| Noticias | 19 FEB 2000

Policías europeos participan en un curso virtual sobre crimen informático

Tags: Histórico
La formación continuada en nuevas tecnologías, la necesidad de unificar las legislaciones sobre delitos informáticos y optimizar la cooperación internacional son las principales lecciones aprendidas por un grupo de 200 policías españoles, alemanes e italianos que han participado en un curso virtual sobre criminalidad informática organizada en el marco del programa europeo Falcone. Los alumnos han participado a través del campus digital creado por la Universidad Oberta de Cataluña.
Joan Carles Ambrojo
Un equipo de investigación del programa Falcone comenzó en diciembre de 1998 a explorar y analizar los delitos cometidos mediante las nuevas tecnologías. La información resultante ha permitido a los organizadores elaborar los distintos materiales educativos empleados en el campus digital, con comunidades virtuales en cuatro idiomas (castellano, catalán, italiano y alemán).
La investigación ha analizado problemas delictivos en Internet existentes y también las previsiones de futuro: crímenes contra la intimidad, contenidos ilícitos (la pornografía infantil, el mayor problema), calumnias, injurias, contenidos xenófobos, estafas informáticas, propiedad de los dominios, revelación de secretos empresariales, firma electrónica, falsedades documentales, responsabilidad jurídico-penal de proveedores de servicios. En todos los casos, las cuestiones tratadas han sido aderezadas con modelos de investigación policial, formas de llevar a cabo un estudio en el caso de que un ciudadano se sienta perjudicado por un ataque ilícito a sus intereses, indica Óscar Morales.
En el curso han participado unos cien miembros de la policía judicial española, 35 mossos d´Esquadra, 35 policías alemanes y otros tantos agentes, abogados y magistrados italianos. En la organización también han intervenido, además de la UOC, la Brigada Central de Policía Judicial, la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad de Trento, la Escuela de Policía de Cataluña y la Universidad de Ciencias Policiales Aplicadas de Baden-Wüttenberg.
El curso propiamente dicho comenzó en diciembre del año pasado y acaba de finalizar la semana pasada. Los problemas técnicos de las redes, la seguridad, las legislaciones nacionales sobre crimen informático, las formas de cooperación policial y judicial en entornos autonómicos, nacionales e internacionales fueron los temas tratados.
Los agentes también realizaron trabajos prácticos sobre casos reales. Por ejemplo, los españoles analizaron la información proporcionada por el caso Hispahack, que concluyó con la absolución del sospechoso por falta de pruebas, comenta Óscar Morales, coordinador del curso por la UOC.

Formación continuada en TIC
La formación continuada ha sido una de las conclusiones extraídas del curso. Sin embargo, no se trata “de tener un ciberpolicía en cada esquina”, afirma Francesc Guillén, de la Escuela de Policía de Cataluña, sino de aumentar los conocimientos tecnológicos de los agentes, como mínimo, al nivel de cualquier usuario avanzado y contratar expertos para las unidades especializadas en crimen informático. Algo en lo que también incidió el consejero de Interior del gobierno catalán, Xavier Pomés.
El inspector jefe de la unidad de delitos informáticos de la policía judicial, Carlos García, considera que la participación en el curso será muy útil para los grupos de agentes que están repartidos por la geografía española para investigar los delitos “donde se produzcan”. Alfons Cano, responsable del grupo de delitos informáticos de los mossos, incide en la necesidad de homologar los procedimientos operativos y de estrechar los contactos entre las distintas policías.

Desprotección de los usuarios
En Alemania, con diez millones de usuarios de Internet, hay una gran preocupación por la seguridad, según explica el profesor Georg Gold. “Muchos usuarios utilizan el correo electrónico sin ningún tipo de seguridad”, asegura. En su opinión, el usuario está desprotegido frente a la industria informática, con compañías como Microsoft que lanzan sistemas operativos sin mecanismos de seguridad suficientes. La responsabilidad recae, entonces, en el usuario, “y en muchos casos desconocen lo que es un virus y cómo estar prevenido”.
Tras realizar un análisis de la seguridad de prestigiosos bancos alemanes y algunos europeos ha saltado la sorpresa: en todos los casos el virus Vector 2 se cuela sin ninguna dificultad entre los sistemas informáticos para obtener las contraseñas de acceso de los clientes, según afirma Gold. De este modo cualquier pirata informático podría acceder a todo tipo de información de las cuentas y transferencias realizadas. En Italia la toma de medidas es reciente. La causa radica en la falta de legislación: la ley de protección de los datos se introdujo en 1996, según explicó Lorenzo Picotti, de la Universidad de Trento.
El proyecto Falcone podría tener una continuidad. La UOC ha propuesto ampliar el número de países participantes, incluso Estados Unidos, para crear un macrocentro de formación en delitos informáticos. Mientras tanto se deberán mejorar los interfases de comunicación de las comunidades virtuales y tratar de adoptar el inglés como lengua común, comenta Óscar Morales.

http://falcone.uoc.es

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información