| Artículos | 01 FEB 2006

Protégete de la mensajería instantánea

Tags: Histórico
Daniel Comino.
La masiva utilización de programas de mensajería instantánea supone, además de innegables ventajas para los usuarios (comunicación con amigos o familiares remotamente, envío de fotografías o archivos…), un alto riesgo en cuanto a seguridad doméstica se refiere.
Debido a que, en muchos casos, los usuarios que se comunican mediante este tipo de programas suelen tener conocimientos técnicos medio-bajos, las amenazas que conllevan estas utilidades de mensajería instantánea son especialmente relevantes.
En primer lugar es necesario comentar que las comunicaciones establecidas con programas de mensajeria suelen viajar sin encriptar, lo que significa que es relativamente sencillo filtrar esas comunicaciones y acceder a conversaciones privadas entre dos interlocutores, provocando violación de la intimidad.
Igualmente es sencillo suplantar la identidad de alguien en Internet con el fin de engañar a su círculo de amistades virtuales y acceder a información confidencial.
Por otra parte, el anonimato que proporciona Internet es el telón perfecto para los atacantes, que utilizan la Red para recopilar información privada sobre sus víctimas. Este aspecto cobra especial importancia cuando se trata de usuarios menores ya que, al ser estos especialmente vulnerables, es posible obtener información sensible de un modo más fácil.
Todo esto propicia un gran número de ataques a través de programas de mensajería instantánea en forma de virus, gusanos, etc, que se propagan por las redes de todo el mundo en cuestión de horas gracias a los contactos que tienen sus víctimas.
Para evitar este tipo de amenazas es necesario ante todo aplicar el mismo sentido común en el plano virtual que llevaríamos a cabo en cualquier otro entorno; es decir, al igual que no se nos ocurriría hablar con un desconocido que pasa por la calle acerca de nuestros hábitos de compra, lugares frecuentados, etc., esto debemos llevarlo igualmente al plano informático y no revelar ningún tipo de información personal a personas que hayamos conocido en la Red.
Del mismo modo, al igual que nunca abriríamos la puerta de nuestra casa a un desconocido, nunca debemos aceptar (y mucho menos ejecutar) ficheros que nos envíe un desconocido a través de cualquier utilidad tipo Messenger, ya que este puede contener rutinas que permitan instalar un virus en nuestro ordenador.
Además de esto es muy recomendable seguir una serie de medidas de precaución, que comentamos a continuación:
No utilices contraseñas débiles para acceder a los programas de mensajería instantánea, éstas serán muy sencillas de adivinar y te podrán ocasionar problemas. De hecho, si utilizas con cierta asiduidad las utilidades de mensajería instantánea es recomendable que cambies tu contraseña con bastante frecuencia.
Es vital mantener totalmente actualizado el software que utilices para comunicarte (además del propio sistema operativo). En algunas ocasiones las actualizaciones se realizan porque se han detectado irregularidades graves que permiten aprovechar vulnerabilidades para acceder a datos personales o contraseñas. Por lo tanto todo aquel usuario que no actualice su software permanecerá expuesto e indefenso ante los atacantes.
Nunca reveles información personal o confidencial. En muchas ocasiones los atacantes se valen del anonimato de Internet para solicitar contraseñas, números de tarjetas de crédito, etc. También es posible que se hagan pasar por técnicos de ordenadores, policías o cualquier tipo de persona que parezca autorizada. En cualquiera de esos casos nunca debes revelar ningún tipo de información sensible y personal.
No abras ficheros de remitentes que no conoces, por muy atractivos que parezcan ser. Los virus suelen ir encapsulados en programas muy demandados por los usuarios con el fin de que el mayor número de ellos lo ejecute y éstos queden infectados. Por lo tanto nunca debes confiar en alguien que no conozcas previamente.
Desconfía de los enlaces a páginas web. Otra de las vías de entrada para realizar fechorías suele ser el envío de enlaces que uno podría esperar (por ejemplo con enlaces a entidades bancarias falsas para realizar phising). Por lo tanto no sigas los enlaces a páginas que te envíen.
Permanece alerta a comportamientos raros. En alguna ocasión puede que alguno de tus amigos parezca comportarse de un modo extraño (realizando muchas preguntas o haciendo comentarios que no suele hacer). En esos casos termina la sesión de mensajería instantánea y trata de localizarle por otros medios (en persona, por teléfono...).
Otra de las medidas indispensables es instalar herramientas comerciales de seguridad, prácticamente todos los proveedores de soluciones antivirus del mercado cuentan con módulos de protección para programas de mensajería instantánea. Pregunte en su distribuidor habitual sobre qué programas cuentan con este tipo de protección.
Por último, si tu ordenador lo utiliza un menor presta mucha atención a sus comportamientos y comunicaciones. Trata de hablar con ellos y explicarles los posibles riesgos de confiar en extraños (al igual que ocurre en la vida cotidiana). Tampoco permitas que envíe datos personales por Internet (fotos, dirección, teléfono...). Para todo esto existen controles parentales que permiten proteger la navegación de los más pequeños por la Red. Al igual que Internet cuenta con muchísimas ventajas también tiene innegables inconvenientes. Si sigues los consejos anteriormente descritos minimizarás en gran medida los riesgos a los que todo usuario está expuesto.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información