| Artículos | 01 ABR 1997

Programas de Autoedición

Tags: Histórico
FrameMaker 5, PageMaker 6.5, Publisher 97, QuarkXPress 3.32 y Ventura 7
Gabriel Contreras.

Nuevas versiones de los principales programas de autoedición del mercado con herramientas para editar en Internet.

La eliminación del papel en las oficinas todavía es una utopía, pero cada vez se utiliza menos. Los sistemas de mensajería electrónica y la publicación en la Intranet corporativa o en Internet están tomando mayor importancia. Para diseñar las nuevas publicaciones del ciberespacio se utilizarán programas de autoedición con filtros de exportación HTML y Java. Por ahora, los cinco programas más importantes de autoedición han presentado (o anunciado) nuevas versiones con funciones orientadas a la edición en Internet.

Un poco más cerca de la edición electrónica

Internet está a la orden del día y los que más trabajo van a encontrar en la red son precisamente los maquetadores, los diseñadores y los ilustradores. Navegar por la Red resulta impresionante, sobre todo por las imágenes, las animaciones y por el aspecto de los sitios Web. Cualquier persona que se tome muy en serio el trabajo de diseñar páginas Web, deberá aprender a maquetar correctamente y deberá conocer cómo sacar el máximo provecho a los controles ActiveX y a los Applets Java.

Todos los programas de autoedición que hemos probado en esta comparativa son capaces de guardar los ficheros en formato HTML, con hipervínculos y algunos controles básicos; pero sólo algunos de ellos son capaces de añadir sonido de fondo, desplazamiento de texto (marquee), vídeo o controles de formulario. Esto significa que una correcta publicación en Internet consistirá en dos pasos. El primero será la edición de la página con el programa de autoedición y para completar el segundo paso necesitaremos utilizar un programa más específico, como FrontPage de Microsoft, Adobe PageMill, etcétera.

Vamos a estudiar los aspectos más importantes de un programa de autoedición, para ver cuáles son los puntos fuertes y los puntos débiles de cada uno de los programas evaluados. Como elementos importantes de un programa de autoedición, hemos seleccionado el aspecto de la interfaz, las funciones de maquetación, la creación y gestión de documentos, la utilización y modificación de imágenes, el empleo del color, la precisión de las funciones de tipografía, el procesador de textos, las posibilidades de crecimiento o de personalización del programa y la edición de páginas Web. Por último, otro aspecto muy importante son las funciones que permitirán simplificar la impresión en imprentas ajenas al ordenador, evitando los típicos errores de "trapping" y garantizando los resultados deseados.

Interfaz

La interfaz de usuario es el factor determinante en la elección de un programa de autoedición. Actualmente hemos llegado a un punto en el que casi todos los programas de autoedición presentan un rango similar de funciones y lo que determina cuál es el programa que nos conviene es cómo se implementan estas funciones y cómo puede el usuario sacar el máximo partido de ellas. Un profesional que se pase todo el día maquetando revistas, libros o páginas Web, tiene que poder trabajar muy rápido, con precisión y con total libertad para mover el texto, los objetos y las imágenes a cualquier lugar de la publicación.

Una buena interfaz de usuario además de velocidad, precisión y libertad tiene que asegurar una compatibilidad entre distintas plataformas; pero lo más importante de todo es garantizar una alta precisión en todas las acciones.

La interfaz de FrameMaker es la menos afortunada de todos los programas de la comparativa. Utilizar FrameMaker lleva mucho tiempo, es lento y laborioso y resulta muy difícil llegar a conseguir lo que en un principio planteamos. Para los usuarios que estén acostumbrados, seguro que les parece muy metódico, porque tenemos que definir completamente la página antes de ponernos a introducir el texto. La interfaz no está en absoluto integrada con Windows 95, no ofrece menús contextuales con el botón derecho y los iconos tienen un estilo completamente distinto del que estamos acostumbrados.

La interfaz de PageMaker 6.5 nos ha gustado mucho. Está muy bien integrada con Windows 95, utiliza menús contextuales y las opciones del menú principal están colocadas en el lugar correcto. Todo resulta muy sencillo, lo cual significa que la interfaz es intuitiva. Sin necesidad de leer el manual de usuario conseguimos hacer lo que nos proponemos y mucho más. El punto flojo de PageMaker es que no presenta una barra de iconos, que sería muy útil para seleccionar las funciones que utilizamos con mayor frecuencia.

La interfaz de Microsoft Publisher 97 nos ha decepcionado un poco. Estamos acostumbrados a sorprendernos con los productos de Microsoft (incluyendo el nuevo Office 97) y nos hemos encontrado con una interfaz con grandes barras de iconos, que no respeta en absoluto los propios estándares marcados por la compañía. La interfaz es sencilla de utilizar, aunque no conseguimos el mismo potencial que con el resto de los programas.

QuarkXPress tiene una interfaz muy fácil de utilizar, aunque no aprovecha las nuevas herramientas que ofrece Windows 95: utiliza siete barras de herramientas móviles, que no siguen el estándar de Windows 95 y tampoco disponemos del menú contextual del botón derecho del ratón. El aspecto de QuarkXPress es prácticamente idéntico al de PageMaker. Además, la manera de utilizar ambos programas es muy parecida, con sus cajas de texto y el texto flotante, como herramientas principales. Podría decirse que los diseñadores de Adobe han comprendido que para conseguir desbancar a QuarkXPress deberían utilizar sus mismas armas.

Por último, la interfaz de Corel Ventura 7 es extraordinaria. Lo tiene todo, menús contextuales, barras de herramientas por doquier y un sistema de menús compatible con Windows 95. Utilizar Corel Ventura es muy sencillo y rápido, pero el punto en contra lo encontramos en las funciones de maquetación que estudiaremos a continuación.

Maquetación de la página

Precisamente, donde destacan todos los programas de autoedición es en la maquetación de documentos. QuarkXPress ha sido durante varios años el que más ha brillado en esta área, pero a partir de ahora, PageMaker ha incorporado todas las funciones necesarias para igualar e incluso para superar al primero.

La función más útil para maquetar un documento son las cajas de texto. Estas cajas pueden ser rectangulares, circulares, ovoides o poligonales. La función de una caja de texto es contener un bloque de texto importado. Las cajas se pueden enlazar, para que el texto fluya por cada una de las cajas enlazadas.

Otro elemento característico de los programas de autoedición son las páginas maestras. Una página maestra es una página donde definimos los encabezados y pies de página del documento, añadimos el logotipo de la empresa, o simplemente una línea o un dibujo. Todo lo que insertamos en una hoja maestra se repite durante los capítulos asociados a dichas hojas.

Podemos utilizar varias páginas maestras dentro de un documento. Por ejemplo, podemos utilizar una página maestra para las primeras veinte páginas, otra página maestra para las siguientes 35, etcétera. De esta forma, si cambiamos el pie de página de la primera página maestra, sólo observaremos el cambio en las primeras veinte páginas del documento. Las páginas maestras también sirven para cambiar la orientación de página dentro del mismo documento, así como la definición de los márgenes y el resto de las definiciones de página.

QuarkXPress está especializado en la maquetación de folletos y documentos cortos. Utiliza cajas de texto y de imágenes para colocar los objetos en cualquier lugar de la página. Una vez que se crea un elemento de página, podemos girarlo, duplicarlo, agruparlo con otro objeto, colorearlo, alinearlo a otros objetos, arrastrarlo a otro documento o biblioteca, extenderlo a varias pági

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información