| Artículos | 01 SEP 2000

Python

Tags: Histórico
Lo mejor de la programación orientada a objetos aplicada a la creación de scripts
Adolfo Vázquez.
Con la llegada de Python, la brecha entre los lenguajes de script y los de alto nivel se ha cerrado. Flexibilidad y potencia son las principales características de un lenguaje en el que sorprende la sencillez con la que fue diseñada su sintaxis, uno de los objetivos de su creador, Guido van Rossum.

ABC había sido el primer intento de Guido van Rossum, ayudado por algunos de sus alumnos, por lograr un lenguaje que pudiera ser utilizado por los usuarios que no estuvieran acostumbrados a programar asiduamente. Este lenguaje con el tiempo ha quedado en el olvido, relegado a la innumerable lista de lenguajes cuyas características ya resultan obsoletas. Tras este primer intento fallido, y con ocasión de las fiestas navideñas del año 1989, Van Rossum aprovechó para corregir los errores cometidos en el ABC, diseñando un lenguaje que a la vez tuviera un uso sencillo y compitiera en prestaciones con lenguajes líderes como C, Perl o Java. Para ello, aglutinó las mejores características de los lenguajes que había utilizado en su época de estudiante. Su producto final fue un nuevo lenguaje: Python. Dicho nombre fue inspirado por los Monthy Python, un grupo de humoristas ingleses que, aunque no tienen relación directa con el lenguaje, ocupan gran parte de los comentarios que se encuentran dentro del código fuente de muchos de los programas realizados con este lenguaje.
Aunque ya ha pasado una década desde que Python nació, no ha sido hasta hace poco más de un año cuando ha empezado a adquirir una popularidad considerable. Esta popularidad ha surgido principalmente gracias a la fama que ha alcanzado el software libre, movimiento en el que se incluye Python. Pero su fama no viene abanderaba por este movimiento, sino más bien por la calidad que ofrece al programador profesional. Por poner un ejemplo, Python, al ser un lenguaje interpretado, permite que su ejecución sea más rápida que la de otros lenguajes de scripts. Python traduce el código directamente a un pseudocódigo, caracterizado por la extensión .pyc. Ese pseudocódigo, aunque es lento, permite acelerar la ejecución si se requiere dicho archivo en varias ocasiones, ya que una vez creado el pseudocódigo no es necesario volver a crearlo. Otra de las ventajas del pseudocódigo es que ha sido diseñado de manera que es totalmente compatible con lenguajes como C y C++. Dicha compatibilidad permite que, aunque se mezclen fragmentos de código de los dos lenguajes, la velocidad de ejecución del pseudocódigo no disminuya. Aunque Python ha surgido como una solución necesaria a los problemas que planteaban tanto los lenguajes de script como los lenguajes avanzados, no abarca la totalidad de los campos que estos cubren. Un ejemplo es el caso de la computación masiva que requiere un uso intensivo de los recursos del sistema, tarea para la que Python no es el candidato más apropiado.
Python, al igual que la mayoría de los programas que se engloban dentro de la filosofía del software libre, se mantiene en constante desarrollo. Para unificar en cierta manera todos los avances que se vayan dando en este lenguaje se ha creado el Python Consortium, una entidad que, encabezada por el propio Guido van Rossum, mantiene la integridad y el diseño original de Python, a la vez que va añadiendo nuevos avances. Esta entidad tiene su base en el sitio web www.python.org. que actualmente es sin duda el repositorio que más información de todo tipo contiene sobre Python, siendo de referencia obligada para todo aquel que quiera tanto iniciarse como profundizar en la programación sobre este lenguaje.

Principales características
Python ofrece una inmejorable plataforma para aprender a programar en un lenguaje orientado a objetos, evitando así un gasto innecesario en adquirir costosos compiladores que en realidad no superan en características a éste. Al contrario que la mayoría de los lenguajes orientados a objetos actuales, Python fue concebido como un lenguaje de este tipo desde su nacimiento.
Está englobado dentro del movimiento de software libre, pero a diferencia de la mayoría de los proyectos que se amparan bajo este movimiento, Python ha sido pensado desde un primer momento para ser un lenguaje fácil de aprender, ayudando así a que cualquier persona interesada pueda aprenderlo, una de las metas de dicho movimiento. Python puede ser distribuido de forma tanto gratuita como comercial, ya que no ha sido incluido bajo las licencias GNU o GPL, aunque es compatible con esta última.
A diferencia de lenguajes como Java o C, Python es un lenguaje interpretado. Este tipo de lenguajes en vez de compilarse directamente, traduce primero el código fuente a un pseudocódigo que se carga en memoria. Este pseudocódigo es el que posteriormente se ejecuta. Esta serie de pasos permite acelerar el proceso de verificación y optimización del programa, pero ralentiza enormemente el proceso de ejecución de un programa en condiciones normales. Es por ello que este tipo de lenguajes son la mejor elección para tareas que requieran actualizarse constantemente, como por ejemplo las tareas asociadas a la administración de un sistema.
Python, para regocijo de muchos, puede ser utilizado en casi todas las plataformas disponibles, gracias a que su intérprete ha sido desarrollado en ANSI C. Desde los sistemas Unix/Linux, hasta las distintas versiones del famoso sistema de Microsoft, pasando por MacOS, Python permite que el usuario pueda rentabilizar el tiempo invertido en aprender dicho lenguaje.
Cualquier usuario que requiera un uso especializado de Python, como puede ser la astronomía o el análisis numérico, puede crear módulos que eviten a otros usuarios tener que volver a desarrollar los programas dirigidos a ese fin. Esto ha ocasionado que haya varias distribuciones, aparte de la oficial, que contienen módulos sobre el mismo campo de conocimiento.
Por último, Python se adapta al estilo de programación preferido por cada usuario, ya que soporta la programación estructurada, la funcional y la orientada a objetos, actualmente las más utilizadas.

Python frente a otros lenguajes
Guido Van Rossum, el creador de Python, desarrolló este lenguaje pensando en ofrecer a los usuarios no habituados a programar un lenguaje sencillo de aprender, pero no por ello menos potente. Esta facilidad de uso es la que ha llevado a Python a adquirir una mayor popularidad entre los programadores en los últimos años. Aunque Python es un lenguaje “para todo”, ha sido orientado a servir como lenguaje de script. En dicho campo a lo largo del tiempo se han sucedido todo tipo de lenguajes, y actualmente son sólo dos los que han sobrevivido al paso de los años y a las obligadas renovaciones de diseño: por un lado, el todopoderoso Perl, y por otro Tcl. Tanto Perl como Tcl son lenguajes exclusivamente diseñados para desarrollar scripts; aunque ha habido algún intento de añadir un diseño orientado a objetos y algunas otras características de lenguajes como Java o C/C++ a los mismos, han caído en saco roto, ya que dichos “parches” en vez de añadir mejoras al lenguaje, añadían retardos a la hora de ejecutarlo.
Python vs Tcl: Tcl es un lenguaje que, aunque se mantiene en uso, tiene ya muchos años. Durante este tiempo ha sufrido todo tipo de remodelaciones. Actualmente –a pesar de ser un lenguaje “maduro” en el sentido de que incluye prácticamente la mayoría de las novedades que se han introducido en los lenguajes de su catego

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información