| Artículos | 01 MAY 2001

Ponga un robot en su vida

Tags: Histórico

Ponga un robot en su vida


Número:
176, Mayo de 2001
Sección:
Reportaje
 Página: 101


PC World
pcworld@idg.es

¿Quien no ha soñado alguna vez con tocar un botón y observar cómo un robot prepara el desayuno, recoge la habitación o friega los platos? Algo que formaba parte de ese siglo XX que imaginábamos plagado de seres vestidos de plateado y con naves para desplazarse por el aire en lugar de automóviles, está comenzando a hacerse realidad. En el museo de Berlín han podido observar todo tipo de adelantos que muestran que ha llegado el momento de plantearse la evolución.


Sony ha lanzado recientemente su perro-robot AIBO.

Los visitantes del Museo de Berlín de Comunicación se han encontrado esta vez con una bienvenida un tanto especial. Uno de los tres robots, que podría llegar a la altura media del pecho de un adulto, ofrece una introducción sobre el museo y los objetos que se exhiben en él. Es bastante mejor que un espectáculo de ciencia ficción, ya que son como los robots de las películas de Hollywood. Además, es divertido para los más pequeños, ya que uno de los robots está programado incluso para jugar a la pelota, pero las tres máquinas tienen un serio objetivo. La finalidad que persiguen es la de ayudar a la aceptación por parte de las personas y reducir el miedo al contacto con estos nuevos seres.

El Instituto de Producción técnica y Automatización (IPA), un laboratorio de robótica alemán, situado en Stuttgart, ha sido el que ha diseñado estos dispositivos y los ha puesto en funcionamiento en este museo hace ya un año, con la esperanza de conseguir que algún día estos robots se conviertan en parte de la vida diaria. IPA está trabajando en el diseño de robots comerciales, desde máquinas para lavar aviones hasta bombas de gasolina inteligentes que se insertan en el interior del depósito de un coche. Pero los avances también se están dando en el pequeño pero creciente terreno de los robots de servicio, incluyendo las máquinas para el hogar. Cada día existen nuevos microprocesadores que ayudan a estas máquinas casi pensantes a entender o interpretar el mundo que les rodea, ofreciéndoles así un valor añadido para lograr su comercialización como robots para el mantenimiento de la casa.


Lujos tecnológicos
El principal problema que presentan es su precio, ya que todavía son caros. Entre estos aparatos, el primero que se puede destacar es el cortacésped autodirigido RL500, fabricado por la compañía israelí Friendly Robotics, que se vende en Estados Unidos por 795 dólares (unas 145.000 PTA). Según la compañía, se han vendido "decenas de miles de unidades" de estas máquinas en Israel, Europa, Estados Unidos, Canadá y Méjico. Su competidor sueco de la firma Husqvarna, llamado Auto Mower, estará disponible en las tiendas norteamericanas este año por 1.999 dólares (unas 365.000 PTA), y ya ha vendido entre 5.000 y 6.000 unidades, sobretodo en Escandinavia. La casa matriz de Husqvarna, Electrolux, planea abordar otra tarea aburrida de la casa como es pasar el aspirador, con su versión para consumidor de su aspiradora robótica, que ya fue presentada como proyecto en diciembre de 1997. La máquina, dirigida por un microprocesador que navega por radar, podría estar lista para su producción comercial probablemente en menos de un año.


Robot aspirador de Electrolux

Otros dispositivos de limpieza robóticos, desarrollados en principio para clientes industriales, comienzan a crearse pensando en el uso doméstico. La compañía alemana Alfred Karcher tiene planeado lanzar su limpiador de suelo y alfombras, que sigue su camino mediante sensores infrarrojos, para finales del presente año. Su pre

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información