| Artículos | 01 JUN 2001

Pads ¡Los mejores aliados para movernos rápido... muy rápido!

Tags: Histórico
Boeder CrossCheck USB Pad, Gravis Eliminator Shock Rumble Game Pad, Logitech WingMan RumblePad, Microsoft SideWinder Dual Strike y Thrustmaster FireStorm Dual Power Gamepad
José C. Daganzo y Martín Moncalvillo.
El pad es el rey de los controladores de juegos, debido a su gran versatilidad, ya que es capaz de permitirnos jugar a un juego en 3D, a un simulador de vuelo o deportivo, a un arcade y a cualquier tipo de juego de manera muy realista. Los “consoleros” conocen bien sus virtudes, pues fueron y siguen siendo el control de serie que se incluye en las consolas. Básicamente cuentan con un teclado de control octogonal (con ocho posiciones posibles) y un numeroso grupo de botones que permiten realizar “combos” y movimientos rápidos con una suavidad y precisión muy elevadas. Sin duda el elemento imprescindible para los juegos de lucha y mundos tridimensionales.

Boeder CrossCheck USB Pad
Para controlar los movimientos el mando incorpora un control de movimiento de ocho posiciones bastante cómodo, ya que se encuentra montado sobre una base redondeada que permite girarlo para realizar movimientos de 360º rápidos, con mucha facilidad y sin ningún tipo de salto o trompicón en el desarrollo del mismo. Cuenta con un nutrido grupo de botones configurables, en total 14, con un tacto bastante suave pero un tanto duros a la hora de pulsarlos.
Los materiales elegidos para construirlo son bastante corrientes y no han tenido demasiado cuidado a la hora de diseñar el mando, pues su tacto y la estética en general es bastante grotesca, sobre todo por las aristas puntiagudas de los bordes del pad, ya que no es el más recomendable para una persona de manos pequeñas.
El controlador que le acompaña es bastante sencillo de instalar, pero si queremos sacar el máximo partido se debe instalar la aplicación Game Wizard v2.0, que permite obtener varias configuraciones del mando dependiendo del juego para que se use. Pero esta opción es bastante lenta y laboriosa, obligándonos a reiniciar el sistema.
Después de llevar un buen rato jugando con el mando, empezamos a echar en falta algún tipo de Force Feedback o similar que haga nuestros juegos algo más realistas, así como la posibilidad de manejar nuestros juegos analógicamente mediante un pequeño joystick o similar, como sucede en la mayoría de los demás pads que se analizan en la comparativa. Eso sí, esta falta de tecnología queda reflejada en su precio, lo que es un alivio.

Gravis Eliminator Shock Rumble Game Pad
Gracias a su color gris, tiene un aspecto bastante robusto y quizás está destinado para manos algo grandes, pues algunos botones resultan un poco complicados de pulsar, aunque lo que sí son muy cómodas son las palancas de control analógico de la parte superior del pad.
Respecto a sus características, posee un pad digital de ocho direcciones para manejar en cualquier ocasión, y dos mini-joystick para manejar analógicamente nuestro mando. Sin duda ambas opciones de manejo tienen muy buen tacto, y sobre todo los dos mini-joysticks, ya que son terriblemente sensibles, lo que facilita los giros de 360º y los acelerones. Por ello, debajo de cada uno de ellos Gravis ha colocado dos teclas de precisión que reducen la respuesta de estos cuando las necesidades del juego así nos lo requiera. Dispone de 10 botones totalmente configurables, cuatro de ellos en la parte frontal del pad, como sucede en los mandos de PlayStation.
Tanto el manual como el CD-ROM con el controlador y la aplicación Gravis Xperience 4.3 están en inglés, lo que dificulta su instalación, pero una vez instalado, ambos son bastantes completos, y permite ajustar de manera muy eficiente el uso de todos los elementos que forman el pad. Además, es muy vistoso e intuitivo, realizando los ajustes muy rápidamente, y como es normal en dispositivos de gama alta también permite crear perfiles para diferentes juegos. La única pega de este controlador es que no podremos hacer uso de él bajo Windows 2000, por lo que no podremos disfrutar del Force Feedback, una lástima.

Logitech WingMan RumblePad
Logitech ha desarrollado un mando bastante ergonómico con una presencia atractiva, gracias a la mezcla de plástico semi-trasparente azul que llevan tanto el control digital de movimiento como las dos mini-palancas que permiten el manejo en modo analógico y al tono gris del resto del mando.
Además de los mencionados controles de movimiento, el pad cuenta con un total de nueve botones reprogramables, dos de los cuales hacen las veces de disparadores y se encuentran en la parte delantera del mando. También posee un pequeño panel de control con dos botones-leds. Uno de ellos se denomina como “Rumble”, y permite tanto activar como desactivar las funciones de vibración (Force Feedback); y el segundo “Mode”, que ajusta el modo en que se va a utilizar el mando: modo deportes/acción con led rojo y modo simulador de vuelo con led verde. También dispone de un selector de velocidad en la parte derecha del mando (acelerador), el único de la comparativa que incorpora dicho selector.
El controlador es muy bueno, y cuenta con la peculiaridad de permitir lanzar los juegos que nosotros le indiquemos directamente, a la vez de las típicas funciones de todo controlador, como redefinir las funciones de las teclas y probar su correcto funcionamiento.
El único punto negativo lo encontramos en el tacto, tanto de los botones del pad como en los pulsadores situados en la parte derecha del mismo. Ambos son de plástico transparente y aunque estéticamente son bastante llamativos, tienen bastante dureza, lo que puede llegar a cansar en exceso nuestros dedos tras unas cuantas partidas largas.

Microsoft SideWinder Dual Strike
Sin duda el pad con un diseño más peculiar de cuantos hemos tenido ocasión de probar. Está dividido en dos grandes bloques, unidos por una articulación en forma de bola que permite mover ambos bloques de manera independiente, y deja al pad moverse en dos planos distintos. Quizás sea un poco complicado de explicar, pero dicho de otra forma, el primero de los bloques es lo que se denomina un control pad normal (controla los movimientos) y el segundo de los bloques funciona como lo haría un ratón (controla la perspectiva). Lo que hace de este pad una auténtica joya a los ojos de los usuarios de juegos en tres dimensiones, ya que está destinado a sustituir al uso de ratón+teclado que exige este tipo de juegos. Por algo está especialmente pensado para juegos tridimensionales, como el Quake, Half-Life, Tomb Raider, Unreal, etc.
Si nos consideramos unos expertos en juegos en primera persona como el Quake o similares, es más que recomendable que practiquemos unas cuantas partidas, antes de jugar en red contra oponentes humanos, pues cuesta un poco acostumbrarse al nuevo manejo. Si no hacemos esto, seremos como corderitos ante la horda de “boots” despiadados que habitan en estos juegos.
El mando cuenta con un único control de movimiento (no dispone de control analógico), ocho botones programables (seis en la parte superior del pad y dos en los vértices de cada articulación). Además dispone de un botón más que realiza segundas funciones, lo que permite utilizar este último botón conjuntamente con el resto y así multiplicar las acciones del mando. Lo único que se echa en falta de en el pad son el control analógico y algún tipo de Force Feedback o similar.
El controlador del juego es bastante bueno y permite crear perfiles de control para diferentes juegos, además de traer varios preconfigurados.

Thrustmaster FireStorm Dual Power Gamepad
El mando de Thrustmaster es sin duda el mejor de todos los que hemos probado, tiene un

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información