| Artículos | 01 MAY 2002

Periféricos

Tags: Histórico
Martín M. Hernán.
Criterios a seguir en la adquisición de dispositivos para nuestra empresa.

En ocasiones, una compra de material informático poco meditada puede llevar a incurrir en un gran coste a largo y medio plazo, lo que se puede evitar simplemente atendiendo a las características de cada producto. En otras ocasiones, la alternativa a comprar nuevos equipos o sustituir equipos dañados pasa por buscar otras opciones o incrementar la prevención. En este artículo tratamos de mostrar algunas notas a tener en cuenta a la hora de equipar nuestra empresa con nuevos periféricos.

Monitores
A la hora de adquirir un monitor, el empresario debe fijarse en el precio y en algunos detalles técnicos. Por ejemplo, una resolución horizontal de 80 Hz sería suficiente para evitar parpadeos en la pantalla. En cuanto a tamaño o pulgadas del monitor, un tamaño adecuado puede estar en los monitores de 15” y 17” si son monitores CRT, y no más de 15” si son monitores TFT. El área visible de estos últimos sería equivalente a uno CRT de poco más de 16”. Deben soportar como mínimo una resolución de 1.024 x 768, que actualmente soportan todos los monitores. El tamaño de punto o distancia entre los centros de dos puntos de imagen contiguos no debería ser mayor de 0,25 mm para monitores de 17” y de 0,28 para monitores de 15”, ya que cuanta mejor definición tenga el monitor, menos debe esforzarse la vista. Este valor asciende a los 0,29 mm en monitores TFT, obteniendo incluso mejores resultados.
¿Un monitor TFT o uno CRT? Actualmente, el coste de mantenimiento de ambos equipos es casi idéntico. Como podrá comprobar en la sección dedicada al coste de consumo eléctrico, un monitor TFT apenas ahorra unos pocos euros al año respecto a uno CRT. De este modo, el empresario que elija un monitor TFT en vez de uno CRT, deberá hacerlo por el ahorro de espacio que supone, la buena presencia que ofrece de cara al público o la menor fatiga visual que provoca al trabajador. Todos ellos son valores que dependen de la subjetividad de cada empresario. Por otra parte, también debe tener en cuenta que los monitores TFT tienen algunos inconvenientes: sólo permiten visualizar perfectamente en la resolución para la que han sido diseñados, penalizando el uso de otras con pérdidas (a veces notables) de definición. Esto los hace menos idóneos para ejecutar otros programas que no sean los exclusivamente ofimáticos. También debemos saber que, por su peculiar arquitectura, no son rivales en cuanto a contraste con un monitor CRT, por lo estos dispositivos tampoco son propicios para el trabajo con imágenes. Por ahora, el precio de un monitor TFT suele resultar el doble que su equivalente CRT, por lo que el empresario debería fijarse en monitores CRT con algunas características mínimas en cuanto a calidad de imagen.

Impresoras
Uno de los periféricos cuyo coste de propiedad es más crítico en una empresa, es sin duda la impresora. Debido a la corta duración de la tinta, una impresora seguramente será el periférico de su empresa en el que más dinero invierta a lo largo de su vida útil, así que su compra debe ser muy meditada.
Debemos tener en cuenta muchos parámetros: si necesitamos imprimir sólo en blanco y negro o también en color, el ciclo de trabajo, comodidad, accesorios y, sobre todo, el precio de los consumibles. Las opciones más genéricas son impresoras láser, de inyección y dispositivos multifunción.
Las impresoras láser monocromo son las más accesibles para la mediana y pequeña empresa. Las de color son excesivamente caras para una empresa que no necesite de todo su potencial de uso. El coste de mantenimiento de las láser es relativamente alto, pero ofrecen impresiones rápidas y de gran calidad. Recambiar el tóner que utilizan para imprimir es caro, pero su durabilidad compensa sobradamente su precio. También debemos tener en cuenta un recambio del tambor cada 30.000 páginas aproximadamente.
¿Láser o inyección? La respuesta depende de si sólo deseamos realizar impresiones en blanco y negro o vamos a necesitar el color. Si la respuesta es la primera y en ciclos de trabajo de 2.500 impresiones mensuales, una impresora láser sería una opción aconsejable por su alta calidad y velocidad. En nuestro ejemplo, la diferencia en precio con una de inyección que sólo usa tinta negra, se ha amortizado en poco más de tres años. Sin embargo, las nuevas tecnologías de inyección reducen cada vez más el coste de tinta, por lo que cada vez resultan mejor opción en entornos empresariales.
Por otra parte, hemos encontrado otra buena solución en las copiadoras digitales e impresoras láser en un único dispositivo, que a pesar de una fuerte inversión inicial, compensan los costes a corto y medio plazo en ciclos elevados de trabajo.
¿Impresora o multifunción? Las impresoras y los dispositivos multifunción equivalentes utilizan mecánicas idénticas, por lo que la única diferencia entre ambas es el exceso de funciones del dispositivo multifunción. Para nuestro ejemplo, la diferencia de precio rondaba los 550 €, por lo que debemos tener claro que estas funciones no son “regaladas”, sino que deben ser utilizadas para compensar la inversión. En este sentido, fax, escáner y copiadora son, en efecto, elementos útiles para una empresa si no dispone de otros dispositivos que realicen esta función.
Para el caso de elegir un dispositivo multifunción debe asegurarse un eficaz servicio técnico para este producto, ya que una avería supondría sin lugar a dudas una gran pérdida de recursos y, por tanto, una pérdida económica para su empresa. Para el dispositivo multifunción es aconsejable optar por un escáner plano, ya que permite todo tipo de originales, al contrario que los de tambor. Además, los planos suelen montar sensores CCD que ofrecen mejor calidad que la conseguida por los sensores CIS, propios de los escáneres de tambor.
Para ciclos cortos de trabajo, también podrían servirnos dispositivos multifunción de gama baja. En nuestro ejemplo hemos escogido un dispositivo de 949 euros con escáner plano, impresión a doble cara, función de fax, servidor de red y cargadores de papel para escáner e impresora. Pero también podríamos escoger productos por 440 euros con funciones de impresora, fax, teléfono y escáner de tambor. Ofrecen menos prestaciones, pero para necesidades sólo eventuales (menos de 500 impresiones al mes) y si no abusamos de las impresiones a color, tendrían un coste de propiedad aceptable.
Por otra parte, debe estar prevenido respecto de las altas resoluciones que anuncian algunos fabricantes para sus impresoras. En cuanto a calidad de impresión, las necesidades ofimáticas se cubren con una resolución de 600 puntos por pulgada. Una mayor resolución sólo sirve para gastar más tinta, así que no debemos olvidar ajustar el controlador de la impresora al modo de máximo ahorro. Sólo imágenes con calidad necesitarían de algo más de resolución.
Algunas marcas configuran elevadas resoluciones como “calidad normal” en el controlador de sus impresoras, sin expresar el dato concreto. Esto produce la confianza en el usuario de no gastar mucha tinta, pero a larga supone un gasto innecesario.
En el caso de que elijamos una impresora de inyección, también

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información