| Artículos | 01 ENE 2000

Proveedores de Internet: los mejores para profesionales y PYMES

Tags: Histórico
Javier Cáceres.
Tanto las pequeñas y medianas empresas, como aquellos usuarios avanzados que hacen un uso intensivo de Internet, han venido tradicionalmente demandando un acceso a mayor velocidad, de mejor calidad y sobre todo con una tarifa plana. Parece que los recientemente aparecidos servicios de conexión a través de ADSL y módem de cable darán al fin respuesta a tan antigua pretensión. Descubra en este artículo todas las ventajas e inconvenientes de éstas y otras modalidades de acceso.

Un mar de novedades han sacudido últimamente el hasta ahora tranquilo mundo de Internet. Ya el verano pasado, no fuimos pocos los que nos sorprendimos ante la aparición del acceso gratuito a Internet a través de RTB y RDSI. Ahora parece que el paso adelante es incluso más significativo. La disponibilidad de nuevas tecnologías de acceso promete velocidades de conexión hasta decenas de veces más rápidas que las ofrecidas por un módem convencional y, lo que es aún más importante, con tarifa plana de conexión y a un precio relativamente asequible. Como muestra un botón, un acceso básico a través de ADSL o módem de cable, en su modalidad más simple, esto es, a una velocidad de 128 a 256 Kbps, no supera en la mayoría de los casos la cantidad de 10.000 PTA/mes. Si bien puede resultar un servicio relativamente caro para aquellos usuarios que acceden a Internet esporádicamente, por cortos periodos de tiempo y con fines principalmente recreativos, sin duda es la solución de conectividad perfecta para usuarios que hacen un uso intensivo de la Red e igualmente es una más que interesante alternativa para aquellas PYMES que se planteen conectar su red local a Internet y/o publicar contenidos en la Web.
La aparición de estas nuevas tecnologías se debe principalmente a dos motivos. Principalmente es consecuencia de un cambio en la legislación vigente, pero igualmente es resultado de la parcial apertura del mercado de las telecomunicaciones y la consecuente aparición de las nuevas operadoras globales de telefonía y TV por cable. Así pues, donde antes para acceder a la Red a nivel personal y de PYME, contábamos exclusivamente con la RTB y accesos básicos RDSI, ahora tenemos a nuestra disposición ADSL y módems de cable, que se sitúan en términos de calidad y velocidad entre RTB y RDSI y las existentes conexiones de carácter corporativo del tipo punto a punto, Frame Relay o ATM. En Estados Unidos, país donde naciera Internet y cuna de la mayor parte de los descubrimientos tecnológicos en el campo de las comunicaciones, el módem de cable es tremendamente popular, gracias al alto grado de implantación de los sistemas de TV por cable. ADSL por su parte parece comenzar a ser también bastante popular, aunque a una distancia más que razonable del primero. Evidentemente en España la situación es bien distinta a la de EE.UU., pero parece que esta vez no hemos llegado tan tarde, que empezamos a ir por buen camino. La cada día más necesaria presencia de casi todo tipo de PYME en Internet y la consecución de este nuevo medio como una de las fuentes más importantes de información para todo tipo de profesionales (y en especial para los del campo de las Tecnologías de la Información), estaban demandando soluciones de este tipo. En el presente artículo procuraremos arrojar algo de luz sobre esta amalgama de nuevos términos y tecnologías e igualmente discutir sobre la conveniencia o no de un determinado servicio en función de nuestras necesidades.

No apto para principiantes
ADSL y los módems de cable son sin duda una excelente alternativa de conexión (sino la mejor), para aquellos usuarios que pudiéramos considerar como “profesionales” que hacen un uso intensivo de la Red y para aquellas pequeñas y medianas empresas que necesiten conectar su red local a Internet. Sin embargo estas nuevas tecnologías, principalmente por su precio, no satisfarán en absoluto las necesidades de la amplia mayoría de los internautas españoles. Un usuario medio invierte la mayor parte de su tiempo visitando páginas web (55-70% del tiempo según las estadísticas), y ésta es una aplicación que no requiere un gran ancho de banda, es más, mientras que leemos la página, la conexión no consume ancho de banda en absoluto, el módem no hace nada. Antes de abrazar las nuevas tecnologías deberíamos preguntarnos si nos va a merecer la pena. Por ejemplo, un acceso básico ADSL viene a costar una media de 10.000 PTA/mes. Si consideramos que el acceso telefónico es hoy día gratuito y el coste actual de las llamadas telefónicas en horario reducido, esta cantidad equivaldría a 102 horas de conexión al mes, o lo que es lo mismo, más de 3 horas por día.
Bien es cierto que una conexión ADSL básica es unas 5 veces más rápida que un módem convencional. Pero también es igual de cierto que Internet a ciertas horas del día es una red saturada de usuarios, que existen múltiples cuellos de botella, y que si un ordenador situado en la otra punta del globo nos está sirviendo una página web a 1 KB por segundo, nos dará igual tener una conexión Frame Relay a 2 Mbps que un módem de 14400 baudios, la velocidad efectiva será la misma. Por otro lado, los proveedores tendrán que renovar sus infraestructuras y contratar mayor caudal de datos para dar un servicio de calidad a sus clientes de ADSL y cable módem. En este momento no sabemos qué velocidad podemos esperar de este servicio, conocemos la máxima teórica, pero no la velocidad que de media y a la postre vamos a conseguir.

Un acceso más profesional
De lo anteriormente expresado podemos concluir sin temor a equivocarnos que si bien los nuevos modos de acceso son un importante paso adelante, no son aún lo suficientemente asequibles para convertirse en el tipo de acceso mayoritario. Para que Internet en España termine siendo un auténtico fenómeno de masas, se habría de buscar un acceso a la Red con una tarifa plana más económica, aunque sea a costa de sacrificar algo de velocidad. Estamos hablando de una tarifa plana sobre líneas de la RTB.
En cualquier caso, aquellos que hacemos un uso intensivo de la Red, que empleamos Internet como la mejor y más importante fuente de información, estamos de enhorabuena. Aunque los precios en un principio puedan no parecer excesivamente populares, si finalmente el rendimiento que las nuevas tecnologías acaban ofreciendo se aproxima a lo que teóricamente y sobre el papel pueden dar, sus cuotas estarán más que justificadas. Como ya hemos comentado, las nuevas vías de acceso están, a nuestro modo de ver, orientadas a cubrir las necesidades de dos grupos de usuarios: las PYMES y los usuarios avanzados de Internet. Los primeros se beneficiarán de una tecnología que, aparte de poder superar con creces la velocidad obtenida con RTB o RDSI, es mucho más versátil pues permite al cliente contratar (y ampliar sin realizar modificaciones) la velocidad que precise de acuerdo a sus necesidades. Los segundos verán incrementado notablemente su ancho de banda por un precio ligeramente superior al que venían pagando. Precisamente a consecuencia de esta circunstancia, hemos optado por dividir el estudio de acuerdo a los intereses individuales de cada uno de esos “grupos”. De ahí que encuentre en dos tablas independientes la relación de los distintos servicios ofrecidos por los proveedores: los que cr

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información