| Artículos | 01 NOV 2000

Protección de música online y en CD

Tags: Histórico
La SDMI está promulgando estándares para evitar la copia de pistas musicales
Eugenio Barahona.
Sin duda alguna la industria discográfica no estimó adecuadamente en su momento el enorme potencial del formato MP3 y de la distribución de creaciones musicales a través de Internet. Aquel error de cálculo lo ha pagado el sector con grandes pérdidas, siempre según las propias empresas discográficas. Además, la aparición de tecnologías como Napster o Gnutella ha hecho posible que los usuarios intercambien archivos musicales sin que intervengan servidores, ya que las transacciones se efectúan mediante técnicas peer to peer.
Para evitar el intercambio, y el pirateo, de temas musicales la industria discográfica, reunida en torno a la organización SDMI, ha estado desarrollando una serie de nuevas tecnologías cuyo objetivo es limitar el número de copias que los usuarios pueden realizar de los compactos musicales e impedir el intercambio de archivos de sonido de forma incontrolada.
La protección del contenido musical en el ya clásico formato de disco compacto se va a realizar mediante una técnica que inserta en el sonido una especie de "marca de agua". En realidad se trata de una señal que no es audible en equipos reproductores compatibles con las especificaciones SDMI, pero que hace imposible la audición en equipos que no cumplan las normas de dicho comité. El principal problema que afronta la industria en este aspecto es el de la compatibilidad, ya que es imprescindible que los discos protegidos puedan escucharse sin problemas en los equipos antiguos, al tiempo que se impide la copia ilegal del contenido.
Sin embargo todas estas iniciativas van a encontrarse con algunos impedimentos legales. Efectivamente, en algunos países la legislación da a los consumidores el derecho a realizar una copia de seguridad de bienes como los programas de ordenador o la música. Un soporte que no garantice dicho derecho puede declararse ilegal en algunas naciones, haciendo imposible imponer la tecnología que está desarrollando la SDMI.
Recientemente esta organización lanzó una especie de "concurso" que desafiaba a toda la comunidad hacker para romper las protecciones que ha desarrollado. Dicha iniciativa no puede sino calificarse como una burda intentona para usar los conocimientos técnicos de los hackers a modo de consultoría que verifique la seguridad de estos métodos de protección. Pocas semanas después de darse por concluido el concurso patrocinado por la SDMI para romper las protecciones de CD de audio que proponía, han aparecido las primeras noticias sobre grupos de crackers que han logrado romper dichos mecanismos anticopia. Una vez más parece demostrarse que no existe ningún sistema de protección contra copia que no pueda vulnerarse con el tiempo y talento necesarios.
Quizás ahora la SDMI deba afrontar un ridículo similar al que la industria del DVD ha sufrido con la aparición del código DeCSS que es capaz de desencriptar los ficheros contenidos en los DVD que contienen películas. Este "crack" se basó en un descuido de una compañía que disponía de licencia para desarrollar un reproductor de DVD por software.
La industria de creación de contenido debería darse cuenta de que aún está por desarrollar un sistema de protección que no pueda romperse, ya que todos los que han aparecido se han roto antes o después mediante técnicas de ingeniería inversa. Quizás este sector debería invertir los fondos que dedica a la creación de nuevos métodos anti-copia al desarrollo de campañas que conciencien a los consumidores de las ventajas que tiene adquirir material original en lugar de pirateado. Sin embargo, la industria parece haber elegido el camino del control total de los contenidos y de las sanciones ejemplarizantes contra los individuos que crean software de reproducción para plataformas que las grandes multinacionales no están interesadas en soportar.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información