| Artículos | 01 JUL 1998

Ordenadores básicos para la empresa (I/II)

Tags: Histórico
Aurelio Llorente, Eugenio Barahona, Oscar G. Peinado y Jaime Taboada.

Para el trabajo rutinario de las oficinas ( escribir cartas, utilizar programas de organización o de contabilidad ) , no es necesario contar con el equipo más completo del mercado . En esta comparativa hemos analizado la oferta que pueden encontrar las empresas para estos trabajos rutinarios, y le proporcionamos unas guías para que sepa dónde debe concentrar el gasto informático .

La velocidad a la que evolucionan los ordenadores personales puede crear entre los responsables de informática de las compañías una cierta inseguridad al tener que enfrentarse con cientos de ofertas de ordenadores, que si bien poseen una gran potencia, no son la elección más económica para los requerimientos de la empresa . Nos estamos refiriendo a aquellas situaciones en las que los empleados necesitan un ordenador, pero que a la hora de la verdad, las aplicaciones que se van a cargar en él, tienen unos requerimientos más bien poco ambiciosos . Se trata de personas que utilizan el PC con fines muy concretos entre los que se encuentran la redacción de documentos con procesadores de textos, el uso de agendas informatizadas para la gestión de teléfonos, direcciones y citas, el uso de hojas de cálculo sencillas, o la navegación por Internet para la búsqueda de información o para utilizar aplicaciones de la empresa soportadas en una intranet .

Si analizamos los requerimientos que tiene un ordenador de los que nos ocupamos en este artículo y que no tiene uno de tipo doméstico, veremos que únicamente aparecen la tarjeta de red y las funciones de gestión remota . En el primer caso, estamos hablando de un recurso imprescindible en cualquier empresa de tamaño medio, en las que ya debería resultar impensable el contar con un cierto número de ordenadores y no tenerlos conectados mediante una red local, aunque a la hora de la verdad, muchas empresas siguen dándole la espalda a este recurso, que, aunque a priori puede parecer un gasto, al final resulta un indudable ahorro de dinero, en horas de trabajo y en recursos que se pueden compartir sin duplicar . Las funciones de gestión remota permiten al técnico de sistemas de la empresa la gestión y administración del parque informático instalado, sin necesidad de moverse por la oficina y sin tener que sentarse físicamente en cada uno de los ordenadores que tiene a su cargo . Este soporte se obtiene mediante las funciones que proporciona el estándar DMI del que hablaremos más adelante .

Elección de un ordenador

Aunque cada empresa fabricante de ordenadores le dará sus propios consejos sobre cuál es la configuración que necesita, es la obligación del responsable de informática de la empresa conocer los requerimientos que tiene cada usuario de un PC y decidir en consecuencia . Aunque no sólo se deben tener en cuenta las necesidades actuales, sino también las futuras, para minimizar las necesidades de cambios de equipos a corto plazo ( el corto plazo en informática no pasa del año y medio ) . Tenga en cuenta que a la velocidad que evolucionan los sistemas en la actualidad, comprar el mejor ordenador disponible hoy puede suponer un incremento de hasta el 100% del precio, y el sistema puede quedarse en mitad de la tabla de prestaciones en menos de un año . Por ello la elección es un tema delicado y que debe sopesarse detenidamente para evaluar el coste y el tiempo de vida que se estima al ordenador .

Además se deben tener en cuenta las versiones de los programas que se van a utilizar, y es que, los fabricantes de programas, parece que cuentan de entrada con que todo el mundo va a tener el mejor ordenador, y eso, desgraciadamente, no es cierto . Pero si usted utiliza programas de hace uno o dos años, y no piensa actualizarlos, también las necesidades de ordenador serán similares a las de los mejores sistemas de ese tiempo ( si es que todavía los encuentra en el mercado ) .

Características generales

Aunque existen situaciones en las que es suficiente con las prestaciones de un ordenador de segunda mano, nos vamos a centrar en aquéllos que se pueden comprar nuevos . En este caso, lo mínimo que debe tener un PC que se compre en estos días para trabajar con Windows 95 ( que supondremos que es el sistema utilizado mayoritariamente ) es un procesador Pentium, memoria instalada de 32 MB, un disco duro de al menos 2,5 GB ( podría ser menor, pero resultaría difícil conseguirlo y seguramente no tendría las últimas tecnologías ) , tarjeta de red con soporte para encendido remoto ( wake on LAN ) , soporte para DMI ( Desktop Management Interface ) , y un monitor de 15 pulgadas . Naturalmente se da por supuesto que el ordenador ya cuenta con ciertas características que no se pueden ignorar en la actualidad, y que incluyen la utilización de tecnología plug & play o la inclusión de una tarjeta VGA que soporte al menos una resolución de 800 x 600 puntos por pulgada con millones de colores ( aunque es recomendable trabajar con 16 bits de color para mejorar la velocidad ) lo que supone que la tarjeta de vídeo posea 2 MB de memoria .

En lo que se refiere a los módulos de memoria es preferible que el ordenador utilice módulos DIMM y memoria SD-RAM, antes que módulos SIMM que en breve serán más difíciles de localizar . Otros aspectos que facilitan el mantenimiento en la oficina es el uso de placas normalizadas . Aunque en la actualidad lo habitual es que se utilicen placas y cajas ATX, es mejor adquirir ordenadores que utilicen placas NLX . Este tipo de placas, de aparición relativamente reciente, permiten cambiar la placa base, ya sea para actualizar o para reparación, sin tener que desconectar las tarjetas de expansión y sin necesidad de utilizar siquiera un destornillador . En una placa base NLX no tendrá que desconectar los típicos cables del disco duro, tarjeta de sonido, o de los interruptores y luces de la caja, pues todas estas conexiones se instalan en una base que interconecta todos los dispositivos del sistema . En las placas NLX sólo se instala el procesador, los módulos de memoria y la tarjeta de vídeo si es AGP .

Procesador

Aunque Intel ha dejado ya de fabricar sus procesadores Pentium MMX y sólo fabrica procesadores Pentium II y Celeron, aquel procesador, e incluso el Pentium a secas, es suficiente para la mayoría de trabajos rutinarios de oficina . Todavía se pueden encontrar ordenadores con estos procesadores antiguos en fabricantes que cuentan con unidades en su almacén . Pero además puede acudir a ordenadores que montan procesadores de los fabricantes AMD y Cyrix, que aunque en España son más difíciles de encontrar, pueden proporcionarle prestaciones similares a algunos modelos de Pentium II a precios más asequibles .

Hoy en día oirá que Intel recomienda Pentium II para navegar por Internet, y consejos similares por parte de los fabricantes de ordenadores . Tenga en cuenta que estas recomendaciones son desproporcionadas, y que, en cualquier caso, se fundamentan en la navegación a través de páginas con contenidos multimedia avanzados ( sobre todo si se bajan vídeos con compresión MPEG ) . Para el caso del trabajo de oficina, ésta no es la situación, pues las páginas suelen limitarse a contenidos de texto, para los que, desde luego, no es imprescindible el Pentium II ( y en honor a la verdad para ningún contenido web ) .

Un aspecto más delicado es el del zócalo del procesador . Hasta ahora ( hasta la llegada del Pentium II ) se utilizaban los zócalos llamados PGA, en los que el procesador tenían una serie de patillas similares a clavitos que entraban en el zócalo . Este tipo de zócalo no tenía ningún tipo de patente y lo podían utilizar todos los fabricantes . El procesador Pentium II se utiliza en un nuevo tipo de zócalo denominado Slot 1 y, en el caso del futuro Pentium II Xeon, en Slot 2 . Este tipo de zócalos tiene derechos de pate

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información