| Artículos | 01 OCT 2008

Procesadores a salvo de ataques

Tags: Seguridad
PCWORLD PROFESIONAL
Investigadores de la Universidad de Michigan han desarrollado una tecnología que es capaz de separar los fallos de los microprocesadores y mantenerlos apartados para que no se mezclen con el PC y lo perjudiquen. De este modo, y ante los crecientes problemas de seguridad informática, ofrecen una nueva vía que impide que pequeños fallos puedan dar lugar a problemas mayores.

En los últimos dos años, este equipo de investigadores ha estado trabajando en lo que llaman “guardián semántico”. Se trata de un minúsculo monitor que vive en el microprocesador, comprobando si se le ha pedido al chip hacer algo que los diseñadores no hayan previsto en sus pruebas de calidad.


Aunque compañías como Intel y AMD prueban sus productos de manera muy rigurosa, en el mundo real, a los chips se les pide en muchas ocasiones que hagan cosas nuevas que, potencialmente, podrían causar un problema. El guardián semántico puede identificar esos requerimientos no testeados hasta el momento y entonces, reducir el rendimiento del procesador pasándole a trabajar a modo seguro, donde la mayoría de las capacidades de rendimiento del procesador están deshabilitadas.  Se evita así la propagación de los problemas.





Así, aunque esto ralentiza el funcionamiento del ordenador durante una pequeña fracción de segundo, lo cierto es que hace que sea mucho más difícil que falle, explica Valeria Bertacco, profesora ayudante del departamento de ciencia en el que se ha llevado a cabo este trabajo.

Su equipo ha construido el guardián semántico en un simulador de chip basado en software y ahora están inmersos intentando conseguir que trabaje en un microchip programable denominado “field-programmable gate array”.

En su diseño actual, este monitor toma en torno al 3 por ciento del espacio del chip, pero esperan conseguir que sea mucho más pequeño si llegan a desarrollarlo de manera comercial. “Si alguna compañía decide materializarlo y fabricarlo, este porcentaje descenderá por debajo del 1 por ciento”, explica Bertacco.

Los fabricantes de procesadores suelen acabar descubriendo cientos de fallos, denominados erratas por la industria, una vez que sus productos están en el mercado. Y aunque este tipo de fallos pueden ser corregidos en posteriores actualizaciones de la BIOS, si uno de ellos es lo suficientemente serio, puede llegar a desbaratar los planes de cualquier firma. El año pasado, le ocurrió algo así a AMD con su procesador de cuatro núcleos Opteron, conocido por su nombre en código, Barcelona. Se descubrió un error bastante serio después de su lanzamiento que provocó retrasos, problemas comerciales y de prestigio a la compañía.

El analista de Insight 64, Nathan Brookwood, no se muestra muy convencido sobre si el guardián semántico hubiera podido ayudar a AMD con el problema en Barcelona.

Según su opinión, hay al menos dos problemas importantes con el planteamiento de este desarrollo. Por un lado, señala que sería difícil conservar registro de todas las pruebas en un procesador comercial. “Existe un gran número de estados legítimos, por eso, yo realmente me pregunto si podría materializarse este guardián en una solución práctica”. Un segundo problema, desde su punto de vista, es que necesitaría muchísimo trabajo de diseño crear un procesador lo suficientemente pequeño que pudiera funcionar de este modo y además, sin problemas. Así las cosas, este analista se muestra escéptico sobre el futuro de este desarrollo.


Sin embargo, la preocupación actual que existe entre los fabricantes de procesadores sobre la seguridad harán que más de uno se muestre interesado en las investigaciones que ha desarrollado este grupo de trabajo de la Universidad de Michigan. Algunos expertos en seguridad de la industria consideran que los fallos de los microprocesadores podrían hacer posible una nueva era de ataques de hackers.





De hecho, está previsto que en las próximas semanas, el investigador de seguridad Kris Kaspersky  realice una demostración de diferentes modos de atacar procesadores de Intel utilizando código malicioso JavaScript y paquetes en red. “Es una simple cuestión de tiempo hasta que empecemos a ver este tipo de ataques, que podrían ser mucho más devastadores utilizando Internet”, ha comentado al describir en qué va a consistir esta demostración.

Bertacco cree que la creciente preocupación en torno a la seguridad podría hacer que el guardián semántico se convierta en un elemento más que atractivo para los fabricantes de procesadores. “El público general es mucho más sensible a las cuestiones de seguridad”.

 

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información