| Artículos | 01 JUL 2004

Placa base: la columna vertebral del ordenador

Tags: Histórico
En numerosas ocasiones cometemos el error de pensar que la placa base del sistema es un componente más, como pueda ser el CD-ROM o el teclado. Nada más lejos de la realidad. La placa base es el elemento más importante del ordenador, junto con el procesador. Hay que tener en cuenta que nos puede permitir avanzar en la tecnología a medida que pasa el tiempo, o de lo contrario puede dejarnos estancados y obligarnos a comprar en muchas ocasiones un ordenador entero.
A la hora de decidir la compra de una placa base hemos de tener en cuenta ciertos aspectos importantes que nos permitirían mantener nuestro ordenador en primera línea durante bastante tiempo. Además de las más obvias (como el soporte para los últimos procesadores del mercado), hemos de asegurarnos de que incorporan las últimas tecnologías existentes. En este sentido, es importante que tenga disponible el máximo número de puertos USB (2.0) y FireWire posible (lo normal para USB son 6 u 8 y en FireWire 1 ó 2), así como que algunos de ellos se puedan situar en la parte frontal del ordenador. Además, a nivel de memoria sería importante poder configurarla como Dual-Channel, que es el modo más de gestión de memoria más rápido actualmente.
También han de ser valoradas positivamente tecnologías como Serial ATA (última tecnología para discos duros), PCI-Express (para las tarjetas) o AGP (destinada a ofrecer una mayor velocidad en la comunicación con la tarjeta gráfica), cuya revisión más reciente es la 8x (versión 3.0). La posibilidad de conectar discos en RAID es una ventaja también, al igual que el sonido 5.1 integrado o la incorporación de la tarjeta de red (mínimo 10/100).
Otras características a valorar pueden ser la incorporación de slot para Wi-Fi, controladora SCSI incorporada, etc., aunque únicamente debemos valorar este tipo de características si son obligatorias para nosotros, ya que encarecen bastante el precio final.
Una vez hecha esta breve descripción de las características más importantes de las placas base, vamos a expresar los datos técnicos que aparecen en nuestra tabla, definiendo las secciones expuestas:
Precio: se expresa en euros y tiene IVA incluido.
Socket: conocido también como zócalo, es el lugar en el que se inserta el procesador. Existen varios tipos de sockets que albergan un rango más o menos extenso de procesadores, dependiendo fundamentalmente de tipo de procesador que integran. Después del cambio radical que supusieron el Slot 1 para Intel (que albergaba los Pentium III) y Slot A para AMD (de igual forma, pero incompatible con Slot 1), los fabricantes han decidido volver a la forma PGA tradicional.
El tipo de socket nos informa del tipo de procesadores que soporta (Intel/AMD), además del rango de procesadores que puede albergar (a través del número de pines que tiene). Por ejemplo, un Socket mPGA478 puede albergar procesadores Intel Celeron de 1,7 a 2,8 GHz (a 400 MHz de FSB), además de los Intel Pentium 4 desde 1,4 a 2,8 GHz (400 y 533 MHz).
Tipo micro: indica si la placa soporta procesadores Intel o AMD.
Modelo micro: dentro del fabricante, informamos del abanico de procesadores compatibles con la placa en cuestión.
Chipset: es una parte esencial dentro de la placa base. Se encarga de controlar la comunicación entre el procesador y ciertos elementos necesarios para el correcto funcionamiento del ordenador, como los puertos PCI, USB, AGP… En la tabla indicamos el tipo de chipset que integra.
FSB: informa de la velocidad de transmisión de datos entre el procesador y el Northbridge (que controla entre otros la memoria). Así que, cuanta más velocidad tengamos en el FSB (Front Side Bus, bus del lado frontal) con más rapidez nos comunicaremos y más rápidos serán los procesos. Lo más rápido a nivel de FSB son 800 MHz, aunque es posible forzar incluso esta medida.
Memoria: otro de los factores importantes de la placa base. Primero necesitamos saber el tipo de memoria que podemos instalar en la placa. El escenario más rápido en cuanto a memoria se refiere es el Dual-Channel (doble canal). Para ello es necesario instalar dos módulos de memoria DDR 400 en dos bancos habilitados para ello. Esto permite acceder a la memoria a través de los dos bancos simultáneamente, lo que reduce el tiempo de proceso radicalmente. En la tabla indicamos el número de bancos disponibles para ampliar la memoria y el máximo de memoria que soporta (expresado en GB). Por último, indicamos si está preparada para Dual-Channel.
Gráfica: en el apartado de la tarjeta gráfica nos fijamos en el tipo de tecnología que soporta. Lo más habitual es el AGP, así que informamos de si lo incorpora, además de indicar la velocidad en caso de tenerlo (expresado en x, la máxima velocidad actual es de 8x). Lo más nuevo es PCI Express
PCI: el resto de los buses tienen cabida en este apartado. Se trata de informar del número de buses PCI que tiene disponible la placa. En los puertos PCI posteriormente instalaremos tarjetas controladoras, de red, gráficas, etc. que necesitemos para ampliar las capacidades posteriormente, aunque con las características que incorporan hoy en día las placas base son necesarias pocas tarjetas adicionales.
PCI Express: es el sustituto del bus PCI y del bus AGP. Se trata de puertos de última generación que se están comenzando a instalar en las placas más actuales, por lo que la inclusión de un puerto de estas características ha de ser valorado positivamente, ya que ofrece una compatibilidad y escalabilidad con productos futuros. En la tabla indicamos si la placa en cuestión tiene este tipo de puertos o no.
Wi-Fi: una de las características que pueden ser interesantes a la hora de valorar una placa puede ser la incorporación de un slot para tarjetas inalámbricas. Aquí informamos de las placas que cuentan con esa posibilidad.
Discos: pensando en el almacenamiento, es el momento de ocuparnos del tipo de tecnología que incorpora la placa para este menester. En primer lugar indicamos el número de conectores IDE que tiene. Lo más habitual son 2, pero existen placas base hasta con 4 IDE, lo que nos permite conectar un número mayor de discos de esta tecnología.
En segundo lugar nos ocupamos de los puertos Serial ATA, tecnología cada vez más instaurada en nuestro mercado y que será sustituida previsiblemente pronto por el Serial Attached SCSI (SAS), aunque la buena noticia es que Serial ATA y SAS utilizarán el mismo conector, así que es una característica muy interesante.
Por último indicamos si contamos con una controladora SCSI en la placa base. Si no la incorpora no es problemático, ya que siempre podemos optar por instalar una controladora SCSI compatible en alguno de los puertos PCI disponibles.
RAID: continuando con el almacenamiento, otra de las medidas interesantes es la posibilidad de montar discos en RAID.
Muchas placas base incorporan un chip controlador que nos permite establecer vínculos en discos duros con el fin de aumentar la velocidad de transferencia entre el disco y el resto del equipo.
Audio: dentro del área multimedia, las últimas placas base que se comercializan incorporan sonido 5.1 nativamente, lo que nos evita un gasto extra en una tarjeta de sonido adicional.
En la tabla informamos de si tiene audio integrado, del número de canales que soporta y si tiene conector digital (S/DIF).
Red: la faceta de la red queda igualmente cubierta en la práctica totalidad de l

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información