| Artículos | 24 JUL 2007

Promesas (y futuras realidades) de 4G

Tags: Actualidad
Arantxa Herranz

Mucha gente se pregunta qué es lo que puede esperar de los despliegues y servicios de 4G, ahora que parece que incluso 3G empieza a quedarse “anticuado” cuando ni siquiera hemos sido capaces de saborearlo en sus primeras ofertas. 


De manera muy breve, lo que los usuarios pueden esperar de los servicios inalámbricos que soportan velocidades de transmisión de datos tan altas son la promesa de una calidad de servicio mayor, de priorización del tráfico e, incluso, tasas de transferencia de hasta 100 Mbps. Con estas características, no es difícil imaginar a un trabajador móvil empleando su teléfono móvil para participar en una videoconferencia o para descargarse, bajo demanda, un vídeo en alta calidad.  


Sin embargo, el llegar a ofrecer todas estas posibilidades no va a resultar barato para los operadores. Según la Asociación Industrial de Telecomunicaciones (TIA), sólo en Estados Unidos estas compañías destinarán 4.400 millones de dólares en infraestructura WiMax durante el próximo año. Teniendo en cuenta que WiMax es sólo uno de los posibles estándares 4G, los analistas esperan que el desembolso en este tipo de banda ancha sea enorme.  


De hecho, son varias las posibilidades que existen a la hora de ofrecer servicios 4G pero no hay que olvidar algunas de las consideraciones a tener en cuenta de cara a esta próxima generación de redes inalámbricas.  


Lo primero de todo es que, y contrariamente a 3G, no hay estándares concretos que especifiquen qué son los servicios 4G, la red o la tecnología que está detrás de este concepto. Aunque los analistas creen que no tardarán en llegar, lo cierto es que a día de hoy 4G aún sigue siendo más un concepto de marketing que una realidad. Existe un estándar WiMax móvil, el 802.16e, en el que algunas operadoras están basando sus inversiones, aunque algunas voces, como Phil Redman, vicepresidente de investigación de Gartner, consideran que no es, realmente, 4G.

De hecho, WiMax y otras tecnologías podrían llegar a ser parte de la próxima especificación 4G. “No hay duda de que tecnologías actuales como WiMax, OFDMA  (Orthogonal Frequency Division Multiple Access) y MIMO (Multiple Input Multiple Output) estarán incluidas en 4G”, declara Redman para concluir que ninguna de ellas será 4G en exclusiva.

Por eso, puede decirse que no será fácil, ni rápido, definir un estándar. “Estas cuestiones suelen prolongarse durante ciclos de 10 años: 2G llegó en 1995 y 3G en 2004, por lo que no creo que podamos hablar de estándar 4G hasta 2015”, confiesa Redman.

Mientras, hay muchos jugadores que intentan detallar cómo debería ser 4G. Así, World Wireless Research Forum (WWRF) asegura que 4G deberá ejecutarse sobre infraestructura IP, interoperar con WiFi y WiMax y soportar velocidades más altas de 100 Mbps, hasta 1 Gbps.


También será clave que la próxima generación inalámbrica incluya métricas de calidad de servicio (QoS) y la posibilidad de dar prioridad en el tráfico, según la visión de Lisa Pierce, presidente de la consultora Forrester Research. “La ausencia de esta prestación haría que los usuarios profesionales no utilizaran los actuales servicios EV-DO como primer tipo de conexión de datos”. WWRF espera que 4G sea la colección de tecnologías y protocolos, no sólo un único estándar; algo similar a 3G, que en la actualidad incluye muchas tecnologías como GSM y CDMA.


Para ayudar a que evolucione el proceso de estandarización, WWRE (entre cuyos miembros se encuentran Ericsson, Huawei Technologies y Motorota) contribuye al trabajo de estandarización realizado con otros grupos como la ITU o el IETF. 


Pero, como decíamos anteriormente, pasarán años antes de que podamos disfrutar de 4G. No en vano, su predecesor, 3G, está todavía en la pista de despegue así que, ¿qué podemos esperar de 4G? 

Las opiniones acerca de cuándo podrían estar disponibles los servicios 4G son diversas. El Next Generation Mobile Networks (NGMN), formado por KPN Mobile, Orange, Sprint, T-Mobile International, Vodafone, China Mobile y NTT DoCoMo, considera que las primeras ofertas comerciales podrían aparecer para el año 2010. El reto de este grupo, similar al de WWRF, es trabajar con organismos de estandarización en el desarrollo de especificaciones de próxima generación. Pero si el estándar no llega antes de 2015, como predice el analista de Gartner, entonces los verdaderos servicios 4G no podrían estar disponibles antes de esa fecha. 
 


Las primeras pruebas 4G


Algunas operadoras se encuentran desplegando ya la versión móvil de WiMax como una capa adicional a su actual red, que está basada en CDMA (Code Division Multiple Access) y que ha sido actualizada ya en varias ocasiones.  


Sin embargo, en muchas ocasiones, estos nuevos servicios hacen que sólo se incremente la velocidad en, por ejemplo, la voz, cuando la verdadera tecnología 4G debe ofrecer las mismas velocidades para voz y datos.  

En cualquier caso, los analistas del mercado coinciden en que no hay un “killer application” para 4G a día de hoy. Si se alcanzan las velocidades que se prometen con 4G, los usuarios podrán participar, en tiempo real, en videoconferencias mientras camin

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información