| Artículos | 26 SEP 2007

Preparándose para las redes inalámbricas multi megabit

Tags: Actualidad
Arantxa Herranz

Si hay un campo tecnológico en el que cualquier usuario puede llegar a sentirse perdido por la cantidad de siglas y siglas que proliferan, éste es, sin duda, el de las redes sin cables. ¿Quién se acuerda, por ejemplo, de HSCSD (High Speed Circuit Switched Data)? Tampoco hay que irse tan lejos para recordar cuando WiFi era algo novedoso y apasionante. En lo que a tecnologías inalámbricas se refiere, cada dos por tres están apareciendo nuevas propuestas dispuestas a suponer un gran y verdadero impacto para más de un grupo de usuarios.

Sin embargo, todas los indicios señalan que, en lo que a servicios inalámbricos de alta velocidad se refiere, es ahora cuando, realmente, empiezan a llegar al mercado (y, eso sí, para un gran número de personas). El número de usuarios móviles sigue aumentando. Según diferentes firmas de investigación de mercado, sólo en la India se dan de alta cerca de un millón de nuevos suscriptores móviles al mes. Muchos de ellos, quizá la mayoría, son usuarios domésticos, pero las empresas tienen cada vez más trabajadores móviles y las previsiones apuntan a que esta tendencia siga creciendo en los próximos años y en todas las regiones del mundo.

Sin embargo, el incremento en el número de empleados móviles es sólo una parte de toda esta historia. Es casi mucho más importante el aumento en el ancho de banda que cada uno de estos usuarios puede disfrutar. Los servicios móviles e inalámbricos están rápidamente transformándose de una pobre conectividad, con ratios de velocidad muy inferiores a los que se puede conseguir con las líneas fijas, a poder ser comparables en velocidad y calidad con estos hermanos mayores.

Si tenemos en cuenta algunas proyecciones, los servicios móviles de banda ancha superarán a los ofrecidos por líneas fijas rondando el año 2010. Tecnologías como HSPA (High-Speed Packet Access) y LTE (Long Term Evolution) ofrecen de 1 a 10 Mbps a los usuarios móviles, lo que puede ser más que suficiente para gestionar el tráfico actual (incluyendo correo electrónico, navegación por la web o transferencia de archivos) y quizá también el de mañana (vídeo interactivo o descarga multimedia bajo demanda).

¿Consecuencias? Para empezar, los ejecutivos de TI necesitan dejar de pensar en las tecnologías móviles e inalámbricas como un nicho (relevante para un segmento de usuarios, pero que aparece como un pie de página en su estrategia tecnológica empresarial). Por el contrario, deberían asumir que la conectividad inalámbrica será cada vez más una pieza importante en todo su calendario tecnológico y, por tanto, deberían planificar y presupuestar este aspecto de manera consecuente. Esto conlleva replantearse su actual acercamiento en cuanto a seguridad y gestión, así como revisar todos los costes. También conlleva imaginarse la manera en la que los procesos de negocio pueden ser mejorados.

Pero, adoptando una visión más amplia, los planificadores y legisladores de muchos países necesitan adoptar una política de telecomunicaciones global, más amplia, en el contexto de unas tecnologías inalámbricas emergentes. A día de hoy, gran parte del espectro está destinado a servicios, como televisión análoga, que están virtualmente obsoletos. Y, sin embargo, las tecnologías inalámbricas (y no sólo el GPS) tienen el potencial de jugar un papel importante en servicios de emergencia, por ejemplo.

Por último, los arquitectos de las redes en empresas y proveedores de servicios necesitan replantearse el diseño de estas redes en la medida en que las necesidades de conectividad, y sus posibilidades, crecen y evolucionan. A día de hoy, el usuario medio consume un megabit por segundo o menos en una típica red WAN. Pero en la medida en que la banda ancha inalámbrica está siendo una norma más que una excepción, las aplicaciones evolucionarán para consumir mucho más ancho de banda, aumentando los requerimientos de rendimiento.

Así pues, la conclusión no es otra que ha llegado el momento de planificar, pensar, diseñar y presupuestar las redes inalámbricas multi megabit del mañana, para que no nos pille desprevenidos.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información