| Artículos | 01 JUN 2003

Programación en VB.Net

Tags: Histórico
Ignacio Céspedes.
¿Le gustaría descubrir con nosotros las nuevas características de uno de los lenguajes más populares del mercado? Bienvenido a VB.Net.

Generalmente cada nueva versión de Visual Basic traía consigo mejoras en algunos aspectos, encontrándonos con nuevos procesos que nos acercaban a mejores soluciones desde el punto de vista del lenguaje de programación. Por este motivo, muchos profesionales eran capaces de seguir desarrollando aplicaciones en las distintas versiones, e incorporar lo nuevo de cada versión sin que esto les causase un gran esfuerzo de aprendizaje. Hasta el momento, esta forma de trabajar permitía a los desarrolladores realizar un aprendizaje de las novedades de una determinada versión de una forma pausada y, en definitiva, poco traumática.
Esta tendencia de agregar nuevas funcionalidades al lenguaje manteniendo la compatibilidad con versiones anteriores y a su vez con los conocimientos que se han ido adquiriendo a lo largo de la experiencia de un programador, se rompe con la nueva versión Visual Basic .Net. Este cambio tan radical está motivado por la existencia de alguna inconsistencia del lenguaje entre las distintas versiones y la necesidad de crear un lenguaje más consistente y versátil que nos permita, por ejemplo, utilizar de una forma más homogénea y fácil todos los lenguajes que componen la tecnología .Net.
Todo ello sin olvidar, claro está, la fuerte integración de la plataforma con Internet, ya que ahora además de poder realizar aplicaciones para Windows podremos desarrollar aplicaciones para web (Asp.Net), así como aplicaciones de interfaz de texto, más conocidas como aplicaciones de consola.

Características generales del nuevo lenguaje
Una vez que hemos expuesto brevemente las razones por las cuales no existe una clara continuidad entre la nueva versión y las versiones anteriores, pasaremos a destacar algunos de los aspectos más novedosos de la nueva versión Visual Basic. Net.
En primer lugar hay que destacar un aspecto fundamental: vamos a empezar a trabajar utilizando tecnologías de POO (Programación Orientada a Objetos). Esta característica se hace extensible al resto de lenguajes que conforman la plataforma .Net, circunstancia que sin duda desconcertará de alguna forma a aquellos desarrolladores que estaban acostumbrados a programar en anteriores versiones del producto.
El pilar fundamental de la programación orientada a objetos se basa en clases, que por lo general disponen de una serie de métodos y propiedades. Por este motivo se ha incorporado en esta nueva versión una biblioteca de clases (BCL) con la que se podrán realizar la mayoría de las tareas que habitualmente viene utilizando cualquier desarrollador. Con la incorporación de esta nueva biblioteca tendremos a nuestra disposición más de 3.000 clases, tan sólo tendremos que crear una instancia de la clase que vayamos a utilizar, y posteriormente hacer uso de sus métodos y propiedades.
Este proceso, que parece relativamente sencillo, se complica un poco, ya que muchas de estas clases dependen de otras, y esto, unido al intento de centralización de la plataforma quizás nos haga dar algunos pasos más en cosas que parecían menos complicadas. Sin embargo, encontraremos una mejoría realmente apreciable en cuestiones tan fundamentales como la instalación y la actualización de nuestras aplicaciones.
Los profesionales que desarrollasen aplicaciones en versiones anteriores seguramente recuerden las dificultades a las que se enfrentaban al intentar desarrollar varias versiones de una misma librería a la vez, o los problemas derivados de intentar actualizar componentes cuando dichos componentes estaban siendo utilizados por una aplicación. Para intentar mejorar este tipo de deficiencias contamos ahora con una nueva unidad de módulo ejecutable propia de .Net. Esta unidad nos permite resolver problemas de instalación y coexistencia entre varias versiones de una misma biblioteca y recibe el nombre de ensamblado.
Un ensamblado tiene una estructura específica, podemos decir que a grandes rasgos se divide en dos partes diferenciadas. Una primera sería de implementación, donde se guarda la descripción de tipos (métodos y propiedades), y la otra, denominada manifiesto, donde se describe el propio ensamblado con datos como el nombre, la versión, la dependencia con otros ensamblados, sus métodos, sus propiedades, e información de seguridad que es detectada por la plataforma .Net, que lo procesa como código administrado. Los programadores con algo de experiencia se darán cuenta de que todos estos datos enumerados se solían guardar en el archivo de registro. Pues bien, ahora los tenemos en el propio ensamblado, lo que nos facilitará sin duda su instalación o actualización.
Tan sólo necesitamos copiar o sobrescribir un ensamblado en una carpeta habilitada al efecto para poderlo utilizar, lo que a su vez repercute en un menor consumo de memoria, un mayor rendimiento que -junto a la facilidad de actualización antes mencionada- hace que nos encontremos con una potencia sin precedentes en aquellos desarrolladores familiarizados con anteriores versiones de Visual Basic.
No podríamos terminar esta pequeña introducción sin hacer mención a un elemento que hasta el momento no existía para los desarrolladores de Visual Basic, pero que sin duda reconocerán aquellos programadores más familiarizados con tecnologías Java: nos estamos refiriendo al recolector de basura. Hasta el momento, cuando un programador desarrollaba un proyecto con POO, estaba obligado a seguir una serie de pasos específicos con un orden predeterminado. Si enumerásemos los pasos a seguir nos encontraríamos con un proceso similar a éste: asignaríamos memoria para el objeto, lo cargaríamos en memoria, lo inicializaríamos, obtendríamos una referencia al mismo, lo utilizaríamos, destruiríamos la referencia del objeto y finalmente liberaríamos la memoria. Es en este último paso donde entra en acción el recolector de basura, ya que su misión básica es liberar la memoria de aquellos objetos que no están siendo utilizados sin que el programador se tenga que estar preocupando de ello.
Es importante resaltar que, aunque el recolector de basura libera la memoria automáticamente, ésta no es liberada en el preciso instante en que se deja de utilizar un objeto, sino en inspecciones que realiza el recolector cada cierto periodo de tiempo.

Nuevo entorno de desarrollo
Echaremos un vistazo al nuevo entorno de desarrollo, cuya característica principal es que ahora está integrado para todos los lenguajes de programación, incluido Visual Basic.Net.
Dada la complicación que entraña adecuar un entorno de desarrollo para cada uno de los lenguajes incluidos en la nueva plataforma .Net, nos encontraremos con un entorno cuyas características son sensibles a las características del proyecto que estemos utilizando en ese preciso instante -ver Figura 1-. De esta manera, nos podemos encontrar con elementos de desarrollo a los que sólo vamos a tener acceso si estamos realizando un tipo de proyecto determinado.
En el nuevo entorno podemos destacar tres características fundamentales: ocultación automática, ventanas apilables y utilización de pestañas. Todas ellas tienen como función principal optimizar el área de la pantalla aprovechando el espacio al máximo.
Sin embargo, usted puede personalizar todos los elementos del entorno de desarrollo

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información