| Artículos | 01 FEB 1998

Programas de Correo electrónico

Tags: Histórico
Eudora Pro 4.0, Microsoft OutLook Express 4.0, Netscape Messenger 4.03 y Pegasus Mail 2.5
Jorge Pascual.

Elegir el programa de correo que mejor se adapte a sus necesidades le ayudará notablemente en la organización personal.

Cada día aumenta la información que podemos recibir por correo electrónico. Al comienzo de Internet únicamente unas frases en modo texto podían ser enviadas por la Red, por supuesto, sin tildes, caracteres extraños ni nada que se saliera del ASCII estándar. Sin embargo hoy todo esto ha cambiado mucho. Ahora podemos recibir fotografías, hojas de cálculo, sonidos, vídeos, páginas web y un largo etcétera. Además, las fuentes de información que nos envían correo electrónico también han aumentado considerablemente. Inicialmente unos cuantos amigos son los encargados de estrenar nuestra flamante cuenta de correo electrónico, pero poco después estaremos suscritos a varias listas de correo de nuestro interés, notificadores de cambios en determinados web, publicidad proveniente de empresas que no se sabe de dónde habrán tomado nuestra dirección, etc.

Bajo estas condiciones, es decir, bajo las condiciones actuales, elegir un buen programa de correo electrónico puede ser una decisión que nos ayude considerablemente en nuestro que hacer diario. Por este motivo en este artículo nos hemos propuesto mostrarle los programas más difundidos y que mejores prestaciones tienen para la administración del correo electrónico. No se trata de una comparativa en toda su extensión, pues no hemos incluido ni mucho menos todos los paquetes que existen en el mercado. La razón principal para no haber tomado todos los productos es que los que aquí mostramos son los utilizados por la mayor parte de la comunidad de usuarios de Internet que utilizan PC. Por otro lado, además de ser los más utilizados, son los que más y mejores características tienen, sobre todo tres de los cuatro analizados.

Antes de entrar a ver todas las características de los programas seleccionados veremos algunos conceptos previos, que le ayudarán a entender mejor el funcionamiento del correo electrónico y las tecnologías involucradas, para así tomar una mejor decisión después de ver el análisis de los productos.

Proveedores, cuentas y servidores

Los usuarios más expertos directamente pueden prescindir de este apartado, pues únicamente vamos a ver generalidades sobre el funcionamiento del correo electrónico.

Cuando nosotros contratamos una cuenta de Internet con uno de los múltiples proveedores que existen en la actualidad, en realidad lo que estamos contratando son dos cosas: por un lado contratamos la salida a Internet, es decir, que nuestra línea de teléfono se pueda conectar a Internet, y por otro lado, contratamos una serie de servicios. Entre los servicios típicos que se suelen contratar se encuentra el correo electrónico y, en ocasiones, un espacio en un servidor web para alojar una página personal. Para poder utilizar todo esto necesitamos cuentas. Una cuenta no es más que un binomio nombre/clave (por ejemplo nombre: jordy, clave: mkt4536) que nos dará acceso al servicio. La cuenta se utiliza por razones de organización y seguridad, ya que, por ejemplo, en el caso del correo, se debe de conocer qué usuario es el propietario del buzón electrónico (mediante el nombre) y la llave que tiene para abrirlo únicamente él (la clave). La primera cuenta que debemos conocer es la cuenta principal, pues es la que nos sirve para salir a Internet. Esta cuenta es la que se utiliza cuando se configura el acceso telefónico a redes o el software de Infovía. Sin embargo, esta cuenta no tiene nada que ver con la cuenta de correo electrónico. La cuenta de correo es otro binomio nombre/clave que nos dará acceso al buzón electrónico que tenemos en el servidor de correo. Nadie dice que no puedan ser iguales, pero en principio no tienen por qué serlo. En la práctica resulta más cómodo que todas las cuentas que tengamos dentro de un proveedor sean las mismas, ya que así únicamente tendremos que memorizar un binomio nombre/clave. Si además tenemos contratados otros servicios, como por ejemplo una página web, tendremos nuevas cuentas en nuevos servidores.

Un servidor no es más que un ordenador que está permanentemente conectado a Internet adquiriendo o enviando información. Un mismo proveedor puede tener varios servidores, y normalmente los tiene, por ejemplo, un servidor de correo electrónico, un servidor web, un servidor de acceso, etc. Cada uno de estos servidores tiene un nombre único dentro de Internet. Centrándonos en los servidores de correo, debemos decir que existen dos tipos de servidores, ambos utilizados de forma simultánea por los usuarios: SMTP y POP o IMAP.

Un servidor SMTP es aquel que utiliza el protocolo SMTP (Simple Mail Transfer Protocol) y es el que utilizamos para enviar los mensajes de correo desde nuestra casa a cualquier usuario de Internet. El proceso que sigue un programa de correo electrónico al enviar un mensaje es el siguiente: se conecta con el servidor SMTP y se le dice que se va a enviar un mensaje. El servidor acepta la propuesta si el binomio nombre/clave que tenemos configurado en el programa de correo es el correcto. Entonces el programa envía el mensaje y el servidor lo almacena en su disco duro. Finalmente hay una pequeña conversación entre el programa de correo y el servidor en la que se acuerda que no ha habido problemas de transmisión y se desconecta. En este momento el mensaje queda almacenado en el servidor, y éste será el encargado de ver a qué usuario va dirigido y contactar con el servidor de correo del destinatario para realizar el envío a través de Internet. Si se produce algún problema en el envío, el mismo servidor lo intenta solucionar reintentando el envío varias veces o, si no lo consigue, enviándonos un mensaje de aviso a nosotros.

El servidor POP o IMAP es el que utilizamos para descargar el correo que nos hayan enviado hasta nuestro ordenador de casa. En principio este servidor (y por tanto, su nombre) no tiene por qué ser el mismo que el SMTP, aunque en ocasiones lo es. Este servidor utiliza el protocolo POP o IMAP para la descarga de mensajes, de ahí su nombre (servidor POP o IMAP). El trabajo que realiza este servidor es exactamente el contrario al que realiza el SMTP. El programa de correo se conecta con el servidor POP o IMAP y, en un primer momento, le pregunta si existe algún mensaje nuevo. Si es así, entonces en función de si se trata de un servidor IMAP o POP la actuación será diferente. En el caso de un servidor POP, si existen mensajes éstos se descargan al disco duro local, para así poder ser leídos. Si por el contrario el servidor utiliza el protocolo IMAP, únicamente se descargan los encabezados de los mensajes, dándonos la oportunidad de realizar un mantenimiento del correo en el servidor. Así, podemos seleccionar aquellos mensajes que queremos descargar, los que nos gustaría eliminar y aquellos que simplemente queremos dejarlos de momento en el servidor porque no corre prisa su descarga. Realizar la administración de correo en el servidor suele resultar muy útil, pues nos puede ahorrar tiempo de conexión. Imagínese que en su empresa le enviaron un mensaje con un documento de 12 MB hace unos días, pero por motivos de sobrecarga en la Red lo ha recibido fuera de fecha. Evidentemente este mensaje ya no será útil, y antes de descargar los 12 MB para después borrarlos es preferible borrarlo en el servidor y no descargarlo. Lo mismo sucede si le envían publicidad no deseada o simplemente mensajes que no le interesan. Sin embargo, pese a que el protocolo IMAP tiene muchas ventajas, no permite la aplicación de filtros a los mensajes de entrada, por lo que puede ser un poco desagradable tener que colocar manualmente los mensajes una vez descargados desde el servidor.

Como último apunte a este tema, simplemente comentar que la versión actual del protocolo POP es la 3 y, por este motivo, generalmente se habla de servidores POP3. Asimismo la versión de I

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información