| Artículos | 01 NOV 2001

Nuevos Intel Celeron a 1,2 GHz y AMD Duron a 1,1 GHz

Tags: Histórico
AMD Duron 1,1 GHz, Intel Celeron 1,2 GHz
Noé Soriano.
Con las presentaciones casi simultáneas de sus modelos más avanzados de procesadores de gama baja Celeron y Duron, Intel y AMD aspiran a dominar el mercado de los equipos informáticos económicos. Después de este último año -en el que el microprocesador Duron ha demostrado una excelente relación rendimiento/precio- Intel contraataca con un salto de tecnología de su procesador Celeron, que hereda prestaciones del ya desaparecido Pentium III. Comparamos estas nuevas características del Celeron con su directo rival Duron.

El 2 de octubre pasado Intel anunciaba una nueva tecnología de fabricación para su procesador Celeron, que pasa de las 0,18 micras a 0,13 y aumenta su memoria caché a 256 kB. Este nuevo proceso de fabricación le permite alcanzar una velocidad de reloj de 1,2 GHz, con lo que se coloca a la cabeza de velocidad de los procesadores para equipos económicos del mercado, ya que su principal competidor, el AMD Duron, únicamente llega a 1,1 GHz con la última de sus versiones, presentada un día después del anuncio de Intel.
Este procesador de AMD ofrece un buen rendimiento con un precio muy ajustado, y sus prestaciones -según las pruebas que realizamos en nuestro laboratorio en septiembre de 2000- estaban por encima de los modelos Celeron del momento. Sin embargo el último procesador de la gama Celeron, con la mejora del proceso de fabricación, aumento de memoria caché y una velocidad de reloj a 1,2 GHz, parece que puede presentar batalla a AMD y su Duron.
Hemos realizado una comparativa entre ambos microprocesadores, para comprobar cuál es el que ofrece mejor rendimiento dentro de la gama de chips económicos. Ambos fabricantes están invirtiendo en desarrollo de sus gamas Celeron y Duron, sabedores de que el mercado potencial de ordenadores de gama baja es mucho mayor que el de los sistemas más potentes. Además del sector doméstico, donde muchos compradores optan por equipos económicos que no les suponen un gran desembolso de dinero, en el ámbito empresarial de aplicaciones ofimáticas y herramientas horizontales es donde existe más demanda de PC de bajo coste.

¿Cuándo conviene adquirir un microprocesador barato?
Principalmente cuando no se tiene dinero para comprar uno mejor. Cuanto más desembolso realice el comprador, mejor equipo obtendrá, más rápido trabajará y más tiempo pasará antes de que se quede desfasado. Para la mayoría de usuarios lo mejor es adquirir un equipo holgado para cubrir sus necesidades sin elegir las últimas novedades tecnológicas, que aumentan considerablemente el precio final.
Pero aun siguiendo esta norma, está claro que para manejar un procesador de textos, un cliente de correo y cuatro herramientas sencillas, no hace falta un Pentium 4 o un Athlon a velocidades vertiginosas. Los equipos de oficina y muchos de los usuarios domésticos se limitan a la utilización de aplicaciones básicas, sencillamente porque no necesitan ninguna otra. En estos casos la mejor opción es adquirir un procesador de gama baja, que nos dará potencia de sobra para nuestro software y nos evitará el importante desembolso que supone adquirir soluciones más potentes que a la larga estarían desaprovechadas.
Ya tenemos decidido adquirir un procesador de los llamados económicos. Sólo queda una duda ¿qué fabricante elegir entre los dos que se disputan el mercado en nuestro país, Intel o AMD? Fijándonos en el precio no resolvemos nuestras dudas, ya que ambas marcas comercializan sus modelos más altos de Celeron y Duron exactamente al mismo precio, 103 dólares para pedidos de 1.000 unidades (parece que en la guerra de los procesadores, además de la velocidad, se ha abierto el nuevo frente de los precios). Siendo el coste el mismo, tendremos que fijarnos más en el rendimiento y en las características de cada microprocesador.

Intel Celeron
Este procesador se ha convertido en el decano de los que actualmente están a la venta en el mercado de los PC domésticos. Si echamos un vistazo a la lista de chipset que lo han soportado, es larga: Intel 815E, 815, 815EP, 815P, 815EG, 815G, 810E2, 810E, 810,
440BX... Muy criticado en sus orígenes, ha conseguido superar varios momentos críticos que pusieron en peligro su continuidad, incluido un anuncio de Intel de abandonar la fabricación de microprocesadores de gama baja para centrarse en productos para servidores y equipos de sobremesa de gama alta. Estrategia que no se llevó a cabo, dando el fabricante marcha atrás en el último momento al ver que dejaría a AMD un gran mercado con suculentos beneficios.
Si echamos un vistazo a la historia de este microprocesador podemos ver que es el que más evolución ha experimentado, tanto en sus características técnicas como en la estrategia comercial que Intel le ha querido aportar. Nació en 1998, aprovechando las características técnicas de los últimos Pentium 200 MMX, como una alternativa de bajo precio a los Pentium II. Para reducir costes, los primeros modelos se montaban en placas de circuito impreso, sin la carcasa de protección que incluía el Pentium II-compatibles con el Slot 1 que Intel había introducido en el mercado-, esto le daba un aspecto descuidado al producto, lo que unido al bajo rendimiento que ofrecía con relación a los microprocesadores de la competencia, provocó que el Intel Celeron no fuese muy popular dentro del sector.
El bajo rendimiento inicial se debió en parte a la eliminación de la memoria caché de segundo nivel para bajar el precio final del microprocesador. Las críticas no tardaron en llegar y muchos compradores se decantaron por los productos de AMD, que ofrecían mejor rendimiento con precios más competitivos. Intel reaccionó lanzando al mercado una versión del Celeron con 128 kB de caché de segundo nivel que denominó Mendocino, aunque tampoco tuvo mucho éxito, ya que se asociaba con el bajo rendimiento del Celeron y su nombre comercial tampoco se puede decir que fuese muy acertado. Así, los procesadores de AMD continuaron dominando una amplia cuota de mercado en procesadores para PC de sobremesa de bajo coste.
Fue en este momento, cuando Intel se estuvo planteando abandonar la producción de Celeron y Mendocino y dedicarse por entero a los microprocesadores para equipos de mayor potencia. A última hora Intel, se echó atrás y replanteó la estrategia de ventas de sus procesadores de gama baja, eliminando el Celeron sin caché y continuando con la producción del Mendocino pero bajo el nombre de su predecesor. En enero de 1999 aparecían así los primeros Celeron, con caché de segundo nivel y con versiones tanto para Slot 1 como para Socket 370 que acabaría por reemplazarlo.

Características técnicas
Desde la primera versión de Celeron a 266 MHz, hasta la última que analizamos en esta comparativa a 1,2 GHz, el procesador ha sufrido una importante evolución con varias mejoras técnicas, además de la inclusión de memoria caché que ya hemos comentado. Comenzó a fabricarse con tecnología de 0,25 micras, pasando en marzo de 2000 a las 0,18 de integración y, por fin en este último modelo, las 0,13 micras, igualando a los modelos para portátiles. Otra novedad es el aumento de memoria caché integrada de segundo nivel hasta los 256 kB ATC (Advanced Transfer Cache), que utiliza un bus de 256 bits funcionando a la misma velocidad de reloj que el núcleo del procesador y mejorando el ren

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información