| Artículos | 01 MAR 1995

Procesadores de texto

Tags: Histórico
Jaime de Yraolagotia.

El dossier de este mes recoge los procesadores y editores de texto comercializados en nuestro país. Como podrá comprobar la oferta es bastante escasa y apenas hemos logrado encontrar 16 programas. La razón de esta sequía es evidente: el mercado de procesadores de texto está muy bien definido con programas estándares que han eliminado toda la competencia.

En el recuerdo quedan programas como WordStar, Display Writer o Multimate.

Actualmente, más del 95% del mercado está dominado por los tres grandes: Lotus Ami Pro, Microsoft Word y Novell WordPerfect. En el mundo del DOS, cada día más en desuso, sigue predominando WordPerfect, sobre todo ahora, tras el reciente anuncio de Microsoft de no comercializar nuevas versiones de Word para DOS en Castellano. Aunque la versión WordPerfect 6.0 introduce grandes mejoras, muchos usuarios siguen trabajando todavía con la versión 5.1, considerada ya un clásico en la industria del software. En realidad, para máquinas poco potentes dedicadas únicamente a tratamiento de textos, WordPerfect 5.1 sigue siendo la mejor opción.

Por su parte, los profesionales del procesamiento de textos desde hace tiempo que se han decantado por las enormes posibilidades que brinda el entorno Windows (facilidad de uso, integración de gráficos, intercambio de datos con otras aplicaciones, etc.). En este segmento, la elección entre cualquiera de los tres grandes (Ami Pro, Word y WordPerfect) es un éxito asegurado.

Los restantes programas han tenido que especializarse para poder seguir compitiendo. Por ejemplo, Accent Software ofrece un procesador de textos multilingüe con corrector ortográfico, diccionario de sinónimos y guionado en más de 9 idiomas. O, también, Hedrich Informática posee un procesador de textos para bases de datos MUMPS.

Otro aspecto importante a la hora de adquirir un procesador de texto es identificar exactamente sus necesidades. Si lo que quiere es crear documentos con muchas fotos y una fuerte labor de maquetación, es preferible buscar un programa de autoedición. Bien es cierto que un procesador de texto posee características de autoedición, pero resulta más sencillo usar un programa específico.

Por su parte, en lo que se refiere a los editores de texto, la oferta es escasa pues todos los sistemas operativos actuales incluyen editores de texto decentes. El MS-DOS posee un nuevo editor desde la versión 6.2 y Windows incluye tanto un Bloc de notas como el mini procesador Write. En las tablas hay varios editores especializados para programadores.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información