| Artículos | 01 ABR 2003

Ordenadores accesibles

Tags: Histórico
Eva Martín y Juan F. Marcelo.
En muy pocos años más de la mitad de la población española va a pertenecer a eso que se conoce como “tercera edad”. Más de 20 millones de personas van a tener problemas para utilizar los ordenadores en una sociedad construida íntegramente alrededor de ellos.

Nadie elige tener una discapacidad; es algo que ocurre. No siempre hace falta tener un accidente. Basta con esperar y dejar que el paso de los años haga el trabajo. Desgraciadamente poco a poco los ordenadores se han convertido en herramientas centrales en nuestra vida, incluso para el ocio y la comunicación. A veces basta algo tan simple como el síndrome del túnel metacarpiano. Es un dolor bastante desagradable que discurre desde la mano al hombro y que se produce por el uso repetido y repetitivo de los dedos haciendo el famoso clic. Con el tiempo, y si no se trata, se puede acabar convirtiendo en una enfermedad incapacitante para el uso de ordenadores, salvo que se utilicen tecnologías auxiliares.
Estas tecnologías, como los periféricos auxiliares, son dispositivos que ayudan a acceder a los ordenadores a personas con discapacidades. En el supuesto de una discapacidad menor, como es el caso del dolor del túnel metacarpiano, podríamos iniciar un primer acercamiento cambiando el ratón. Deje usted descansar el brazo y la mano sobre la mesa. Se dará cuenta de que la posición normal de la mano es entrecerrada y ligeramente inclinada hacia el interior, pero no horizontal sobre la mesa, que es la posición que le obligamos a adoptar cuando manejamos el ratón. Ésta es una postura forzada. La postura ideal es más cercana a la del manejo de un joystick, y de ello se han dado cuenta los técnicos de 3M, que lleva muchos años fabricando todo tipo de dispositivos ergonómicos. El Ergonomic Mouse 500 viene en dos tallas diferentes según el tamaño de la mano y parece un híbrido de ratón óptico y joystick. Permite el accionamiento direccional de forma cómoda, y realizar clic y doble clic con el pulgar. Y en el cuerpo de la barra tiene un botón que hace las funciones de rueda. Una idea idéntica es la del ratón vertical Anir Ergono-mic Mouse.

Ayudas Técnicas
No todos los problemas de acceso son tan sencillos de solucionar, pero lo cierto es que prácticamente todo el mundo puede utilizar ordenadores, siempre y cuando use las ayudas técnicas más adecuadas. Algunos opinan que estas ayudas técnicas son demasiado caras. Andrés del Toro Moya, director comercial de Cecaproin, no es de la misma opinión: “más bien diría que no son económicas. Hay que tener en cuenta que las Ayudas Técnicas (AT) no son productos que se fabriquen en grandes series, es un trabajo casi artesanal, pues dentro de una misma patología los tipos en cada usuario son muy dispares, con lo que casi siempre el producto debe ser ajustado y esto no implica que tenga un mayor coste en materiales, pero sí se dispara la mano de obra”. Una de las partes más importantes del proceso es la evaluación del futuro usuario. En este proceso se estudia su condición física y se averiguan cuáles son las ayudas técnicas que más le convienen. Una vez hecho este proceso, se diseña un sistema casi a medida y se entrena al usuario en su manejo.
El problema es que las autoridades no contemplan con los mismos ojos todas las ayudas técnicas. La Administración puede subvencionar perfectamente una silla de ruedas electrónica que ayude al paciente a tener autonomía, realizar sus compras y llevar una vida casi normal, y sin embargo no ver como imprescindible un comunicador que ayude a relacionarse a personas sin habla. Así, el comunicador sólo lo subvencionan algunas comunidades autónomas, y dentro siempre del sistema educativo. Cuando los usuarios abandonan la escuela, se da la paradoja de que deben devolver el aparato y renunciar a volverse a comunicar. Los Dispositivos de Acceso Informático, según Andrés del Toro, “son relativamente nuevos en nuestro país y el desconocimiento de su existencia y la falta de formación de los que deberían ser sus prescriptores hacen muy difícil que se incluyan en lo que se llama catálogo de productos de la Seguridad Social”.

Problemas de movilidad
Es una lástima, porque lo cierto es que el mercado está plagado de dispositivos que sirven para ayudar a que todas las personas tengan acceso a los ordenadores. Piense en el que podría parecer el peor de los casos. Imagine un usuario con un problema en la médula espinal que le inmoviliza todo el cuerpo. Sólo puede mover los ojos, e incluso necesita respiración asistida. Probablemente se nos hace muy cuesta arriba imaginar cómo esta persona podría manejar un ordenador. Lo curioso es que incluso para un caso tan extremo hay dispositivos que sirven. Se trata de Visioboard. Es un equipo informático completo de última generación que permite controlar un ordenador en todas sus funciones simplemente mediante el movimiento ocular. La interfaz es una cámara que se incorpora al equipo y que reconoce el movimiento del ojo y lo convierte en el movimiento del cursor del ratón. Entraría, pues, dentro de la categoría de emuladores de ratón. Una vez que se puede emular el movimiento del cursor y el doble clic parpadeando, se tiene un control completo sobre todo tipo de sistemas. Un sistema domótico conectado al ordenador permitiría al usuario subir y bajar persianas, cambiar la temperatura de la casa, e incluso hasta encender una cafetera simplemente moviendo los ojos. Si el ordenador tiene música o películas almacenadas en formato digital, el usuario podrá visionarlas en la pantalla del ordenador, y además podrá navegar sin problemas a través de Internet. No es lo único. Si se combina con un emulador de teclado en pantalla, como puede ser Wivik, el usuario va a poder incluso hasta escribir una enciclopedia. Puede que no lo haga con la rapidez y agilidad de una persona con todas sus facultades motoras, pero desde luego podrá realizar estas tareas con extremada sencillez. Wivik es un emulador de teclado virtual en el monitor del ordenador. Se puede manejar de diversas formas, aunque un ratón o un emulador de ratón que mueve un cursor por encima de cada tecla es el método habitual. Incluso se puede programar para que él solo realice el clic simplemente dejando el cursor sobre una letra en cuestión durante un tiempo determinado.
Otro método interesante de acceso es el barrido programable. Consiste en que se van iluminando las letras acompañadas de un determinado sonido, y cuando se llega a la letra que deseamos escribir basta con accionar cualquier tipo de pulsador adaptado a las facultades motoras del usuario. El barrido puede ser por filas, por columnas, etcétera. El uso de un emulador de teclado en pantalla unido a un sistema predictivo similar al que existe en los editores SMS de los teléfonos móviles, hace que no sea preciso escribir la palabra completa. El ordenador suele averiguar la palabra que está escribiendo el usuario valiéndose del contexto.

Emuladores de ratón
Los usuarios que conservan el movimiento de la cabeza pueden utilizar como emulador de ratón Headmaster. Se compone de un emisor que se adhiere a la cabeza mediante unos cascos como los que usan las telefonistas, y un receptor que se sitúa en la parte superior del monitor y que emite y recibe radiofrecuencias. El clic y el botón derecho se suelen realizar mediante un pulsador parecido a una pajita de refresco y que func

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información