| Artículos | 01 ABR 1996

Programas de presentaciones para Windows 95

Tags: Histórico
Microsoft PowerPoint 7.0, Lotus Freelance Graphics 96 y SPC Harvard Graphics 4.0
Jaime Peña.

Este tipo de programas, combinados con los tratamientos de textos y las hojas de cálculo, permiten realizar tareas de programas de diseño, aunque no sea ésta su principal misión.

Los programas de presentaciones son, junto con los procesadores de textos, hojas de cálculo y agendas, elementos básicos de las grandes suites (Microsoft Office, Lotus SmartSuite y Novell PerfectOffice, ahora adquirida por Corel). La importancia cobrada por estos programas ha sido siempre creciente y suelen ser tecnológicamente de lo más avanzado dentro de la informática de consumo.

Tanto es así que, trabajando conjuntamente con procesadores de textos y hojas de cálculo, suplen con brillantez a programas específicos de diseño, sin que esa sea (al menos teóricamente) su principal misión. La comunicación de ideas, hoy en día con gran proyección hacia el trabajo a distancia, en grandes sistemas de redes y mensajería electrónica, y el uso masivo de sistemas multimedia, han supuesto las principales mejoras que han implementado. Ya no se trata de hacer una exposición hablada a un público presencial. Los vídeos, animaciones, trabajo conjunto con programas externos, sistemas de hiperenlaces para una navegación menos encorsetada y secuencial, precisan de una flexibilidad hasta el presente poco conocida.

Por otra parte, las ayudas al diseño de una exposición atractiva y eficiente, mediante maquetas para finalidades bien determinadas, es otro de los puntos a considerar en los programas de presentaciones. Una propuesta básica fundamentada en objetivos y consejos puntuales de cómo exponer nuestras ideas y aprovechar múltiples recursos (imágenes, multimedia y estilos), han mejorado sustancialmente la productividad de estos entornos.

Dentro de los programas de presentaciones disponibles, analizaremos los de más reciente aparición, ya diseñados para trabajar bajo Windows 95. Estos son Microsoft PowerPoint 7.0, que se integra plenamente en Office y posee una especial facilidad de uso. Lotus Freelance Graphics Ed. 96 para Windows 95, ocupa unos 35 MB en disco y es el producto que más novedades comporta, también es de destacar su integración en SmartSuite, la suite de Lotus. Por último, SPC Harvard Graphics 4.0 es una aplicación verdaderamente potente, también ocupa unos 38 MB de disco duro y, a falta de una suite propia, tiene un entorno de trabajo semejante a Office de Microsoft.

Los entornos de trabajo

Todos los productos han evolucionado a novedosos entornos multiventana, con múltiples barras de herramientas configurables, sistemas de ayudas y consejos en el diseño y demás. Con todo, conservan abundantes particularidades, lo que les da una personalidad propia, dictada en el caso de Microsoft PowerPoint y de Lotus Freelance por el look característico de las respectivas suites de los fabricantes. Harvard Graphics no se ve condicionado por la compatibilidad con otros programas (sin que queramos decir nada peyorativo con el término).

Sea cual sea el programa disponible, el usuario puede encontrarse cómodo en el trabajo con todos ellos, aunque ciertas diferencias, como el uso de pestañas, el modo de editar las notas del orador o las implementaciones de controles en las cajas de diálogo, repartirán pros y contras. Creemos que éstas se deben evaluar, en más de una ocasión, en función de gustos particulares.

El entorno de trabajo de PowerPoint está absolutamente enfocado el trabajo en equipo con otras aplicaciones de la suite Microsoft Office. Basado en barras de herramientas múltiples (horizontales, debajo de la barra de menús, y verticales, a la izquierda de la pantalla) seleccionables de un total de siete, totalmente configurables. El área de trabajo muestra la diapositiva actual, pudiendo seleccionarse un zoom de visión y pasar de la ventana de diseño a la de esquema, al clasificador de diapositivas o a la página de notas para el orador.

Como puede apreciar, nada especialmente particular; y en eso no hay diferencias con los otros. Los patrones básicos se acercan de manera llamativa de unos a otros programas. Lo más destacable es el uso de botones rápidos en la barra de estado y en el pie y el borde derecho de la ventana, para insertar nuevas diapositivas, acceder a los asistentes de diseño o para pasar de una a otra.

Harvard Graphics dispone de un entorno muy atractivo, en el que se muestran barras de herramientas, tanto horizontales como verticales, barra de estado, área de edición y ventana del Advisor (véase más abajo). Aunque sólo dispone de tres barras de herramientas y no son accesibles con el botón derecho del ratón, como sucede con PowerPoint, también son ampliamente configurables, tanto en contenidos como el posicionamiento.

Además de los diferentes zooms en la vista de diseño, el producto de SPC posee ventanas de esquemas y de clasificador, pero no de notas para el orador, que se incluyen si se selecciona esa preferencia en el diseño de presentaciones. Nos parece muy potente su sistema, pero menos intuitivo. Para quien desee flexibilidad y potencia, Harvard Graphics proporcionará muchas más posibilidades de trabajo, pero la curva de aprendizaje es algo mayor. Por otra parte, a semejanza de PowerPoint, permite previsualizar diapositivas en escalas de grises, lo que da una excelente idea de cómo quedará en papel impreso.

Si el entorno de PowerPoint era un modelo de integración en Microsoft Office, no lo es menos el de Lotus Freelance, esta vez con respecto a Lotus SmartSuite 96. Encontramos su sistema de barras de herramientas con SmartIcons absolutamente configurable (a modo de positiva anécdota, tiene la posibilidad de mostrar iconos para acceso directo a las direcciones Internet de Lotus). Una hecho distintivo y, a nuestro modo de ver, modelo a imitar, es su concepción de ventanas múltiples accesibles mediante pestañas separadoras. Así, cómodamente se va desde la ventana de diseño a la de esquemas o al clasificador de diapositivas.

Junto con la ventana de diseño, a su izquierda y de igual manera que los otros dos productos analizados, se encuentra una barra de herramientas para las operaciones comunes de dibujo y selección. Bien es cierto que tiene sus interesantes peculiaridades. Por ejemplo, los botones despliegan cajas de herramientas de selección, tal es el caso de formas contenedoras de textos o tipos de conectores entre elementos; que dicho sea de paso, es el único programa que los implementa, a semejanza de lo que puede ver en los programas de diseño de diagramas de flujo.

El diseño básico

Romper el fuego del diseño de una presentación suele ser lo más problemático. A la par, las ayudas y consejos que se nos pueden aportar acerca de uso del programa y sobre todo de cuál debe ser la estrategia y los contenidos a abordar, son elementos casi imprescindibles para un buen programa de presentaciones. Si bien, los tres paquetes abordan estas áreas, lo hacen con diferentes estrategias, unos, como Harvard Graphics y Microsoft PowerPoint, nos diseñan desde el principio toda una presentación; otro modelo, como Lotus Freelance Graphics, propone índices temáticos, para que seleccionemos qué integrar.

Con PowerPoint se puede crear una nueva presentación basándonos en: el Asistente para autocontenido, una plantilla o partiendo de una presentación en blanco. El Asistente para autocontenido nos ofrece ideas y posibles organizaciones de nuestra presentación; funciona como todos los asistentes de Microsoft Office, mediante ventanas sucesivas que nos proponen seis maquetas básicas de presentación en función de objetivos (prediseñadas) y también cualquier otra que previamente hayamos creado. Otras selecciones se refieren al modelo visual (tres posibilidades) y al tiempo (sin determinar, menos o más de 30 minutos).

Por ejemplo, si queremos una presentación de un nuevo producto, en la que emplearemos más de 30 minutos, inicialmente s

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información