor es el que obtiene una ventaja inmediata de la oferta de estos servicios: además de vender un producto que resulta imprescindible para algunos clientes y beneficioso para todos, diferencia su edificio de otros muchos, aumentando los beneficios de la inversión realizada.

Elementos conceptuales

Un edificio inteligente tiene tres elementos conceptuales: flexibilidad del edificio, integración de servicios y diseño. El primer elemento, la flexibilidad del edificio es patrimonio casi exclusivo del arquitecto que lo diseña. Se trata de conseguir un diseño arquitectónico con capacidad para que en un futuro sea posible incorporar nuevos servicios, a la vez que, en el presente, sea posible efectuar redistribuciones internas sin perder el nivel de servicios existentes. Sabemos que el edificio va a durar muchos más años que los sistemas actuales que proporcionan los servicios, por lo que el arma fundamental sólo puede ser una: la sobredimensión. El edificio debe ser concebido como un ente adaptable a nuevas demandas de los usuarios, del cual sólo se ha entregado una de sus posibles configuraciones.

Una posible subdivisión de un edificio podría ser la siguiente: su caparazón (building shell), que comprende los elementos estructurales; los servicios (services), que comprenden las infraestructuras básicas tales como la calefacción, aire acondicionado, iluminación, energía eléctrica, ascensores, etc. y los equipos asociados a cada uno de los servicios, incluyendo sensores, actuadores, equipos de control, etc.; los escenarios (sceneries) que comprenden elementos de diseño superficial como paredes, techos, cubiertas de suelos, luminarias, ... y finalmente los decorados (sets).

Dicho lo anterior, definimos edificio flexible a aquel en el que cada una de estas cuatro componentes es independiente de las demás, donde un cambio en una de ellas no afecta a las otras.

El segundo elemento, la integración de servicios, puede realizarse a dos niveles. Para empezar, se busca la integración del control, gestión y mantenimiento de todos los sistemas y servicios del edificio, pero también, en la medida que sea posible, se pretende una integración de las infraestructuras del cableado (único soporte físico para varias señales de varios sistemas).

El tercer y último elemento, el diseño, tiene una importancia altísima para que todo lo demás funcione. A pesar de que estamos ante un elemento muy relacionado con la arquitectura, el diseño interior habría que dotarlo de una mezcla de ergonomía y planificación del espacio. Bajo el término high-touch conseguimos un diseño a través del cual se consigue proporcionar un ambiente de trabajo confortable en un entorno altamente tecnificado. Un edificio inteligente debe tener un diseño ergonómico.

Integración de servicios

Para empezar, tenemos que realizar una división distinguiendo entre: servicios de automatización del edificio (control, optimización y mantenimiento de elementos de ingeniería), servicios de automatización de la actividad (transmisión, almacenamiento y procesamiento de información útil), servicios de telecomunicaciones (redes de voz y datos) y servicios de planificación ambiental.

A su vez, los servicios de automatización del edificio pueden subdividirse en sistemas básicos de soporte de la actividad (ver figura 1), que son aquellas instalaciones o sistemas de ingeniería básicos del edificio, con el objetivo de asegurar unas condiciones idóneas a nivel económico y proporcionar un conjunto de servicios adecuados para desarrollar la actividad; sistemas de seguridad, (ver figura 2) que incluyen servicios de protección de bienes e información (security) y de vidas humanas en caso de emergencias (safety), y sistemas de gestión energética, donde se controla el gasto de energía con miras a optimizar los recursos y obtener un ahorro económico, ya sea directamente

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información