| Artículos | 01 ENE 2000

Portales de Internet: presente, pasado y futuro

Tags: Histórico
José M. Alarcón.
Portales, portales, portales, parece que últimamente no se escucha otra palabra cuando hablamos de Internet (o de mercados financieros). Pero, ¿qué son exactamente? ¿Me pueden resultar de utilidad? ¿Qué servicios me prestan?. A lo largo de este artículo intentaremos despejar todas las dudas referentes a esta nueva palabra de moda.

Comencemos por el principio: ¿qué es un portal de Internet?. Una definición que se ajusta bastante bien a la realidad es: “un sitio web que pretende ser un punto de entrada a Internet y que ayuda al usuario a obtener lo que necesita de la Red de redes”. Bajo este punto de vista, el nombre parece adecuado, ya que realmente actúan como sitios de paso, a través de la cual podemos acceder a otros contenidos.
- “¡Menuda novedad!”.- estará pensando algún navegante experimentado.- “Eso lleva existiendo toda la vida, ¡y se les llama Buscadores!”.
No es exactamente así. Los portales pretenden ir más allá de ser simples índices de información o motores de búsqueda. Además de esta prestación básica proveen a los visitantes de todo tipo de servicios adicionales: cuentas de correo electrónico gratuitas, guías de viaje, noticias, foros de debate, conversación en línea, etc. Están pensados para ofrecer desde una sola ubicación la mayor parte de las cosas que un navegante pueda necesitar.
En Estados Unidos ya llevan una buena temporada funcionando como tales. En España nos hemos resistido más por culpa, sobre todo, del retraso en el comercio electrónico, las altas tarifas telefónicas y la reticencia de muchas empresas a publicitarse en la Red. Sin embargo parece que poco a poco vamos despegando, e incluso algunos portales han salido ya a cotizar en bolsa, toda una buena señal.

El pasado
Situémonos alrededor del año 1994-1995. Estalla la revolución de Internet, y ésta deja de ser una red básicamente universitaria y militar para convertirse en el fenómeno de masas que es en la actualidad. El número de páginas web con contenido de todo tipo comienza a crecer de manera exponencial. Se llega a un punto en el que este número alcanza una magnitud tal, que encontrar algo sobre un tema concreto se vuelve una tarea casi impracticable. Es entonces cuando surgen los primeros buscadores e índices de la Red (inicialmente Yahoo!, www.yahoo.com. (Figura 1) en los Estados Unidos).
Estas herramientas tienen una utilidad muy concreta, que consiste en buscar, a partir de palabras clave, páginas relacionadas con los temas de interés de los usuarios. Sin embargo la naturaleza de la Red, tan sumamente cambiante e inestable, agravó de manera enorme el problema de encontrar la información deseada. Los algoritmos de búsqueda de los robots son bastante ineficientes a la hora de encontrar páginas que se ajusten a lo deseado. Los criterios seguidos para establecer la idoneidad de una página frente a otra se basan en criterios débiles y fácilmente manipulables (por ejemplo, en el número de veces que se repite una determinada palabra en el título o en el contenido de un documento web). Esto ha llevado a la existencia de todo tipo de herramientas y técnicas que permiten ganar posiciones en las búsquedas (eso significa más visitas a una página), contribuyendo enormemente a aumentar el caos existente hoy en día. Se está trabajando en el desarrollo de nuevos buscadores cada vez más inteligentes que sean capaces de discernir de manera más precisa los verdaderos contenidos de las páginas, pero queda mucho camino por recorrer.
A causa de los motivos expuestos (y algunos otros), los buscadores, aunque todavía imprescindibles, ganan poco a poco un mayor grado de obsolescencia. Esto los ha obligado a adaptarse a los nuevos tiempos para poder sobrevivir, y es a partir de ahí cuando se comienza a gestar la idea de los portales.
La proliferación de los servicios de búsqueda y la lógica competencia entre ellos, hace que éstos comiencen a ofrecer cada vez más servicios extra, en un intento desesperado de conseguir una diferenciación y acaparar, por lo tanto, más visitas (no hay que olvidar nunca que los ingresos de estas herramientas se originan a través de la publicidad, y cuantas más visitas reciban más dinero ingresan por este concepto).
Los antiguos buscadores evolucionan y se convierten en los actuales portales. Esto no implica que todos éstos provengan de un motor de búsqueda. Ni mucho menos. A raíz del éxito de los buscadores, otro tipo de páginas de contenidos variados se han adaptado para convertirse también en portales. El ejemplo más claro es el de las versiones electrónicas de algunos periódicos y publicaciones, como El País Digital, www.elpais.es. (Figura 2), uno de los portales con más éxito, o El Mundo, www.el-mundo.es.
Otros portales han sido creados directamente por empresas de toda índole, en un intento de acaparar audiencia para promocionar sus productos. Ejemplos de ello son las páginas de la mayor parte de las compañías de comunicaciones (como Navegalia, www.navegalia.com. (Figura 3) del grupo Airtel, Wanadoo, www.wanadoo.es. de Uni2, Alehop, www.alehop.com. de Retevisión), o las de proveedores de Internet (como Arrakis, www.arrakis.com. y su buscador Halleck).
Prácticamente todo el mundo en Internet quiere que su página se convierta en un portal.
A partir de lo que acabamos de ver, podríamos establecer una primera clasificación de los portales, a “grosso modo”, en:

- Portales que eran originalmente buscadores
- Portales independientes de carácter general (horizontales)
- Portales dependientes de empresas de ámbitos distintos a Internet.
- Portales para comercio electrónico
- Portales basados en comunidades (hablaremos posteriormente de ellos)
- Portales de contenidos específicos (verticales).

El presente ¿Qué me ofrecen los portales?
Existen una serie de servicios y contenidos que nos ofrecen casi todos los portales, y que son prácticamente el mínimo exigible a cualquiera que quiera aspirar a ser denominado como tal.
Para empezar están los servicios de noticias. Suelen aparecer las informaciones más relevantes del ámbito político, social, cultural y deportivo. Éstas se actualizan y renuevan cada pocas horas para mantener así el interés del visitante y animarle a volver incluso varias veces en un mismo día. Desde luego son una manera muy sencilla de mantenernos al tanto de la actualidad y por lo tanto podemos considerar a este servicio como de gran utilidad. Por supuesto su beneficio depende mucho del ámbito de las noticias ofrecidas, que es uno de los factores determinantes del éxito de una página.
Todos ofrecen de una manera u otra la búsqueda de contenidos en Internet. Si el portal deriva de un antiguo buscador entonces se hace especial hincapié en este servicio, como es normal. Otros lo han creado para la ocasión porque saben que sin búsquedas están abocados al fracaso. En muchos casos las búsquedas se delegan en algún conocido buscador (un portal que delega en otro). Incluso existen casos como Ask Jeev

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información