ANALISIS | Artículos | 01 ABR 2009

¿Podemos fiarnos de los análisis de productos on-line?

Tags: Histórico
En Internet podemos encontrar multitud de ellos
Daniel Comino.
Cuando queremos comprar un dispositivo tecnológico y no sabemos si se trata de un modelo recomendable, una de las facilidades que nos proporciona internet es la posibilidad de acceder a los comentarios de otros usuarios que ya han comprado el producto lo que, en principio, resulta una gran ventaja para identificar posibles problemas. No obstante, en algunas ocasiones, detrás de estos análisis se esconden usuarios sin los conocimientos adecuados o, incluso, que nunca han tenido en sus manos el producto del que hablan. A continuación vamos a poner de manifiesto algunos trucos que nos ayudarán a identificar los análisis útiles de los interesados.

Hoy en día, con la libertad de acceso que ofrece Internet, cualquiera puede escribir el análisis de un producto al que pueden acceder un gran número de lectores a través de múltiples sitios (desde comentarios en tiendas online hasta en las entradas de los blogs, pasando por todo tipo de foros, especializados en tecnología o no).
Incluso los propios fabricantes de productos tecnológicos cuentan, en ocasiones, con análisis de sus productos en sus propias páginas web (Dell es uno de los claros ejemplos).
Sin embargo, no todos ellos son lo sinceros que cabría esperar, y algunos no llegan ni siquiera a ser útiles. De hecho, en la Red existen multitud de lo que se denominan “análisis positivos”, escritos por personal supuestamente técnico que, en algunas ocasiones, trabajan para los propios fabricantes de tecnología, mejorando la percepción de algunos productos de forma artificial.
Incluso, en algunos casos, detrás de estos “análisis” se esconden usuarios sin el conocimiento o la experiencia adecuados para realizar este tipo de artículos. Es más, incluso cuando el autor de un análisis tenga la mejor intención, puede que, por conocimientos, por experiencia en el mercado o por imposibilidad de comparar con el resto de productos similares, vierta una opinión poco útil.
Lógicamente, esto no implica que todos los análisis que existen en internet sean “análisis positivos”. Sin embargo, la línea de confianza es muy difusa, ya que distinguir las opiniones fundadas de las gratuitas es complicado, sobre todo para un usuario con poca experiencia en un área concreta. De hecho, en muchas ocasiones los artículos no vienen firmados (son anónimos), o los autores firman con un pseudónimo, lo que hace aún más difícil otorgarles cierta credibilidad, o que los moderadores de cada sitio puedan identificarlos o aislarlos.
Sin embargo, a pesar de ello, muchos usuarios inexpertos se fían de las opiniones que encuentran por internet, lo que puede provocar en el futuro, después de comprar el producto en cuestión, una gran insatisfacción (bien porque no cumple con las expectativas del cliente, o bien porque las opiniones en las que confió resultaron no ser tales).

¿Cómo funcionan los análisis positivos?
En el caso de que queramos engañar al sistema necesitaremos, primeramente, crear confusión, es decir, publicar opiniones de múltiples usuarios que contradigan lo que aseveran el resto. Para ello, los interesados pueden contar con un grupo de personas que cambien constantemente sus nombres y accedan a diferentes sitios o foros para escribir bien de determinados productos.

¿Cómo combatirlos?
Tratar de evitar los análisis positivos es una tarea francamente complicada, puesto que no es sencillo en absoluto analizar y contrastar las posibles opiniones de cada usuario antes de publicarlas.
Sin embargo, ciertos sitios web analizan una serie de patrones para identificar posibles analistas malintencionados, como establecer alertas cuando una misma dirección IP crea varias cuentas de usuario a la vez y escribe un análisis positivo sobre un determinado producto con cada una de ellas. Una vez identificados, los administradores del sitio web pasan a bloquear la dirección IP.

Consejos básicos
Como reconocíamos unas líneas más arriba, identificar este tipo de análisis positivos no es fácil, puesto que no se trata de acciones realizadas mecánicamente por robots (como pueda pasar con el phishing o el spam), sino que detrás hay personas que cambian el lenguaje, buscan el mejor momento y saben enfatizar las ventajas de un producto mientras esconden sus inconvenientes.
A continuación enumeramos una serie de consejos que, de aplicarse, podrían evitar los análisis positivos y fomentar nuestra opinión fundada.
- Cuidado con los excesivos halagos. En algunas ocasiones, cuando leemos la opinión de un usuario, vemos como, durante la exposición de sus argumentos, únicamente encuentra motivos de satisfacción. Éste podría ser un indicio de que la persona que hay detrás está manipulando, a sabiendas, las conclusiones.
- La fuente es la clave. Otro de los consejos sería confiar únicamente en las fuentes que nos transmitan credibilidad. Por ejemplo, si una persona que nosotros conocemos recomienda un producto en concreto, podemos confiar en sus conclusiones, ya que se trata de un nombre familiar para nosotros, y en el que confiamos por definición.
Igualmente, acudir a los sitios más representativos (como los medios de comunicación especializados o los sitios web de mayor prestigio) también es una buena práctica.
- Buscar todos los ángulos. Junto con el resto de consejos, también es muy recomendable informarse de todo lo relacionado con el producto que queremos comprar, desde sus mayores virtudes hasta sus principal defectos. Recordemos que un producto, por muy bueno que sea, siempre tiene defectos. Únicamente será interesante para nosotros si las desventajas que se le aplican no son excesivamente importantes para nosotros.
- Analizar al analista. En caso de que hayamos leído una opinión en un sitio que no conocemos y en el que, por defecto, no confiamos, un truco que nos puede sacar de dudas es comprobar el historial del autor (en caso de que la opinión vaya firmada). Por ejemplo, en los foros, cuando alguien escribe una entrada, podemos ver si se trata de un usuario poco frecuente o si es un miembro senior. De hecho, en este sentido, muchos foros indican el número de entradas que ha publicado cada usuario. Si se trata de un usuario nuevo y su opinión es contraria al resto, es un motivo fundado de sospecha.
- Buscar el contacto físico. Como último consejo, y probablemente el más importante, recomendamos, siempre que sea posible, tener el producto en nuestras manos, comprobar el tacto, las medidas, los materiales con los que se ha fabricado, la robustez, la sencillez de uso... En definitiva, no debemos olvidarnos de que un análisis on-line no deja de ser la recomendación de una persona que no conocemos, por lo que, antes de decidirnos, siempre es recomendable, después de haber leído a unos y a otros, formarnos nuestra propia opinión.

Artículo basado en el reportaje “Should you trust user reviews?”, publicado en el número correspondiente a enero de 2009 de la edición norteamericana de PC World.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información