| Artículos | 01 MAR 1997

Programas de Diseño Arquitectónico

Tags: Histórico
AllPlan, DIBAC, Eicad, TriForma y UrbiCAD

La utilización de programas de CAD de propósito general para conseguir proyectos profesionales se ve dificultada por su propia estructura técnicamente generalizada, y por eso, los sectores del CAD profesional deben especializar sus sistemas para conseguir el máximo rendimiento en sus procesos de diseño.

Cada sector del diseño técnico requiere características propias para sus procesos de creación de proyectos, siendo muy diversas las necesidades de especialidades tan distintas como la electrónica, la mecánica, la topografía, las obras públicas, la electricidad o la arquitectura. En algunos casos, las ventajas del CAD (Computer Aided Design, diseño asistido por ordenador) se han visto ampliadas por la adición del CAM (Computer Aided Manufacturing, fabricación asistida por ordenador), e incluso por el CAE (Computer Assisted Engineering, ingeniería asistida por ordenador). Tales son los casos del diseño mecánico y el electrónico, donde sus procesos de fabricación controlados por máquinas hace posible que se pueda mecanizar y automatizar todo el procedimiento, desde la definición de la idea, hasta la puesta en venta del producto, pasando por la descripción de los planos, la fabricación de las piezas, el control de los materiales, la gestión de la facturación, etc. Estas características tan adecuadas para el CAD/CAM/CAE, han hecho posible que la utilización de sistemas informáticos en el diseño mecánico o electrónico sea masivo y abarque muchas fases en la actualidad, existiendo muchas soluciones adaptadas a las distintas necesidades de las empresas de dichos sectores. En cambio, el sector conocido como AEC (Architectural, Engineering and Construction), al no poder aprovechar todas las ventajas del CAM/CAE, ha seguido un desarrollo propio.

El CAD en la Arquitectura

El diseño arquitectónico ha sido siempre un tanto reacio a aplicar el CAD a sus procesos, ya que hasta hace poco tiempo sus ventajas se veían reducidas al "dibujo" asistido por ordenador, pues incluso la gestión de las mediciones y de los presupuestos debía realizarse en forma separada con programas distintos. Sólo los grandes (y muy caros) sistemas eran capaces de trabajar con proyectos profesionales en todas las fases de la definición del proyecto y del seguimiento de la obra, ya que por sus características particulares, es imposible conseguir la automatización de la fase de fabricación de los edificios.

Desde hace unos años la situación está cambiando, ya que la potencia de los PCs actuales y el abaratamiento de los equipos y de los programas, han ampliado el número de usuarios del sector que introducen sistemas informatizados en sus métodos, consiguiendo el efecto de la pescadilla que se muerde la cola: "a mayor número de usuarios, más mercado, y a más mercado, mayor número de usuarios".

Ahora es perfectamente posible y rentable que cualquier profesional disponga de un sistema que le permita "diseñar" modelos tridimensionales que le permitan observar desde cualquier punto de vista las soluciones adoptadas, obtener los planos de forma automatizada, mostrar al cliente paseos virtuales por su futura vivienda y conseguir los presupuestos finales a partir de las mediciones generadas en el mismo proceso, por ejemplo. Otras posibilidades menos generalizadas, pero no menos útiles, son las facilidades de gestión del inmovilizado del edificio (Facilities Management), la posibilidad de conexión directa con programas de cálculo de estructuras, la integración de módulos para el diseño de instalaciones o la elaboración de los proyectos de seguridad adecuados a la construcción.

Tendencias en el CAD arquitectónico

El CAD no es una técnica estable, y que una vez aplicada, proporciona todas sus posibilidades a los equipos de diseño de forma definitiva. Sus capacidades van evolucionando con el tiempo, al mismo ritmo que los equipos se hacen más potentes y se abaratan, permitiendo que los desarrolladores de aplicaciones incorporen nuevas características.

Como resultado, los continuos avances permiten conceptualizar mejor los diseños, estimular y predecir el comportamiento de nuevas soluciones, realizar estimaciones de costes y compartir diseños con otros compañeros y empresas. Resumiendo, las nuevas tendencias del sector son:

En primer lugar, la máxima automatización y simplificación de las tareas tradicionales de diseño y dibujo de proyectos arquitectónicos (muros, ventanas, pilares, escaleras, ...).

En segundo lugar, el diseño en 3D, pues aunque todavía la mayor parte de los proyectos se dibujan en 2D, cada vez son más los diseñadores que ven que se pueden obtener grandes mejoras de productividad y calidad a través del diseño espacial.

En tercer lugar, tenemos la cuarta dimensión, o sea, la dimensión temporal. La combinación del espacio 3D y el tiempo permite añadir movimiento, animación y sonido al modelo, dando lugar a posibles paseos virtuales y a animaciones de cámara que permiten visualizar y realizar pruebas del diseño.

En cuarto lugar, se puede mencionar el desarrollo de aplicaciones orientadas a objetos, de tal manera que el usuario trabaja con entidades de clase superior, como una pared, que además de reunir condiciones geométricas con conexión directa a modelos numéricos, puede tener capacidades de relación, y así, puede saber cómo interactuar con otros objetos. Por ejemplo, si se eleva la cubierta de un edificio, las paredes pueden ser conscientes de que están enlazadas a ella, y en consecuencia, deben aumentar su altura.

Otra tendencia importante es la distribución del trabajo entre grupos o profesionales distintos. Algunos de los programas más actuales permiten que cada especialista trabaje en una parte del proyecto, siendo ideal que se pueda decidir el grado de interferencia mutua entre los distintos documentos.

Y por último, la automatización de las mediciones de las unidades que componen el proyecto, y como consecuencia su valoración, reduciendo la mayor parte del tiempo que debe dedicar el profesional para conseguir el coste de la obra.

Diseñar en 3D

Los lectores que leyeron el artículo "El CAD y la Arquitectura" publicado en PC World de Mayo de 1994, recordarán que en esa época se comentaba que las aplicaciones de CAD para el diseño arquitectónico eran básicamente programas y utilidades capaces de ayudar en el proceso de dibujo tradicional en 2D, dejando a los diseñadores el trabajo conceptual del diseño tridimensional. En la actualidad, los programas permiten trabajar en 3D con el ordenador, bien sea creando el edificio partiendo de cero, o bien, levantando espacialmente los elementos incluidos en los planos de planta típicos 2D.

El primer sistema permite diseñar en el más completo sentido de la palabra, trabajando con volúmenes y distribuciones de espacios 3D visual y conceptualmente, lo que además de presentar una visión más real del modelo, y en consecuencia, una reducción de las posibilidades de error, facilita la consecución de planos, secciones, mediciones y presupuestos de forma automatizada. En realidad, el proceso es básicamente el mismo que cuando se diseña en 2D, salvo que las entidades que se incorporan al diseño, son objetos 3D. En contra de este método tenemos la exigencia de un equipamiento más potente y de un cambio de mentalización del equipo de profesionales que intervienen en el proceso, si están más acostumbrados al diseño tradicional. Es el procedimiento ideal para los edificios singulares, para los proyectos con espacios irregulares, y en general, para los trabajos que requieran modelos 3D completos.

El segundo sistema, o sea, el que se basa en los planos de distribución en planta para levantar el modelo 3D, tiene la ventaja de que sólo gestiona las entidades que sean precisas, y así si se desea una vista exterior del edificio, sólo habrá que levantar las fachadas y la cubierta. Esta simplificaci

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información