| Artículos | 01 JUL 2006

Procesadores de doble núcleo, la nueva batalla de Intel y AMD

Tags: Histórico
Encarna González.
Aunque la rivalidad entre AMD e Intel es una contienda que se remonta a no pocos años atrás, la pugna por liderar el mercado de procesadores a nivel mundial parece haberse arreciado en los últimos tiempos. Los recientes lanzamientos y nuevas tecnologías presentadas, y lo que está por venir en los próximos meses por parte de ambas firmas, evidencian un cambio claro en un mercado en el que AMD está poniendo difícil a Intel la conservación de su hegemonía. El lanzamiento de los primeros procesadores con doble núcleo (dual core) constatan la dura disputa entre ambas compañías por conquistar el mercado.

En los últimos meses, prácticamente no hay día en el que no haya nuevas noticias sobre novedades y avances tecnológicos tanto de AMD como de Intel. Si bien ambas compañías llevan años litigando en el mercado (rivalidad que incluso hace un año ya les llevó a los tribunales), en los últimos tiempos, esta pugna se ha visto intensificada ante la búsqueda de acaparar una mayor parte del pastel del mercado a merced de las nuevas oportunidades que se abren con la inclusión de la tecnología de doble núcleo en sus procesadores.
Aunque la tecnología de doble núcleo, que permite tener dos núcleos de ejecución en el mismo chip optimizando el rendimiento de forma notable, es algo en lo que los proveedores de este segmento llevan años trabajando, los avances de estas compañías van mucho más allá. Por ejemplo, en el caso de Intel, y con el objetivo de no ceder ni un ápice en su claro liderazgo en lo que a la cuota de mercado de procesadores se refiere, la firma ha hecho coincidir el anuncio de sus novedades en doble núcleo con la presentación y lanzamiento de su nueva microarquitectura.

Rasgos diferenciales
Aunque son muchos los detalles que caracterizan esta nueva microarquitectura, hay dos claros rasgos que han guiado el diseño de la misma: ahorro energético y rendimiento. Estas dos características parecen erigirse como los dos aspectos clave que están guiando la lucha entre Intel y AMD.
Tal y como apunta Antonino Albarrán, director de tecnología de Intel Iberia, “tenemos dos objetivos: conseguir el máximo rendimiento y ser lo más eficientes en cuanto al ahorro energético, lo que quiere decir que el rendimiento por vatio debe ser el mayor posible, con bajo consumo y baja disipación”.
Si bien de cara a los próximos meses se espera una auténtica avalancha de novedades en el mercado por parte de ambas firmas, todas ya con doble núcleo incorporado, cabe esperar que las dos compañías intensificarán sus esfuerzos para mostrar las diferentes características y beneficios de estos procesadores con doble núcleo de una y otra compañía. De hecho, desde Intel ya han avanzado algunas cifras que cuantifican las bonanzas de sus tres plataformas: Woodcrest para servidores, Merom para móviles, y Conroe para equipos de sobremesa, aunque las dos últimas emplean como nombre comercial Intel Core 2 Duo. Según Intel, Merom puede ofrecer un aumento del rendimiento de hasta un 20 por ciento sin aumento del consumo de potencia, mientras que Woodcrest es capaz de proporcionar hasta un 80 por ciento más de rendimiento reduciendo un 35 por ciento la potencia. “La renovación de nuestra microarquitectura, nos permite tener un rendimiento excepcional”, apunta Albarrán.
Sin embargo, el responsable destaca que una de las grandes bazas que esto proporciona a Intel es que puede disponer de un diseño común para toda la gama de productos, ya sean portátiles, sobremesa o servidores.

Un auténtico doble núcleo
Sin duda, es en el escenario de los procesadores para servidores donde, por el momento, se está encrudeciendo la batalla ante los buenos resultados que los procesadores AMD Opteron están registrando frente a los de su principal competidor. De hecho, Intel ha perdido cuota de mercado con sus procesadores Xeon para servidores, con una caída del 38 por ciento respecto al año anterior mientras que, según los datos que maneja AMD, los procesadores Opteron han ganado cuota de mercado en el segmento de los servidores x86, pasando de un 16,4 por ciento a finales de 2005, a un 22,1 por ciento en el primer trimestre de 2006.
Así las cosas, en los próximos meses es de esperar que asistamos a un amplio despliegue de nuevos lanzamientos en dual core por parte tanto de AMD como de Intel, lo que permitirá a los usuarios beneficiarse de la implantación de un auténtico doble núcleo en los procesadores y con mejoras sustanciales. Alejandro Ruiz Bueno, director de desarrollo de negocio de AMD para España y Portugal, apunta que “a diferencia de nuestros competidores, AMD64 se ha construido con con arquitectura Direct Connect, tecnología HyperTransport y cachés dedicadas para cada núcleo”. Además, el responsable añade que hay proveedores que han manifestado que la arquitectura de Intel es una solución paquetizada, lo que conlleva deficiencias en disipación de calor y temas de compatibilidad”. Desde AMD creemos que nuestros productos basados en doble núcleo sobrepasarán en rendimiento a los de Intel, según las informaciones que tenemos de terceros”, añade el responsable.

Transición hacia el doble núcleo
Sin embargo, la pugna por disponer de la mejor tecnología no se libra sólo en la arena de los procesadores de doble núcleo, sino que también está llegando a los procesos de fabricación. Esto ha llevado a que AMD sea la que ponga especial acento en esto de manera que ya ha anunciado que reducirá la fabricación de 200 milímetros en el segundo trimestre de 2007 y ya está preparando la fabricación de las obleas de 300 milímetros con tecnología de procesos de 65 nanómetros en la Fab 38 de Dresde para finales del próximo año.
No obstante, si todo parece indicar que la carrera por posicionarse a la cabeza del mercado de procesadores no ha hecho más que empezar, las dos compañías ya están dirigiendo sus pasos a la incorporación de más núcleos dentro del mismo chip, por lo que la disponibilidad de procesadores con cuatro núcleos parece perfilarse como la próxima tendencia en la que los fabricantes pondrán toda la carne en el asador. Por tanto, ¿podemos prever que la próxima batalla la veremos en los procesadores de cuatro o más núcleos? Según el responsable de Intel, su nueva microarquitectura les va a permitir llegar a cuatro núcleos “de manera sencilla en 2007, pero habrá que ver si otros fabricantes pueden hacerlo”. En este sentido, el responsable apunta la importancia de la tecnología de fabricación resulta un factor determinante. De hecho, Intel ya está fabricando todo en 65 nanómetros y con la mirada puesta en los 45 nanómetros para seguir evolucionando para “poder poner transistores más pequeños, más velocidad de reloj, menor consumo y cada vez más transistores en un chip, con lo cual, podemos poner más funcionalidades”.
Sin embargo, éste es otro factor diferencial respecto a su principal competidor que, pese a seguir fabricando con 90 nanómetros, presume de conseguir mejores rendimientos. A este respecto, Antonino Albarrán señala que “el rendimiento no es algo proporcional al tamaño de los transistores, por lo que jugamos con las distintas características para dar el máximo rendimi

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información