| Artículos | 01 SEP 2005

Prepare sus fotos para imprimir

Tags: Histórico
Oscar G. Peinado.
Aunque no todo el mundo lo sabe, cuando llevamos a sacar copias de un carrete de fotos, no se limitan a imprimirlas tal cual están, sino que se realizan ciertos ajustes y la calidad de nuestras copias dependerá de la destreza del operario que las haga. Del mismo modo debemos hacer con las fotos digitales.

BENEFICIOS: Mejora la calidad de nuestras copias impresas
TIEMPO REQUERIDO: 15 minutos
NIVEL DE EXPERIENCIA: Bajo
COSTE: 0 ¤
HERRAMIENTAS: Photoshop u otro programa de retoque que admita capas

Resulta tentador disparar, conectar la cámara a una impresora y tener la foto en papel, pero no es la forma de conseguir los mejores resultados. Si antes de imprimir pasa por el ordenador y hace unos ajustes básicos no perderá mucho tiempo y la mejora será espectacular. Estos ajustes son la luminosidad y contraste, el color y el enfoque. Cada uno de ellos daría como para escribir diez páginas de explicaciones y diferentes métodos de ajuste, pero vamos a tratar de ir al grano y ofrecerle una forma rápida de mejorar sus fotos.
Vamos a utilizar Adobe Photoshop, pero también le servirá cualquier otro programa de retoque que soporte el uso de capas, puesto que vamos a trabajar siempre con capas, de modo que podremos deshacer o modificar cualquiera de los ajustes en cualquier momento si el resultado no nos gusta. Esto elimina la posibilidad de utilizar los ajustes del menú Imagen » Ajustes..., en su lugar siempre nos dirigiremos a Capas » Nueva capa de ajuste.

1- Ajuste de color
No es lo mismo fotografiar a las tres de la tarde que al amanecer. Aunque a nosotros nos parece que la luz siempre es igual de blanca, en realidad es porque el cerebro se encarga de corregir las diferencias. También el cerebro de la cámara puede corregirlas mediante el balance de blancos, pero si el ajuste no es exacto o nos equivocamos el resultado será una dominante de color. En nuestra foto el día estaba un poco nublado y olvidamos ajustar el balance de blancos adecuado, por lo que, aunque no se lo parezca, existe una dominante azulada. En lugar de usar el Equilibrio de color... vamos a emplear una técnica que no necesita que evaluemos cuál es el color de la dominante.
Primero ampliamos una zona que debería ser neutra (blanco o gris) para trabajar mejor. Pulsamos en el cuentagotas y mantenemos pulsado para poder seleccionar la herramienta Muestra de color. Observando los valores RGB en la paleta Info, marcamos un punto cuyo tono debería ser neutro pero no lo es. En la foto aparecerá una diana con un 1 al lado y en la paleta Info podremos monitorizar los cambios de color que hagamos sobre la foto tomando como referencia el color de este punto.
En la paleta Capas pinchamos en la flecha de la esquina superior derecha para crear una Nueva capa... por encima de la imagen. Ahora seleccionamos la herramienta Bote de pintura y nos dirigimos a la diana que hemos creado en la imagen, pinchando en su centro mientras mantenemos pulsada la tecla Alt para capturar el color de nuestra muestra. Ahora, sin pulsar ninguna tecla, volvemos a pinchar en cualquier sitio en el interior de la imagen, de manera que el bote de pintura rellena toda la capa que hemos creado con el color de la muestra, haciendo desaparecer nuestra foto bajo esta capa. Después pulsamos Ctrl+I para invertir la imagen y obtener el color complementario de la dominante que queremos eliminar.
Para terminar, en la paleta Capas seleccionamos el modo de mezcla Color y ajustamos la opacidad con el deslizador del lado derecho. Al hacerlo observamos los valores de la paleta Info para nuestra muestra de color y nos vamos aproximando lentamente hasta conseguir que las cifras de los canales R, G y B sean iguales o lo más próximas posibles.

2- Ajuste de niveles
Ajustar el color puede haber afectado a los niveles de brillo, y contraste, por eso debe ser la primera operación. Ahora añadiremos una capa de ajuste de niveles y nos aparecerá una ventana con el histograma en la que vemos (en nuestro ejemplo) que tenemos muchos blancos (por el cielo) y pocos tonos oscuros. La imagen mejorará si ajustamos mejor los extremos del histograma. Para ello pulsamos con el ratón en el deslizador negro de la izquierda y lo movemos mientras pulsamos la tecla Alt. Pulsando Alt toda la imagen se volverá blanca e irá apareciendo al mover el ratón. Cuando aparezcan zonas de color quiere decir que ese color ya está saturado al máximo, cuando aparezcan negras significa que esa parte quedará completamente negra, sin ningún detalle. Como eso no es lo que queremos soltaremos el ratón justo antes de que empiecen a aparecer los primeros puntos negros.
Con el deslizador del punto blanco podemos hacer lo mismo, pero en este caso la imagen se verá negra y empezarán a aparecer zonas blancas que debemos evitar. Como el histograma ya está muy desplazado a la derecha, en nuestro caso no será necesario hacer ningún ajuste.
Para terminar con la capa de niveles movemos el deslizador central para ajustar los tonos medios a nuestro gusto. Conviene que los dejemos ligeramente claros, pues en el siguiente paso se oscurecerán.

3- Mejora del contraste
Para modificar el contraste crearemos una capa de ajuste de curvas. En realidad el paso anterior también podríamos haberlo hecho mediante las curvas, pero es más intuitivo y sencillo utilizar los niveles. Nos interesa que los tonos se repartan del mismo modo que en el histograma para evitar errores, es decir los negros a la izquierda y los blancos a la derecha. Si en la esquina inferior izquierda del gráfico está la parte blanca de las barras de degradado pulsaremos con el ratón en la doble flecha que hay en mitad de la barra horizontal y se invertirán.
Para aumentar el contraste necesitamos dar forma de S a la curva, de manera que pinchamos en un punto aproximadamente en su cuarta parte inferior y lo desplazamos levemente hacia abajo. Después otro punto en su cuarto superior lo desplazamos hacia arriba.

4- Saturación de color
Cuando ajustamos el color perdimos mucha saturación que no se ha recuperado con el ajuste de niveles y contraste, de modo que lo corregiremos ahora. Creamos otra capa, en este caso de Tono/saturación... y movemos a la derecha el control de saturación.
Hemos terminado de ajustar todo lo referente a la luz de la imagen y podemos deshacer o modificar cualquiera de los cambios dirigiéndonos a su capa. Observe que la muestra de color que obtuvimos al principio sigue indicándonos un color neutro. Ahora conviene que guardemos esta imagen en formato PSD que, aunque ocupa mucho más que el JPG, mantendrá todas las capas creadas y nos permitirá modificarlas en cualquier momento. En el próximo paso combinaremos las capas y al hacerlo perderemos la posibilidad de retroceder en los pasos dados.

5- Enfoque
Aunque la lente estuviera perfectamente enfocada, todas las cámaras digitales producen imágenes con una ligera falta de nitidez, debido a las características intrínsecas del sensor. El enfoque debemos ajustarlo en el último paso, y después de haber fijado el tamaño de impresión, pues afecta a la relación de cada píxel con sus adyacentes y en un redimensionamiento se verían modificados fuertemente.
En primer lugar combinamos las capas de la imagen pinchando en la flecha de la esquina superior derecha de la paleta de capas y seleccionando Acoplar imagen. Ahora abrimos el menú Imagen » Tamaño de la imagen... y nos aseguramos de que esté marcada la casilla Restringir proporciones y sin marcar Remuestrear la imagen. En Resolución ajustamo

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información