| Artículos | 01 MAY 2007

Ordenadores de empresa

Tags: Histórico
Grandes equipos para trabajos profesionales
Alfonso Casas.
A pesar de que en los últimos años la movilidad ha conquistado a todo tipo de usuarios, y la venta de ordenadores portátiles se ha disparado hasta cifras inimaginables, los ordenadores profesionales de sobremesa siguen desempeñando un papel clave en los puestos de red, con una fiabilidad y comportamiento muy estables dentro del papel que representan.

Basta con echar un vistazo alrededor y observar cómo los principales fabricantes siguen apostando por ellos, al incorporarles lo último en tecnología que recientemente se ha desarrollado.
Los modelos comercializados no suelen caracterizarse por ofrecer los procesadores más potentes en lo que a velocidad se refiere, ni tampoco por implementar todo tipo de conectividad, como sucede con las configuraciones domésticas. Suelen ser soluciones que buscan una estabilidad y una capacidad de gestión superior con un bajo coste durante el ciclo de vida.
Las empresas que se planteen adquirir nuevos PC, portátiles o una combinación de ambos, deben considerar cuántos de los trabajadores verdaderamente necesitan un ordenador portátil para utilizarlo fuera de la oficina. A pesar de que la diferencia de precio entre estos y el PC habitual de sobremesa, de similares especificaciones, ha disminuido en los últimos meses, un portátil sigue siendo todavía costoso. Al precio del ordenador, normalmente, hay que añadirle el extra de una pantalla. Pero incluso con eso, una configuración típica es más asequible que cualquiera de los portátiles para empresa que se ofertan. Prueba de ello es observar cómo algunas empresas ponen en práctica malos hábitos y adquieren para sus trabajadores modelos portátiles de gama de consumo, con la desventaja de carecer de las medidas adicionales de seguridad, una menor estabilidad de la imagen de disco, o el hecho de que la plataforma no sea la más apropiada para entornos corporativos.

vPro para portátiles Centrino
Intel, por ejemplo, con su plataforma de procesadores vPro ha demostrado la importancia que tiene para la marca las soluciones profesionales de empresa. Como prueba, basta ver como primero la introdujo en los ordenadores PC de sobremesa, para posteriormente, hacer partícipe a sus portátiles con procesadores Centrino. Coincidiendo con la elaboración de este reportaje, la firma anunciaba que iba a hacer extensible dicha tecnología a su plataforma Centrino de ordenadores portátiles, la cual pasará a denominarse Intel Centrino Pro. Recordemos que Intel vPro vio la luz el pasado año por estas fechas, con lo que la implementación llega un año después, tras haber demostrado sus grandes dotes y haber sido reconocida por todos los principales fabricantes de ordenadores del mundo que la integran. Como hemos mencionado en anteriores ocasiones en la revista, su nombre en código es Santa Rosa, y su lanzamiento está previsto para el segundo trimestre del año. Los equipos llevarán plataforma Core 2 Duo, con lo que ofrecerán mayor rendimiento y una duración de la batería superior.
Para los departamentos de TI, Centrino vPro va a aportar grandes ventajas, ya que permitirá administrar con fiabilidad equipos de sobremesa y portátiles de forma unificada, siempre que se encuentren conectados a la red. Los administradores podrán gestionar los problemas más frecuentes de forma centralizada, como pueden ser las amenazas de seguridad, el coste de la propiedad, la distribución de recursos así como la gestión de bienes. También contemplará determinadas funciones inalámbricas para los equipos que se encuentren en esa situación. Al tratarse de sistemas que habitualmente abandonan la oficina para realizar sus labores, es importante contar con medidas de seguridad adicionales, como son los lectores de huellas dactilares o los procesadores TPM dedicados. Esto reduce la dependencia de contraseñas y encripta los datos a nivel de hardware, con lo que asegura que la información permanece visible tan sólo a los usuarios autorizados. En definitiva, se facilitan las cosas para los entornos mixtos de ordenadores y portátiles, independientemente de si estos están apagados, o del estado de su sistema operativo. Así se consigue que las empresas tengan que invertir menos en el mantenimiento de los PC, y reducir las típicas interrupciones de las actividades empresariales producidas por los fallos de hardware y software.
El otro gran competidor en la fabricación de procesadores dispone también de soluciones optimizadas para el mercado corporativo. Y es que la gama Opteron de AMD está destinada a ampliar las prestaciones y a minimizar el consumo de energía de las empresas. En concreto, el modelo Opteron 185 es el más apropiado para estaciones de trabajo, por incorporar doble núcleo en un mismo procesador, con la gestión de energía mediante la tecnología PowerNow!, para afrontar largas jornadas de trabajo y reducir hasta en un 75 por ciento el consumo energético en períodos de inactividad.

Configuraciones y componentes
Como es lógico dentro de cualquier empresa, dependiendo de los diferentes departamentos que componen la organización, se requerirán equipos con mayor o menor potencia. Los empleados de contabilidad habitualmente trabajan con software de ofimática, bases de datos y aplicaciones dedicadas a la facturación y contabilidad, con lo que un modelo básico puede llevar a cabo con soltura todas ellas. Por su parte, existirán otra serie de departamentos en los que quizás el apartado de gráficos adquiera mayor relevancia. Para estos, es necesario considerar las configuraciones que presentan los fabricantes con tarjetas gráficas PCI Express, ya que disponen de núcleo y memoria dedicada que liberan al procesador para otras tareas.
Respecto a la memoria, se ha producido un espectacular salto generacional, ya que de los habituales 256 ó 512 MB, se ha pasado a manejar cantidades de 1 y 2 GB, debido principalmente a la llegada del sistema operativo Windows Vista, el cual requiere de abundante cantidad para manejarse con soltura. No ocurre lo mismo con la capacidad de almacenamiento del disco duro, donde, a diferencia de los ordenadores de uso doméstico, se manejan unidades de baja capacidad, en torno a los 120 GB, debido a que los equipos suelen estar integrados en la infraestructura de red y se aprovechan del almacenamiento extra que permiten los servidores o dispositivos dedicados. En este sentido, es importante que el empleado se acostumbre también a almacenar la información en red para evitar pérdidas innecesarias. De esta forma se aprovecha la funcionalidad que ofrecen los servidores de realizar copias de seguridad periódicas. Ahora bien, estos discos duros con interfaz SATA permiten en la mayoría de las ocasiones configuraciones RAID de discos, para mayor seguridad de los datos almacenados en modo local.
A nivel de pantallas, los fabricantes de ordenadores para empresa hace tiempo que se dieron cuenta de la necesidad de comercializar sus soluciones sin incluir monitor alguno, dejando la elección al comprador, con la posibilidad de adquirirlo posteriormente o reciclar pantallas ya en posesión. Este hábito es muy positivo, puesto que permite que el presupuesto por cada equipo sea inferior, con lo que se reduce el tiempo de sustitución.
Los periféricos, en los que quedan englobados el teclado y el ratón, deben ser más ergonómicos y acordes a las largas jornadas de trabajo que se llevan a cabo. Poco a poco han ido quedando atrás los modelos mecánicos y ruidosos, para dar paso a los

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información